Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Si exigimos una política aérea propia, es por problemas como el de Vueling"

María Méndez, durante el transcurso de la entrevista, celebrada en la sede de Promotur.

María Méndez, durante el transcurso de la entrevista, celebrada en la sede de Promotur. ANDRÉS CRUZ

¿Por qué quedan desiertas licitaciones del Fondo de Desarrollo de Vuelos?

Es un incentivo que va a rutas que queremos potenciar Promotur y cada isla. Analizamos la viabilidad, porque lo que nos permite el fondo es dar un muy pequeño incentivo que a veces no es suficiente para las aerolíneas. A eso se suma que se trata de una licitación pública, con sus fechas, que pueden no coincidir con las del momento en que las líneas aéreas están planificando sus operativas.

¿No les queda una sensación de fracaso cuando las convocatorias quedan desiertas?

Para nosotros que queden desiertas no supone más que volver a licitarlas. Aun así, tenemos 18 nuevas rutas que se han puesto en marcha desde el invierno pasado y otras empezarán desde el próximo; eso es un éxito. Gran Canaria tiene ahora conexión directa y regular con Roma, Bolonia, Budapest y Cracovia. No habría sucedido sin el Fondo de Desarrollo de Vuelos. En cualquier caso, vamos a establecer un sistema que va a ser un poco más sencillo y con convocatorias abiertas de forma permanente.

¿Un catálogo abierto?

En fechas para optar a cubrir las rutas, sí, pero cumpliendo las condiciones que nosotros marquemos en lo que respecta a temporadas, fechas, número mínimo de asientos... Así evitamos el sistema actual de fechas que no suelen coincidir en muchas ocasiones con el interés de las aerolíneas.

¿En qué medida el fracaso de algunas de las licitaciones parte de la elección de rutas por parte de los cabildos?

Los incentivos no son suficientes para poner en marcha rutas a Toronto o Nueva York, es cierto. Sin embargo, el esfuerzo no cae en saco roto, porque nos permite desarrollar una política comercial con las aerolíneas y ofrecerles las Islas como destino. Es un instrumento muy práctico que nos permite mejorar el diálogo permanente. De todos modos, que una ruta quede desierta no la convierte en menos valorable. De hecho, ha ocurrido en ocasiones que ha sido al segundo intento cuando las ha cubierto una compañía aérea.

¿No sería más efectivo que Promotur llevara la voz cantante?

Nuestra labor también es ofrecer respaldo a las islas y en conectividad complementamos una labor que cada una de ellas ya realiza de manera muy positiva.

¿Por qué el mercado ruso solo recala en Tenerife?

La voluntad es abrir ese mercado a todas las islas. Es verdad que en los últimos años hemos reducido nuestra inversión allí, porque la situación económica de Rusia nos hacía ver que iba a resultar un esfuerzo baldío. Siempre sin desaparecer del todo, porque eso no lo podemos hacer en ningún mercado. Tampoco lo hicimos en España en los años de la crisis, pero sí es verdad que lo abordas con una estrategia un poco más moderada. El mercado ruso va a crecer en cuanto mejore la economía de ese país. Mejorará la conectividad y regresarán los turistas rusos a todas las islas.

¿Afectan al turismo problemas como los que ha tenido Vueling en días pasados?

Sobre todo afectan a la marca Vueling. Hay muchas personas afectadas y entre ellos canarios que van a Eurodisney y no es Eurodisney el que se ve afectado. Desde luego hemos seguido de cerca todo lo que ha ocurrido. El problema está muy diluido, pero es cierto que nos llega mucha gente a través del hub de Barcelona. Ha sido una crisis de unos pocos días y cuestiones como estas nos hacen darnos cuenta de nuestra fragilidad, por eso exigimos una política específica para Canarias en tráfico aéreo y unas tasas que nos permitan ser competitivos. Tenemos muchos competidores en el mundo, no solo en el ámbito europeo y Vueling lo acaba de escenificar con claridad, las líneas aéreas están en un escenario de búsqueda de rentabilidad que les lleva a utilizar los recursos al máximo. Eso es lo que ha ocurrido, Vueling ha intentado exprimir esa rentabilidad de los aviones y las plantillas y en cuanto han tenido un problema, ha ocurrido lo que hemos visto estos días. Las líneas aéreas son muy sensibles a los costes y los precios, y nosotros ahí tenemos que tener una posición competitiva.

¿Qué es un sibarita moderno?

Son turistas urbanitas que van a un destino de sol playa pero no quieren estar en los circuitos más turísticos, sino hacer cosas que no hacen los demás turistas y contarlo.

¿Contarlo?

Sí, dan mucha importancia a contar sus vacaciones y por eso no quieren hacer lo que todo el mundo; no vas a contar que estuviste en una playa de Canarias pero igual sí que fuiste a ver un atardecer a un lugar donde no había nadie.

Compartir el artículo

stats