Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La disputa entre Lopesan y la federación turística quebranta la paz de la patronal

La CCE bendice por 16 votos la continuidad del grupo isleño en su directiva vía convenio

La disputa entre Lopesan y la federación turística quebranta la paz de la patronal

La disputa entre Lopesan y la federación turística quebranta la paz de la patronal

La pugna del Grupo Lopesan con la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) se trasladó ayer al seno del máximo órgano de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE). Por primera vez durante los últimos nueve años se vislumbró en la asamblea una quiebra de la unidad empresarial en una disputa que se saldó en favor del holding que preside Eustasio López por un margen suficiente, pero menos amplio de lo esperado; 50 votos en su favor, 34 en contra y dos abstenciones.

La oposición de Lopesan al proyecto de renovación que Riu ideó para su hotel Oasis Maspalomas está en el inicio de una disputa que escribió ayer su, por el momento, último capítulo. La FEHT se mantuvo en las tesis de la cadena mallorquina y el grupo canario decidió dejar en la sectorial solo un hotel (IFA Faro) y retirar todos los demás.

Tras ello, Grupo Lopesan suscribió un convenio que le da derecho a un asiento -con voz y sin voto- en la junta directiva de la CCE. Fernando Fraile, presidente de la FEHT, describió ayer esa entrada en la patronal de Las Palmas "como un mal precedente".

En su opinión, eso marca el camino para que otras empresas abandonen las sectoriales en las que se encuadran y puenteen a estas negociando directamente su presencia con la cúpula de la patronal. "La sociedad española está vertebrada y algunos no se enteran todavía de eso", resaltó. Por ello, la FEHT exigió que la asamblea de la patronal se pronunciara sobre la pertinencia del convenio, con el resultado mencionado favorable a los intereses de la empresa canaria.

La visión del presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, era diametralmente contraria. Según explicó el también consejero independiente en IFA Hotels (propiedad de Lopesan), este tipo de vínculo es el mismo que se mantiene con otras "empresas multisectoriales y con presencia importante en la economía canaria". Es decir, no se permite esta entrada a Lopesan en calidad de sociedad turística, sino como grupo de negocios transversal con presencia en la agricultura, la industria (catering y lavandería) y los servicios más allá del alojamiento (golf, centros comerciales, sanidad).

"Sería una pérdida importante no poder contar con el grupo Lopesan dentro de la junta directiva" de la CCE, afirmó Manrique de Lara, quien restó importancia al ajustado resultado de la votación y descartó que la división se traslade al devenir futuro de la patronal de Las Palmas. "Todos tenemos que estar satisfechos", afirmó.

Por su parte, Fraile aseguró haberse "llevado una alegría" por la escasa diferencia sin "ningún tipo de campaña". En opinión de varios de los asistentes, tuvo que ver en ello que se votara en secreto, para lo que fue necesario contar con el apoyo a esa medida, esta vez sí a mano alzada, de al menos una cuarta parte de los presentes.

Al recordársela al presidente de la FEHT que tampoco el espacio para la felicidad podía ser excesivo, dado que fue Eustasio López el que logró sacar adelante sus intenciones, señaló que el presidente de Lopesan "no debe estar nada feliz porque a él no le gustan las votaciones".

También ayer se ratificó como tesorero a Eugenio Castillo (Asinca), en sustitución del hoy consejero del Gobierno canario Pedro Ortega, y en el de representante por Fuerteventura a José Antonio Newport.

Compartir el artículo

stats