Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inversión extranjera cae en Canarias a los niveles más bajos en ocho años

Solo una vez desde 1993 sumó el capital foráneo menos de los 1,7 millones de euros del primer trimestre. La caída interanual es de un 91%, la segunda más alta

Canarias es la excepción negativa dentro de las comunidades autónomas también en lo tocante a la inversión extranjera. Las entradas de capital foráneo en la economía española se incrementaron prácticamente un 15% en el primer trimestre de este año con respecto al mismo período de 2015. En las Islas, sin embargo, no solo no hubo aumento, sino que la caída fue tal que supone el peor dato en ocho ejercicios. Es más, desde 1993, año desde el que abarcan las estadísticas de la Secretaría de Estado de Comercio, solamente en esa ocasión, en los tres primeros meses de 2008, había sumado la inversión extranjera en el Archipiélago menos de los alrededor de 1,7 millones de euros del trimestre inicial del actual ejercicio.

A pesar de la incertidumbre política y de que España está con un Gobierno en funciones, el empleo de capital foráneo en la economía del país se reactivó a comienzos de año después de que se redujera sensiblemente en los últimos meses de 2015. Los extranjeros invirtieron casi 3.000 millones de euros entre enero y marzo (exactamente 2.966 millones), un montante que significa un 14,8% más que en el mismo espacio de tiempo del año pasado. Una cuantía que, eso sí, no se repartió uniformemente por las distintas regiones, ni muchísimo menos. Los datos de la secretaría de Estado, que dirige en funciones Jaime García-Legaz y que depende del Ministerio de Economía y Competitividad, ponen de manifiesto, muy al contrario, que hay autonomías sin atractivo a ojo del inversor extranjero. Y Canarias destaca sobremanera entre ese grupo.

Sin precedentes

Aunque las Islas no precisamente han sido uno de los principales territorios receptores de capital foráneo, aunque sí han disfrutado de algún período excepcional gracias, sobre todo, a la inversión hostelera, las cifras del primer trimestre de este año evidencian un hundimiento sin precedentes, o casi. Entre enero y marzo, las inversiones con origen fuera de las fronteras españolas sumaron en el Archipiélago unos exiguos 1,7 millones de euros. Para contextualizar esta cantidad acaso bastaría con apuntar que es un 91% inferior a la de los tres primeros meses de 2015, pero, con todo, es el análisis de toda la serie estadística el que realmente permite descubrir la magnitud de la caída.

No en vano hay que remontarse a ocho ejercicios atrás, es decir, a 2008, para dar con el último año en que los inversores foráneos emplearon en Canarias menos de esos 1,7 millones de euros durante el primer trimestre. Entonces fueron unos irrisorios 573.000 euros. A partir de ese momento, en ninguno de los trimestres iniciales de los siguientes siete ejercicios bajó la inversión extranjera de un mínimo de 2,3 millones: fueron 19,7 millones de euros en 2009; esos 2,3 millones de euros en 2010; 19,3 millones en 2011; 7,4 millones en 2012; 3,2 en 2013; la friolera de 73,1 en 2014 (uno de esos períodos excepcionales); y 18,9 en 2015. Además, esa caída interanual de un 91% solo fue mayor en Castilla-La Mancha, donde los más de 3,8 millones de euros que había recibido a comienzos de 2015 quedaron un año después en prácticamente nada (22.000 euros). Las estadísticas de la Secretaría de Estado de Comercio ofrecen los datos de la inversión extranjera en cada una de las comunidades autónomas desde 1993, esto es, de los últimos 24 años. En todo ese tiempo, en esos más de dos decenios, solo en ese trimestre inicial de 2008 fue el montante inferior a los 1,7 millones del período enero-marzo de 2016. En otras palabras: el dato es el segundo peor de los últimos 24 ejercicios.

Las regiones que más fondos procedentes del exterior recibieron en el primer trimestre fueron la Comunidad de Madrid, cerca de 2.100 millones de euros, un alza de un 42%; Cataluña, 453,5 millones, en este caso un decremento de casi un 35%; y el País Vasco, prácticamente 95,7 millones, una caída de un 51%. Los tres territorios que más dinero del exterior recibieron son, por tanto, los tres principales motores económicos del país. Resultan más sorprendentes, en cambio, casos como los de Extremadura (más de 39 millones de euros) o Cantabria (16,7 millones). Tan solo Castilla-La Mancha, La Rioja (700.000 euros) y Murcia (1,3 millones) recibieron menos que las Islas.

Compartir el artículo

stats