Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los palangres de los furtivos amenazan la pesca en aguas del Archipiélago

La Guardia Civil recupera dos kilómetros de cabo plagado de anzuelos cerca de Lanzarote

Descarga de pescado en el Muelle de Arguineguín.

Descarga de pescado en el Muelle de Arguineguín. SANTI BLANCO

La aparición de un palangre kilométrico en aguas de Lanzarote ha sembrado la alarma en el mar de Canarias. La Guardia Civil pudo recuperar dos kilómetros de cabo colmado de anzuelos, el resto se perdió en el océano poniendo en riesgo la integridad de las embarcaciones y las personas que faenan en el mar y amenazando a las especies marinas que en él habitan. Tanto la Unión de Guardias Civiles como el propio Gobierno de Canarias están seguros de que el buque portador de este arte de pesca, que en las Islas solo se permite con menos de 500 anzuelos, practicaba la pesca furtiva fuera de las aguas de las Islas.

Ismael Pineda, presidente de la Federación de Medio Ambiente de la Unión de Guardias Civiles, lamenta la falta de un halador, mecanismo que permite retirar "de manera ordenada y mecánica" los palangres del mar. Así lo expuso ayer y detalló que los efectivos de la Benemérita que actuaron tras la aparición el pasado jueves del último de estos utensilios ilegales tuvieron que cesar su actividad por el agotamiento y por el riesgo de accidente, ya que los trabajos se desarrollaron durante la noche.

El propio carácter furtivo de estos barcos hace imposible detectar su presencia con antelación, si bien consta por hechos como el relatado. "No sucede de manera habitual", relata el presidente de la Federación Regional de Cofradías de Pesca de Canarias, Fernando Gutiérrez. No obstante, al Gobierno de Canarias le resulta "bastante preocupante" la amenaza, según detalla el director general de Pesca, Orlando Umpiérrez.

Crece el riesgo

Pineda advierte de que "llega el mal tiempo" y, por tanto, se incrementa el riesgo de que los embates del mar desprendan estos elementos de los barcos furtivos. Una vez a la deriva, podrían llegar con facilidad a aguas canarias, masacrando a la fauna marina que habita en ellas. Aun tomando como buena la afirmación generalizada de que no es algo que suceda todos los días, sirva recordar hechos como la detención de dos buques españoles hace doce años que faenaban a seis millas de la costa canaria con palangres de 25 y 60 kilómetros y entre 5.000 y 7.000 anzuelos.

El integrante de la Unión de Guardias Civiles solicita al Ejecutivo canario que compre un halador que les permita eliminar el riesgo con rapidez y seguridad. "Si tenemos los medios, todos ganamos, el medio ambiente, los pescadores y todos los canarios", detalla Pineda.

La discrepancia estriba en si debe ser una administración autonómica la que equipe al Instituto Armado, dependiente del Ministerio del Interior. "Entiendo que al Estado no debe suponerle nada la compra de un halador", explica el director general de Pesca de Canarias, que, sin embargo, se muestra dispuesto a renovar y mejorar el convenio que la comunidad autónoma tiene con la Guardia Civil. Hasta que se produzca esa rúbrica, le resulta de difícil encaje, "incluso legal, colocar a bordo de una embarcación de la Guardia Civil" un activo de la Administración regional.

Umpiérrez asegura la firme voluntad de su departamento por poner coto al furtivismo con el incremento de las medida de inspección y detalla que desde el inicio de la presente legislatura hay doce agentes más destinados a esta labor. "Estamos aumentando el control sobre las descargas de capturas en los puertos y hemos mantenido para ello reuniones con las autoridades portuarias de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, también con Puertos Canarios y estamos en contacto también con la Policía Canaria. Queremos alcanzar una coordinación total", afirma el director general de Pesca.

Desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil, la otra organización profesional del Instituto Armado, se denuncia la falta de medios para la vigilancia en las aguas internas del Archipiélago. Cifran en un solo agente en activo los recursos humanos con que se cuenta en Lanzarote y Fuerteventura para hacer frente al marisqueo y la pesca submarina. Han solicitado contar con un destacamento en el Puerto de los Mármoles (Arrecife) porque el actual de Corralejo impide llegar a tiempo a, por ejemplo, el archipiélago Chinijo cuando se detectan actividades furtivas.

Compartir el artículo

stats