Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo continúa ajeno al 'brexit' y las reservas británicas se disparan un 37%

El negocio alojativo obvia la pérdida de valor de la libra

El turismo continúa ajeno al 'brexit' y las reservas británicas se disparan un 37%

El turismo continúa ajeno al 'brexit' y las reservas británicas se disparan un 37%

Las reservas británicas de paquetes turísticos para la próxima temporada de verano superaban al final de septiembre en un 37% a las comprometidas el año pasado por las mismas fechas. El temor a que la depreciación de la libra, tras confirmarse en junio el brexit, quiebre la racha de fuertes incrementos que protagoniza el principal mercado del negocio alojativo de las Islas, pasa de largo, a la espera, eso sí, de que, como advirtió la gerente de Promotur, María Méndez, esta tendencia "se concrete finalmente en ventas".

La libra ha perdido en torno a un 20% de su valor frente al euro desde que los ciudadanos británicos decidieron desconectarse del proyecto europeo. Es decir, a la hora de pagar sus viajes a Canarias, ahora tienen que poner sobre la mesa una mayor cantidad de dinero que al inicio del año. En buena lógica, el número de potenciales clientes debería reducirse.

No en el corto plazo

Sin embargo, nada de eso ha ocurrido hasta la fecha ni parece que vaya a suceder en el corto plazo a tenor de esas cifras de reservas de cara a la temporada estival -de abril a octubre- de 2017 que expuso ayer la consejera de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, María Teresa Lorenzo.

Existen otros factores que, al menos por el momento, inclinan la balanza del lado positivo a pesar de esa pérdida objetiva de competitividad por la vía monetaria. A la cabeza de ellos vuelve a aparecer "el cierre de otros destinos", apuntó la consejera, por problemas de seguridad. Los turoperadores ya no cuentan con las camas de Egipto, Túnez o, en menor medida, Turquía, por lo que han de seguir "apostando por Canarias" si quieren dar respuesta a la totalidad de sus clientes.

En cualquier caso, María Méndez, emplazó hasta al menos la semana próxima. La World Travel Market (WTM) de Londres servirá de termómetro para comprobar si realmente ese avance del 37% se consolida. Eso sí, la propia gerente de Promotur avanzó que si no en el número de llegadas, el brexit sí se dejará sentir en el gasto que realicen en las Islas los turistas procedentes de Gran Bretaña.

En 2015, los visitantes llegados de Reino Unido invirtieron 4.283 millones de euros en sus viajes al Archipiélago, donde permanecieron 8,98 días. Cada turista gastó cada jornada 135,79 euros, cifra que superó la media (133,60 euros).

En cualquier caso, las responsables del turismo del Ejecutivo canario entienden que la situación de desventaja que padecen los competidores del Mediterráneo es coyuntural por más que dure ya casi seis años. En base a ello, María Teresa Lorenzo apuntó que existe una "estrategia de reposicionamiento" de la promoción para buscar viajeros "menos sensibles al precio" dentro de la propia Gran Bretaña.

A ello, ambas añadieron la diversificación acometida en los últimos años y que ha provocado que la suma de los mercados británico, alemán, nórdico y español suponga ahora en torno al 75% del total de la clientela en lugar del 80%. La presencia de franceses, italianos o polacos, entre otros, se ha intensificado desde el estallido de la Primavera Árabe hasta conformar un bloque de actores secundarios que serviría de dique de contención parcial en caso de que se produzca el desplome de alguno de los principales nichos de negocio.

Méndez señaló asimismo que la carencia de competidores cercanos, total en invierno y parcial en verano, coloca en "posición dominante" a los hoteleros canarios a la hora de negociar la segura rebaja de precios que intentarán los turoperadores británicos para que no sean sus cuentas las que soporten en exclusiva la pérdida de valor de la libra.

Sirva de ejemplo que en 2010, tras el cierre del espacio aéreo al que obligó la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull y la consiguiente prolongación de la estancia de los turistas en Canarias, los turoperadores obligaron a los hoteleros a costear parte de los gastos sobrevenidos. Hoy las posiciones de partida han cambiado de forma diametral y son los últimos los que dominan de inicio la negociación.

En todo caso, la gestión de esa ventaja debe realizarse dentro de la prudencia, ya que unos y otros pueden volver a verse las caras en el futuro con las posiciones nuevamente intercambiadas.

Compartir el artículo

stats