Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el banquillo los propietarios de Comercial Jesuman

La empresa debe abonar trece millones de euros para cubrir la responsabilidad civil

En el banquillo los propietarios de Comercial Jesuman

Los propietarios de Comercial Jesuman, uno de los principales grupos de alimentación de las Islas, se sentarán en el banquillo. El Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ha abierto juicio oral contra José Ignacio, Juan Jesús y Víctor José Manuel Hernández Pérez, y contra el hijo de este último, Iván Hernández Perera. A los cuatro, a los que se les solicitan multas de entre 17.400 y 25.800 euros, se les acusa de tres delitos: estafa, estafa agravada y alzamiento de bienes, por los que la Fiscalía solicita doce años de cárcel para los tres hermanos y 17 años y medio a Iván.

Las acusaciones particulares piden hasta 24 años de cárcel y añaden más delitos. Los cargos también van dirigidos contra Comercial Jesuman y otras tres empresas dependientes de esa matriz: 3111 Fruitraders, 2021 Alimencanarias y Pancanarias.

El juez Alberto Puebla, en un auto fechado el pasado mes de noviembre, decidió imponer una fianza a Comercial Jesuman de trece millones de euros en concepto de responsabilidad civil. El importe coincide con la deuda que reclaman las acusaciones particulares, ejercidas por 16 empresas y proveedores del grupo de alimentación en su expansión a Gran Canaria a través de los supermercados Cerca, que cerraron en el año 2009.

Los hechos se remontan al año 2000, cuando se crearon Alimencanarias y otras cuarenta sociedades instrumentales para poner en marcha los mencionados supermercados Cerca. Para ello, los acusados llegaron a acuerdos con proveedores "que accedieron a ello con la seguridad y confianza que daba el Grupo Jesuman", según el relato del fiscal.

Seis años después, los supermercados cerraron y los proveedores, bien dejaron de cobrar, o bien recibieron unos pagarés adscritos a cuentas corrientes sin fondos. Según la Fiscalía, los ingresos de los supermercados se habían ido transfiriendo al Grupo Jesuman, que negó tener ninguna relación con esa sociedad.

Tanto Comercial Jesuman, que interpuso recurso de reforma, como los acusados, apelaron contra las últimas decisiones judiciales. En el inicio del proceso, los hermanos mantuvieron una línea de defensa muy similar, algo que no ocurre en la actualidad. José Ignacio Hernández se ha quedado como administrador único del grupo y considera que "ni aun en el supuesto hipotético de estimarse la versión de la acusación, podría atribuírsele el carácter de deudor". Señala, además, que no se ha justificado ni motivado el cumplimiento de los requisitos necesarios para la adopción de la medida cautelar.

Su hermano Juan Jesús asegura que el supuesto plan preconcebido para no pagar a los proveedores de Gran Canaria "sólo existe en la mente del instructor" y destaca, por un lado, que su sobrino Iván Hernández actuaba al margen de la empresa y que todas las decisiones en Jesuman las tomaba su hermano José Ignacio.

El tercer hermano, Víctor José Manuel, sostiene en sus alegaciones que las decisiones sobre Alimencanarias las imponía José Ignacio y que los supuestos indicios de criminalidad se produjeron cuando él ya se había desvinculado de esta sociedad. Según señala, durante el tiempo en que su hijo Iván llevaba la gestión de esta sociedad, todas las actuaciones se ajustaron a la legalidad.

Compartir el artículo

stats