Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Nobel premia la eficiencia contractual

La Real Academia de las Ciencias Suecas distingue a los economistas Oliver Hart y Bengt Holmström por sus aportaciones a la 'Teoría de los Contratos'

El Nobel premia la eficiencia contractual

El Nobel premia la eficiencia contractual JUKKA UOTILA / C. J. GUNTHER

Las aportaciones que Oliver Hart (Londres, 1948) y Bengt Holmström (Helsinki, 1949) han hecho a la Teoría de los Contratos les ha valido el Nobel de Economía 2016. La Real Academia de las Ciencias Suecas anunció ayer que distingue a estos dos economistas por las "inestimables" contribuciones a este teorema, que no solo analiza cómo fomentar el equilibrio y la eficiencia en las relaciones contractuales que se establecen en el mundo empresarial o institucional, sino también en cualquier ámbito de la vida.

Los estudios de ambos académicos se centran en aspectos que pueden mejorar los contratos, principalmente cuando una de las partes cuenta con más información que la otra. La profesora del departamento de Análisis Económico Aplicado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Pilar Socorro, explica que el finlandés ahonda en el 'problema principal-agente'. Holmström, además de aplicarlo a las relaciones contractuales que se establecen entre empresas y empleados, lo extrapola "a todo tipo de cuestiones cotidianas".

El economista incide en los incentivos que se pueden incorporar a las "relaciones bilaterales" para ganar equilibrio, eficiencia y productividad. Así, por ejemplo, si un trabajador (agente) quiere ganar lo máximo posible realizando poco esfuerzo y la empresa (principal) busca lo contrario, "un pago fijo no soluciona el problema" porque "sea cual sea el resultado" el sueldo final no despertará la motivación del trabajador porque la cantidad percibida siempre será la misma.

Lo mismo ocurre en la contratación de seguros. Si una aseguradora reintegrase el valor total de un coche quemado, al cliente no le importará tanto perder su vehículo. ¿Y en la relación que se establece entre Hacienda y el contribuyente? Socorro apunta a que la teoría que complementaron Hart y Holmström también dice mucho en este aspecto. El fisco tiene que buscar incentivos, explica, para que al ciudadano no le interese engañar cuando hace la declaración. En este caso, señala, la Administración tiene que hacerle ver que existe una alta probabilidad de que la inspecciones detecten el fraude y sea multado.

Los estudios de los economistas han servido también para desarrollar el marco desde el que se elaboran contratos sobre la privatización de actividades del sector público y se realizan concesiones. La profesora de la ULPGC señala, por ejemplo, que si el Gobierno no ofrece los incentivos adecuados en la construcción de una carretera la constructora no realizará su trabajo tratando de reducir costes. "La empresa tiene más información que el Gobierno en cuanto a costes, por lo que el contrato tiene que ser elaborado de tal manera por parte de la Administración para que la empresa se comporte lo más eficiente posible", esgrime Socorro. En este caso, por ejemplo, pagar al adjudicatario de la obra una cantidad fija y no la que exija la constructora constituiría un incentivo.

Las aportaciones del finlandés comenzaron a finales de los 70, pero no fue hasta mediados de la década siguiente cuando Hart dedicó parte de sus tiempo a la Teoría de los Contratos. El inglés, que también cuenta con la nacionalidad estadounidense, se centró principalmente en los contratos incompletos, estableciendo el camino que deben seguir las partes cuando no hay acuerdo en algunos detalles de esa relación. Hart determina que los contratos deben recoger quién decide cuando no hay acuerdo. Los representantes de la Real Academia de las Ciencias Suecas aseguraron ayer que los trabajos desarrollados por los dos economistas han contribuido a diseñar los contratos fijando un "equilibrio entre la máxima calidad y la eficiencia".

No es la primera vez que el Nobel de Economía premia las aportaciones realizadas a este tipo de teorías. Hace dos años, el economista francés Jean Tirole recibió esta distinción. En este caso, parte de sus análisis estaban enfocados en cómo un marco adecuado solventa los problemas que se derivan de una "información asimétrica" para reducir costes en contratos de producción.

Holmström estudió en centros universitarios de Stanford y Hensinki y actualmente es profesor profesor en la Universidad de Cambridge. Hart, por su parte, se formó en Princeton y Warwick, pero ejerce como docente en la niversidad de Harvard. El Nobel de Economía, dotado con ocho millones de coronas suecas -unos 830.000 euros-, se creó en 1968 por el Banco de Suecia y se otorgó por primera vez un año después, a diferencia de los restantes -Medicina, Física, Química, Literatura y Paz- que se concedieron a partir de 1901.

Compartir el artículo

stats