Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias no logra que su sistema aéreo despegue para hacerse fuerte en la zona

Fedea sostiene que la política de Aena resta competitividad a unos aeropuertos frente a otros

Un grupo de pasajeros sube a un vuelo de Binter.

Un grupo de pasajeros sube a un vuelo de Binter. LP / DLP

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha elaborado el estudio Competencia Aeroportuaria y Modelos de Privatización, que cuestiona el modelo de gestión pública en red que mantiene Aena y analiza sus efectos sobre el conjunto de los 46 aeropuertos que la integran. El informe valora "los claroscuros" de la política del gestor español y del proceso de privatización que ha iniciado. Y concluye, entre otras cuestiones, señalando: "El modelo centralizado ha mostrado falta de adaptación a las necesidades de gestión específica de cada aeropuerto".

Canarias se cita expresamente como una las afectadas por el sistema de caja común de Aena, en el que "23 ganan y 23 pierden". La gestión centralizada y la política tarifaria son, según los autores del informe Juan Santaló y Pilar Socorro, dos factores que favorecen la competitividad de unos aeropuertos frente a otros.

Así, sostienen que la decisión de Aena de congelar las tarifas para el período 2017-2021 "no parece un paso en la dirección correcta". Según la Comisión Nacional del Mercado de Valores, las tasas aéreas españolas ya sufrieron un incremento del 60% entre 2010 y 2013. Ahora, pese a la caída del precio del petróleo y los altos beneficios obtenidos por Aena el pasado año, el ente público propone su congelación en el Documento de Regulación Aeroportuaria (Dora) para el próximo quinquenio.

Tanto las aerolíneas que operan en los aeropuertos españoles como el Gobierno de Canarias han solicitado en reiteradas ocasiones una reducción tarifaria. Las compañías cifraron en un 2,59% anual la rebaja, pero no fueron atendidas. Sin embargo, otros aeropuertos europeos sí están apostando por esta medida para ganar competitividad. El Gobierno escocés, por ejemplo, baraja una reducción de sus tasas de hasta el 50%, a aplicar escalonadamente de 2018 a 2021 con el objetivo de "incrementar el número de vuelos directos procedentes y con destino a Escocia".

El gato al agua

Hace unos días, el director del Instituto de Estudios Estratégicos, Miguel Ángel Ballesteros, se refería a la competitividad aérea de las Islas con la siguiente reflexión: "Si Canarias quiere convertirse en un hub comercial entre Sudamérica, Europa y África, debe invertir en infraestructuras aeroportuarias, porque la situación geográfica, aunque es la idónea, no es suficiente". Y añadía: "África va a tener que abrir rutas aéreas y los aeropuertos mejor interconectados ahora mismo son Casablanca y Canarias. Habrá que ver quién se lleva, finalmente, el gato al agua". ¿Puede competir Canarias en las actuales circunstancias? "Los aeropuertos sujetos a una fuerte presión de competitividad real no deben ser regulados igual que aquellos que operan en régimen de monopolio", advierten Santaló y Socorro.

Sólo dos del total de aeropuertos españoles tienen la condición de hub y son tratados como tales: Adolfo Suárez Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat. El tercero en volumen de ingresos y número de pasajeros, el grupo Islas Canarias, se analiza y planifica desde otra concepción, en la línea que explicaba recientemente la directora comercial de Iberia Express, Silvia Mosquera: "Madrid es el hub donde vamos a tener los vuelos punto a punto y hacemos las conexiones con toda la red de Iberia. Después de Madrid, nuestro principal crecimiento está en Canarias".

En España, casi el 80% de la población reside a menos de dos horas de dos aeropuertos (la media comunitaria se sitúa en el 63%) y 26 de sus aeropuertos tienen otro ubicado a menos de 130 kilómetros. Una política de infraestructuras aeroportuarias de la que acaba de hacerse eco el diario digital norteamericano Huffington Post en un reportaje sobre "el despilfarro español".

El actual Gobierno del Archipiélago ha anunciado que mantendrá el pulso político y judicial del anterior Ejecutivo por lograr la gestión directa de los aeropuertos de las Islas. La sensibilidad que muestre el futuro equipo del Ministerio de Fomento con Canarias, en el gobierno que finalmente se constituya, será esencial para saber si las Islas van a tener, al menos, la oportunidad de llevarse el gato al agua frente a competidores como Casablanca.

Compartir el artículo

stats