Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santana apura su última posibilidad de mantener su candidatura en UGT

El líder canario negocia su propuesta para rebajar el número de avales P Canarias respalda, con matices, la gestión de Méndez

Gustavo Santana, el líder de la UGT de Canarias, apura hasta el último momento sus posibilidades de hacer efectiva su candidatura a la secretaria general estatal del sindicato y postularse así como aspirante a sucesor del histórico Cándido Méndez en el 42º Congreso Confederal de la organización que se inició ayer en Madrid, y en la que además de la renovación de cargos afronta una profunda reorganización de su estructura. El sindicalista isleño reconocía abiertamente que no dispone del 25% de los avales necesarios según los estatutos para optar a la candidatura, y fiaba todas sus esperanzas a la aprobación de una propuesta que se haría efectiva en el propio cónclave de estos días, presentada precisamente por los ugetistas isleños, para rebajar el techo al 10% del total de los 601 delegados participantes en la cumbre confederal.

En un ambiente de tensión por diversas disputas internas en el sindicato, delegaciones y compromisarios daban ayer pocas posibilidades a Santana de entrar como candidato en la recta final y reducían el debate a una intensa batalla entre los otros dos aspirantes, el catalán Josep María Álvarez (59 años), secretario general de UGT-Cataluña, y Miguel Angel Cilleros (53 años), secretario general de la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo. Santana, en todo caso, el más joven de los tres con sólo 40 años, no daba su brazo a torcer y buscaba a lo largo de la tarde de ayer apoyos a su candidatura, bien a través del aval directo, bien de manera indirecta a través de la enmienda presentada a los estatutos para reducir el porcentaje necesario de esos avales.

"Está muy complicado porque los organismos que concurren al Congreso vienen muy cerrados", afirmó el canario antes de recordar que, con todo, "hay 17 territorios que tienen que concurrir y que representan el 40% de los delegados, y habrá que ver cómo van respirando esas delegaciones".

Reconoce Santana un ambiente tensión en el cónclave ugestista por el debate sobre Cataluña y la apuesta Álvarez por el llamado "derecho a decidir" de esa comunidad, así como por las declaraciones de Méndez, el líder saliente, criticando ahora esa posición del catalán. Con todo, no cree el canario que este asunto mueva muchos votos en el mapa de apoyos con el que los candidatos vienen al Congreso. "Las bases están más preocupadas por los derechos de los trabajadores".

Sin integración

Santana eludió expresar a qué candidato apoyaría si no logra concretar su propia candidatura, pero aseguró que ha dado "libertad" a la delegación canaria "para que de forma natural y democrática apoye a quien considere el mejor". Aclaró en todo caso que si finalmente él no logra entrar en la disputa, no se integrará en ninguna de las otras dos candidaturas "porque yo he presentado la nuestra, porque estoy convencido que es la mejor para este momento". "

El dirigente isleño aseguró que su candidatura ha introducido "una serie de ideas novedosas" en UGT fruto del proceso de participación abierto hace un año "en el que los militantes mostraron su preocupación sobre cómo era el proceso de reducción de seis federaciones a tres, o qué iba a hacer el sindicato con los supuestos casos de corrupción". "Yo lo que he hecho ha sido recuperar esas ideas y ponerle altavoz en un congreso que es histórico. Porque si las bases quieren primarias para la elección del secretario general, lo que tiene que hacer el sindicato es escucharles", recalcó.

La delegación canaria apoyará hoy el informe de gestión de Cándido Méndez "teniendo en cuenta que es el cierre de un ciclo y esta organización tiene que ser generosa".

Con todo, el canario expresará durante su intervención ante el plenario algunas críticas a la dirección confederal. Así, recordará que desde Canarias "interpretamos desde hace mucho tiempo que más allá de que los estatutos del sindicato no estaban preparados para afrontar un periodo de crisis que ha sido muy cambiante, la respuesta debió estar a la altura de las circunstancia". Cuestionará por ejemplo la actitud del sindicato en relación con el último cambio de modelo del sistema público de pensiones, porque cree que "faltó una posición mucha más contundente de contestación al Gobierno del PP". "Teníamos que haber forzado mucho más la máquina sindical para recuperar la influencia social y política y ser más contestatarios a esas políticas", resaltó.

Compartir el artículo

stats