Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sostenibilidad de la inserción

BBVA concede 25.000 euros al proyecto de secado de frutas ecológicas del centro conejero Grevislan

Recolección de higos en una finca lanzaroteña por una empleada de Grevislan.

Recolección de higos en una finca lanzaroteña por una empleada de Grevislan. LP / DLP

Un premio, doble recompensa. El proyecto La sostenibilidad de la inserción de CEE Grevislan logró el reconocimiento del Premio Integra de BBVA 2016 por la inclusión social de personas con discapacidad intelectual, pero además contribuirá al mantenimiento del medio ambiente en Lanzarote gracias al aprovechamiento de fincas agrícolas en desuso con energía renovable.

Propiedad de la Asociación de Discapacitados de Lanzarote (Adislan), la sociedad de responsabilidad limitada unipersonal Grevislan se presentó, junto a otras 54 candidaturas de todo el país, a la octava edición de los galardones instaurados en 2009 por el banco español para distinguir a las iniciativas innovadoras capaces de generar empleo de calidad a personas con discapacidad y luchar por la plena integración de ciudadanos en riesgo de exclusión, según recordaron desde el BBVA. Tras el premio principal de 150.000 euros a la trayectoria del grupo empresarial vasco Gureak, el centro especial de empleo de Lanzarote obtuvo a principios de julio 25.000 euros correspondientes a la segunda categoría de Integra junto a proyectos de Salamanca, Navarra y Guadalajara.

"Es un reconocimiento muy alentador y una aportación de ilusión", valoró la directora de Grevislan, María Ángeles Pérez, antes de apuntar las "menores oportunidades" respecto a otras provincias peninsulares por la lejanía geográfica e islas capitalinas por la doble insularidad. Mediante el Premio Integra de BBVA "podemos seguir dando calidad a las personas con las que trabajamos, con un elemento tan importantes como es el empleo remunerado", añadió Pérez, aunque el centro conejero pretende una "atención integral para cubrir todas sus necesidades personales y sociales", más allá de una nónima.

Iniciado en marzo de 2016 y todavía en fase de pruebas, el proyecto de secado y comercialización de frutas ecológicas procedentes de fincas en desuso de Lanzarote destinará la dotación del premio a mantener los seis empleos actuales, generar otros dos puestos de trabajo y adquirir secadores solares para la deshidratación de higos, uvas o tunos y, posteriormente, papayas, plátanos o tomates. Actualmente, Grevislan ya prepara cuatro fincas cedidas por particulares y negocia con varios municipios el aprovechamiento de suelo público, actuaciones que se enmarcan en las labores de mantenimiento del paisaje ya realizadas por la entidad dentro de la Reserva de la Biosefera de Lanzarote.

Tras la recolección entre julio y agosto, el centro conejero proyecta deshidratar 10 kilogramos de materia cada dos días, envasar la mitad resultante y vender a 8 euros cada kilo de higos secos, producto inicial antes de arrancar con las pasas a partir del excedente de uvas moscatel en la vendimia de finales de agosto. "Todo estará bastante terminado a finales de año para orientarse hacia un mercado ecológico y gourmet", apuntó la directora de Grevislan, fundada en 2003 y con una media de 78 trabajadores durante 2015. El Premio Integra 2016 supone, por tanto, "un empujón" a la labor desarrollada desde el CEE Grevislan.

Compartir el artículo

stats