La policía francesa registró la sede de McDonald's en Francia la semana pasada dentro de una investigación por presunto fraude mediante artificios para la evasión fiscal de los beneficios de la cadena estadounidense, según reveló ayer el rotativo "Les Echos". El registro fue llevado a cabo por los agentes del servicio especializado de lucha contra la delincuencia financiera.