Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncias falsas de británicos dañan la imagen turística del Archipiélago

Los visitantes, animados por abogados del Reino Unido, reclaman a los hoteles indemnizaciones de hasta 30.000 euros por supuestas intoxicaciones alimentarias

Varios turistas pasean pro el sur de Gran Canaria.

Una presunta estafa organizada por bufetes de abogados británicos este verano ha puesto en pie de guerra al sector hotelero de las Islas. Las dos patronales provinciales denuncian que letrados de Reino Unido están incitando a clientes ingleses a presentar demandas por "falsas" intoxicaciones alimentarias contraídas en los establecimientos en los que se alojan. En estas reclamaciones se exigen indemnizaciones que oscilan entre los 500 y los 30.000 euros, pero los hoteleros no solo lamentan el perjuicio económico que podría suponer estas denuncias, sino que también muestran preocupación por el deterioro de la imagen turística del Archipiélago en su principal mercado emisor.

Los hoteles damnificados están situados en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote. En la primera isla, una veintena de complejos alojativos se han visto afectados por estas demandas, mientras que en las otras dos más de una docena de establecimientos han sido perjudicados. Algunos de estos alojamientos cuentan con varias reclamaciones y, en determinados casos, se trata de intoxicaciones que supuestamente ocurrieron hace dos años.

El modus operandi es sencillo. Unas furgonetas con apariencia de ambulancia circulan por las zonas turísticas de estas islas para atraer a potenciales clientes. En estas oficinas móviles -con rótulos en inglés que rezan "clínica de reclamaciones", "reclame hoy" o "pregunte por los detalles"-, se anima a los turistas británicos a presentar una demanda en su país de origen de la mano de, al menos, cuatro bufetes de abogados.

El presidente de la Comisión de Turismo y Seguridad de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de las Palmas (FEHT), Tom Smulders, advierte que con estas denuncias no se presentan un justificante médico que acredite que el cliente ha enfermado. Señala, asimismo, que se tomarán las medidas oportunas para atajar esta problemática de raíz. "No vamos a tolerar que nos tomen el pelo así y todo esto terminará en los Juzgados si procede", sentencia.

La Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel) sospecha que detrás de estos bufetes podrían encontrarse exempleados de turoperadores por el conocimiento que demuestran de los "entresijos burocráticos de los contratos". Los establecimientos alojativos "apoderan" a los operadores turísticos a través de una cláusula en estos acuerdos para que puedan intervenir en caso de reclamación del cliente y, a cuenta del hotel, pagar directamente por algún daño que se haya podido ocasionar. Es una forma para agilizar las quejas que sean "razonables", pero el sector teme que a través de esta vía busquen "estafar" a los hoteles, ya que las demandas se diriges directamente al turoperador. Ante este engaño, el hotel podría hacer frente al operador turístivo que le surte de clientes o litigar en Reino Unido contra el demandante. El presidente de la FEHT, Fernando Fraile, indica que la semana que viene la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, a la que están asociados, mantendrá una reunión en la embajada española de Reino Unido con las turoperadoras para trasladarles esta situación y pedirles colaboración.

No obstante, hasta ahora ningún establecimiento ha pagado las indemnizaciones que se reclaman. Smulders subraya, además, que todos los hoteles están sometidos a "controles severos" de Sanidad y a normas internas para garantizar que las comidas que ofrecen son "saludables".

El delegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento, explica que desde el punto de vista policial se analizará si existe un delito de estafa o de incitación a denuncias falsas. Este, además, ha trasladado esta situación a la Secretaría de Estado de Turismo para que la ponga en conocimiento de las autoridades británicas. A su vez, ha solicitado al director del Servicio Canario de la Salud, Roberto Moreno, que se realicen las inspecciones que correspondan para averiguar si los furgones con apariencia de ambulancia que están circulando por las zonas turísticas de Tenerife y Gran Canaria, y que actúan como señuelos, cumplen con la normativa.

Compartir el artículo

stats