Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los canarios retiran 1.700 millones de depósitos a plazo por su bajo beneficio

Los tipos en negativo redundan en una escasez de la rentabilidad que ahuyenta al 17,8% del capital en solo un año - Crecen las cuentas corrientes y el ahorro

Los canarios retiran 1.700 millones de depósitos a plazo por su bajo beneficio

En el actual escenario de tipos negativos, los altos rendimientos de los depósitos a plazo son un simple recuerdo. Según datos del Banco de España, durante el pasado ejercicio los ahorradores canarios guarecidos en ellos deshicieron posiciones por valor de 1.700 millones de euros, lo que supuso una caída del 17,8% con respecto al cierre de 2014. En toda España, el volumen retirado fue algo inferior en términos relativos -16,2%- para un total de 94.439 millones.

El traspaso de activos a cuentas corrientes (a la vista) o de ahorro compensó la pérdida de pasivo que las entidades bancarias pueden destinar al préstamo. También a ellos les interesa colocar el capital en productos que les garantice que sus escasos márgenes actuales no se evaporen.

El volumen asentado en cuentas a la vista en el Archipiélago creció en 1.529 millones de euros (19%) y en las de ahorro, en 509 millones (11,9%). A los clientes ya no les interesa prescindir de parte de su dinero durante un plazo más o menos largo a cambio de recibir un beneficio seductor a la fecha de vencimiento. Ahora prefieren disponer de él en todo momento a la espera de que vuelvan los tiempos en que en plena guerra por captar capital los bancos les daban un 4% anual.

"A este perfil, acostumbrado a sacar partido a sus ahorros sin arriesgar lo más mínimo, le gustaría seguir el mismo plan, pero eso se ha acabado", señala el socio director de Pharum Capital, José Ignacio González. Su consejo, más allá de no firmar lo que no se entiende, es "ser consciente" de que, con el euríbor en negativo desde el primer trimestre de este año, "las promesas de rentabilidades elevadas conllevan necesariamente riesgos".

Depósitos estructurados, fondos de inversión garantizados, planes de pensiones o de ahorro y seguros son algunos de los productos que las entidades bancarias ponen ahora sobre la mesa. De ese modo, logran mantener los ahorros de la clientela con ellos al mismo tiempo que aumentan sus ingresos vía comisiones de gestión o apertura.

Sin embargo, la profesora de Economía Financiera y Contabilidad de la ULPGC Victoria Ruiz advierte de que en el momento en que se produce el traspaso de dinero a uno de esos productos, la entidad pierde la potestad de prestarlo y el crédito es uno de sus principales nichos de negocio, porque por él puede obtener altas rentabilidades. "El depósito es la forma más barata que tiene un banco de financiarse", explica Ruiz.

La mala noticia para quienes tienen una, en ocasiones muy sana, "aversión al riesgo", en definición de la docente de la ULPGC, es que lejos del paraguas de su tradicional y hoy estéril refugio, los vaivenes pueden hacerles descabalgar a las primeras de cambio.

El Informe de Estabilidad Financiera emitido por el Banco de España hace unos días constata que a pesar de "la baja rentabilidad de los depósitos, la notable volatilidad en los mercados en la segunda mitad de 2015 ha propiciado un menor atractivo para los inversores" de los fondos de inversión.

Como consecuencia, el capital retornó a los depósitos, pero habida cuenta de que la baja rentabilidad continúa instalada en ellos, las familias y empresas se decantan en mayor medida por los depósitos a la vista, relata el regulador bancario español en el documento. En cuanto al presente más cercano, el informe detalla que "en los dos primeros meses de 2016 descendió el patrimonio de los fondos, principalmente debido a las rentabilidades negativas, pero esta tendencia cambio en marzo", mes del que proceden los datos más recientes que maneja.

Compartir el artículo

stats