Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tomate canario cierra su campaña anual con la pérdida de 4.171 toneladas

El cambio climático obliga a los productores a estudiar cómo variar el modelo de comercialización - Moderada inquietud ante el panorama que abre el 'brexit'

El tomate canario cierra su campaña anual con la pérdida de 4.171 toneladas

El tomate canario cierra su campaña anual con la pérdida de 4.171 toneladas

El tomate canario cerró su campaña 2015-2016 con un recorte de la producción de 4.171,6 toneladas respecto a la temporada anterior. A esta caída del 6,3% que maneja la Federación Provincial de Asociaciones de Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Las Palmas (Fedex) se une la necesidad de establecer nuevas estrategias de comercialización para minimizar el impacto del cambio climático. Y en el horizonte del medio plazo aparece un brexit que el sector entiende que no tiene necesariamente que convertirse en un factor negativo.

Dependerá de cómo se negocie la desconexión del Reino Unido de Europa, es decir, de lo que se cuiden las relaciones a pesar de la traumática escisión decidida de forma unilateral por el estado que ha sido destino del 54,2% de las 61.751 toneladas gestadas en el campo canario en la campaña recién finalizada.

El establecimiento de aranceles haría menos competitivo al tomate, cierto. Como también lo es que produciría el mismo efecto una devaluación de la libra frente al euro. Ahora bien, el portavoz de la Plataforma por la Defensa del Tomate, Frutas y Hortalizas de Canarias, Gustavo Rodríguez, recomienda esperar, ya que incluso podrían producirse efectos positivos. "Puestos a especular, también eso libera a Gran Bretaña del acuerdo preferencial que la UE tiene con Marruecos y lo mismo hasta nos viene mejor", apunta.

A favor del tomate canario juega también haber cumplido ya 130 años de exportaciones al Reino Unido. "En ese tiempo ha habido de todo: dos guerras mundiales, la autarquía franquista..., y aquí seguimos", recuerda Rodríguez.

Antes de que se concrete ese cambio de relaciones -la desconexión tiene un plazo de dos años-, los productores tienen que hacer frente a la amenaza, esta sí presente ya, del cambio climático. "Los competidores alargan su presencia en el mercado, llegan antes y se marchan después", explicó el portavoz de la plataforma.

La tardía llegada del invierno al continente europeo provoca que el tomate madure de forma temprana. En campañas anteriores, el frío provocaba que el tomate canario, a su llegada, se encontrara con una menor oferta con la que pelear, lo que por las leyes del mercado permitía elevar más los precios. Como dato, sirva que Holanda "comenzó a enviar tomate mediado el mes de abril, cuando lo normal es que lo haga a finales de mayo o principios de junio", detalla Rodríguez. Eso obliga a repensar el actual modelo de comercialización con el fin de mantener los márgenes en el principal subsector de la agricultura canaria, si se atiende al volumen exportado a otros países.

En el lado positivo, la campaña registró un repunte en la producción de pepino -370 toneladas más (1,6%)- que ayudó a compensar la caída del tomate. El incremento vino de la mano de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Mañana a primera hora los productores serán recibidos por el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en la sede de Presidencia de la capital grancanaria.

Compartir el artículo

stats