Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas canarias, señaladas por hacer obras con salarios ilegales en Mallorca

Los constructores baleares denuncian prácticas fraudulentas de compañías de otras regiones que aprovechan los menores sueldos del convenio de su comunidad

Imagen de un grupo de apartamentos del sur de Gran Canaria sometido a un proyecto de modernización.

Imagen de un grupo de apartamentos del sur de Gran Canaria sometido a un proyecto de modernización.

Las constructoras canarias intentan abrirse mercado fuera del Archipiélago y parecen haberlo encontrado en territorios como Baleares. Lo están haciendo en los últimos meses sobre todo en un nicho de mercado en el que son especialistas, las reformas en el sector turístico, aunque esta dinámica podría estar sujeta a problemas de índole legal tal como perece que se está llevando a la práctica. Según las reiteradas denuncias de los constructores de aquella región y de la propia administración autonómica balear, las contrataciones se están llevando a cabo de forma ilegal y fraudulenta porque están pagando salarios a sus trabajadores, canarios desplazados por temporadas al archipiélago mediterráneo, por debajo del convenio del sector en aquellas islas, que pueden llegar a ser de hasta un 50% de diferencia respecto al de Canarias.

Los constructores baleares aseguran que empresas canarias, gallegas o valencianas se hacen con los proyectos de reformas de hoteles sobre todo en Mallorca, gracias a que pagan salarios de entre un 30 y un 50 % más bajos de los que fija el convenio del sector en aquella comunidad.

Según estas denuncias, esa práctica supone un "doble fraude". Primero porque perjudica a los propios trabajadores de las empresas de fuera que operan allí, porque aunque son contratados en Canarias o en las otras regiones originarias, deberían cobrar el sueldo del convenio balear. El segundo fraude que cometerían estas empresas operantes en aquel archipiélago afectaría a la Seguridad Social, ya que, como consecuencia de ese ahorro en los salarios, estarían cotizando por sus trabajadores menos de lo que les correspondería si se les aplicasen esos salarios vigentes en Baleares.

"Sabemos que hay empresas de la Península y parece que últimamente también de Canarias que nos hacen una competencia desleal. Nuestro convenio conlleva mejores salarios que en otras regiones de España. La obligación de todas las empresas que vengan a Baleares es que paguen los mismos salarios que se pagan aquí", declara a LA PROVINCIA / DLP el presidente de la patronal de la construcción de Mallorca, Eduardo López, quien sin embargo asegura no conocer el nombre de las empresas con estas prácticas.

"No sabemos qué empresas son. Hemos pedido a la inspección de trabajo que actúe. Es una clara competencias desleal porque nosotros perdemos contrato por las condiciones en que se ajustan esas obras por parte de las empresas de otras comunidades con convenios más baratos", recalca el dirigente empresarial mallorquín.

Desde la Consejería de Trabajo del Govern balear se reconoce la existencia de este fraude, pero aseguran desconocer aún los nombres y la procedencia geográfica de las empresas implicadas. Un portavoz señaló ayer a este diario que "se están llevando a cabo las oportunas inspecciones", aunque eluden concretar si tienen constancia de si en las obras inspeccionadas hay trabajadores procedentes de Canarias.

La directora general de Trabajo de esa comunidad, Isabel Castro, sí ha declarado recientemente al periódico local Diario de Mallor-ca: "Somos conscientes del frau- de y su impacto y hemos reforza-do la inspección", asegurando además que "es un fraude fácil de detectar: comprobamos las nóminas e incluso sabemos en qué momento llegaron a la Isla por su vuelo de entrada".

La presidenta de la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores de Las Palmas (AECP), María Salud Gil, asegura que esta práctica ilegal "también se produce en Canarias por parte de empresas baleares y de la Península", y apremia a los promotores de las obras a que "contraten respetando los convenios de los territorios donde se llevan a cabo las obras", y a la inspección de trabajo a "que persiga y castigue a los responsables".

Hasta un 50 % más barato

Las denuncias recogidas señalan por ejemplo que el convenio de la construcción de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura fija para un encargado de obra un sueldo anual de 20.930 euros, una diferencia notable respecto a los 29.474 que fija el convenio balear para este puesto y que sería el que debería cobrar el trabajador contratado en Canarias para hacer ese trabajo en la obra que su empresa lleva a cabo en Baleares. Es decir, que cubrir ese puesto de trabajo para un empleado contratado en aquella comunidad sale un 50 % más caro que cubrirlo con un trabajador canario.

Para el caso de un ayudante de obra, el convenio en Canarias establece un salario para ese puesto de 20.907, mientras que el de Baleares es de 31.507. Son 10.400 euros anuales de diferencia, que aplicado al conjunto de la plantilla utilizada eleva reduce considerablemente el coste salarial para las empresas que aplican ilegalmente sus convenios de origen y no el de la región en la que se trabaja.

El resultado de todo ello, según denuncian los constructores mallorquines, es que Baleares pierde puestos de trabajo en un sector en el que aquella región cuenta aún con 6.428 parados, mientras que en Canarias es de los sectores que mejor se está comportando en los últimos meses, con mejoras notables en los meses de primavera y verano e incluso uno de los pocos que creó empleo en noviembre.

Añaden desde Baleares que las constructoras de esa región se están viendo excluidas del negocio que genera allí por una "competencia desleal" que, en el caso canario, tiene la ventaja añadida de un REF (Régimen Económi- co y Fiscal) más ventajoso que el balear.

Los hoteleros mallorquines aseguran por su parte que la mayoría de las reformas se encargan a empresas de la isla, aunque admite que pueden estar dándose casos de contrataciones fraudulentas "que deben perseguirse". La presidenta de la Federación hotelera de Mallorca, Inma Benito, reconoce que "funciona la ley de la oferta y la demanda y cada cual contrata con quien mejor le conviene", pero que la mayoría de asociados contratas empresas locales, en todo caso respetando el convenio de esa comunidad.

"A mí me pagan igual que en Canarias. Me dijeron que me mandaban cuatro meses a Mallorca y yo estoy cobrando lo mismo que en Canarias. Cuando acabemos el hotel nos volvemos a casa, y mientras tanto nos tienen aquí en unos pisos que compartimos", declara al citado medio balear un trabajador que lleva semanas empleado en la reforma de un hotel de un turoperador alemán en primera línea de playa.

Compartir el artículo

stats