Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casa África El desafío de las nuevas tecnologías

África se apoya en las empresas tecnológicas para impulsar su economía

Los centros de innovación y desarrollo se duplican en un año en el continente al pasar de 117 a 314

El director de Casa África, Luis Padrón (de pie en el centro) y, a su izquierda, el viceconsejero de Economía, Ildefonso Socorro, junto con los participantes del foro 'Tech Hubs España-África', ayer.

El director de Casa África, Luis Padrón (de pie en el centro) y, a su izquierda, el viceconsejero de Economía, Ildefonso Socorro, junto con los participantes del foro 'Tech Hubs España-África', ayer. JUAN CARLOS CASTRO

África se apoya en la eclosión de los centros tecnológicos para explorar el potencial de las nuevas tecnologías y, de paso, dar un nuevo impulso a su economía. El número de tech hubs se han duplicado en el último año, al pasar de 117 a 315, según indica la asociación Group Speciale Mobile (GSM). No obstante, la mitad de estas plataformas se concentra en tan solo cinco países -Sudáfrica (54), Kenia (27), Egipto (28), Nigeria (23) y Marruecos (21)- y su edad media no supera los cinco años.

Las posibilidades de crecimiento que ofrece el sector de las Tecnoligías de la Información y la Comunicación (TIC) ha llevado a numerosos países del continente africano a desarrollar planes de mejora de infraestructuras, conectitividad y marcos jurídicos para potenciar el desarrollo de pequeñas empresas tecnológicas (startups) ligadas a áreas claves como la agricultura, educación y sanidad.

El director de Casa África, Luis Padrón, subrayó ayer durante el transcurso del foro Tech Hubs España-África, que el sector está viviendo una "auténtica explosión", por lo que el abanico de posibilidades que ofrece es "espectacular". En este sentido, Padrón incidió en la importancia de crear sinergias entre las empresas y centros tecnológicos africanos y españoles para "crecer juntos".

Representantes de los gobiernos y compañías de Senegal, Kenia, Costa de Marfil, Ghana y Cabo Verde coincidieron en señalar que la creación de startups juega un papel fundamental en el futuro de sus países, por lo que entienden que el apoyo a los jóvenes emprendedores y la formación en el uso de las nuevas tecnologías es fundamental para garantizar el futuro de África. No en vano, el director de las TIC del Ministerio de Empleo, Formación Profesional y Tecnologías de la Información y Comunicación de Mauritania, Mohamed Lemine Ould, consideró que en el desarrollo de las tecnologías se asienta la economía y el futuro social del país.

Pese a que el deseo es alcanzar un desarrollo pleno en ese sector, los gobiernos son conscientes de las dificultades y retos a los que se enfrentan. De hecho, el presidente de la Agencia para el Desarrollo Empresarial e Innovación de Cabo Verde, Francisco Lima, hizo hincapié en que algunos de los desafíos pasan por "reducir el coste de acceso a Internet", dotar de "políticas e incentivos para ayudar a las empresas en procesos de internacionalización" y mejorar el clima de crecimiento de las startups.

La consolidación de la administración digital fue otro de los aspectos expuestos en las mesas redondas de la jornada de ayer. La directora de Innovación del Ministerio de Información y Tecnologías de Kenia, Eunice Kariuki, explicó que el plan director de su país tiene a las TIC como motor de la economía. El objetivo, según indicó, es que aumente el valor del sector público y aliente al privado a crear startups. Kariuki hizo hincapié en que una vez que el Gobierno se dotó de un software para la gestión de datos, el acceso a la información fue rápido, abierto y eficaz. "Esto ha mejorado nuestra imagen internacional y se promueve la inversión", esgrimió.

La mejora de las infraestructuras de comunicación, y de forma especial el acceso a la banda ancha, también constituye un asunto capital en África. En Senegal la cobertura alcanza al 82% del terreno habitado, y en Ghana el Gobierno ha priorizado el reforzamiento de la banda ancha y la ciberseguridad.

Todos los esfuerzos de esos países para impulsar el sector condujo a Ahmed Baya, presidente de Star Up Mauritania, a lamentar que siempre se asocie África con la corrupción y la enfermedad. "También hay talento y hay que animar a que se conozca", remarcó, dado que otra de las dificultades con las que se topa el sector, a su juicio, es la escasa financiación.

El viceconsejero de Economía del Ejecutivo canario, Ildefonso Socorro, apuntó, por su parte, que en el continente africano hay mucho que ofrecer y de lo que aprender, por lo que aprovechó su intervención para resaltar la posición privilegiada de Canarias como plataforma intercontinental para alojar a empresas y centros tecnológicos.

Compartir el artículo

stats