Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión fiscal se dispara en los municipios que viven del turismo

Los ciudadanos de Adeje, en la provincia tinerfeña, y de Pájara, en la de Las Palmas, son los que pagan más impuestos municipales

La presión fiscal se dispara en los municipios que viven del turismo

La presión fiscal se dispara en los municipios que viven del turismo

Los residentes en el municipio turístico de Adeje, en el sur de Tenerife, son los ciudadanos de la Comunidad Autónoma que mayor presión fiscal soportan para nutrir las arcas de su Ayuntamiento. La también turística Pájara, al sur de Fuerteventura, es la segunda localidad en esta particular clasificación y la primera en la provincia de Las Palmas. Los vecinos de ambos territorios son los únicos de las Islas que destinan más de 1.350 euros anuales para el pago de impuestos municipales, un gasto que, en general, se dispara allí donde la actividad principal es el turismo. Por el contrario, los habitantes de Arico, en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, y de Firgas, en la demarcación oriental, son -con los de Puntagorda- los que aguantan la menor carga fiscal, menos de 300 euros.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública, que dirige Cristóbal Montoro, acaba de publicar los datos de la liquidación del presupuesto de las entidades locales correspondientes a 2015. Con las excepciones de Betancuria y Valsequillo -que por su poca población suelen figurar entre los municipios con mayor presión fiscal pero que aún no han enviado sus respectivas liquidaciones al Ministerio- y de Artenara -que no se ha incluido en el análisis-, el sitio web Sielocal Transparencia Económica ha elaborado un estudio que revela las notables diferencias de carga impositiva entre las distintas localidades del Archipiélago. Tan es así, que un residente en Adeje gastó de media en 2015 en tributos municipales hasta un 544% más que uno de Arico. O, en el caso de la provincia de Las Palmas, un ciudadano de Pájara contribuye al mantenimiento de las arcas de su Consistorio con una cuantía unas cinco veces superior a la que exige el Ayuntamiento de Firgas a sus administrados.

El top ten de las diez entidades locales que a mayor esfuerzo impositivo someten a sus habitantes lo integran, de mayor a menor índice de presión fiscal -expresado en euros por habitante-, cuatro de la demarcación de Santa Cruz de Tenerife y seis de las islas orientales. En el caso de la provincia tinerfeña son las de Adeje, con prácticamente 1.653 euros anuales en 2015 -la mayor carga tributaria de los 85 municipios analizados-; Puerto de la Cruz, con unos 1.011 euros; Santiago del Teide, 1.007 euros; y Arona, alrededor de 939. Las seis de la demarcación de Las Palmas son las de Pájara (1.369,5 euros), Mogán (1.194 euros), Antigua (1.080), San Bartolomé de Tirajana (1.049), Yaiza (967,5) y Tías (928 euros).

Los diez municipios comparten así una característica fundamental: son municipios eminentemente turísticos, hasta el punto de que cuatro de ellos -Adeje, Arona, San Bartolomé de Tirajana y Mogán- se constituyeron recientemente como lobby, junto con Guía de Isora, para defender intereses comunes y paliar la falta de financiación. En la presentación de este particular G-5, los alcaldes de las cinco localidades hicieron precisamente hincapié en que la población flotante -básicamente los turistas- llega a cuadruplicar e incluso quintuplicar la población residente, algo que "no tiene respuesta desde el punto de vista de la financiación", se quejó entonces el regidor de Adeje, el socialista José Miguel Rodríguez Fraga.

El esfuerzo impositivo que han de hacer los vecinos de estas diez localidades para el pago del IBI, del IAE o de las tasas de agua, basura y demás contrasta sobremanera con el que exigen a sus administrados los ayuntamientos de Arico, Puntagorda, Firgas, El Tanque o San Juan de la Rambla. En ninguno de estos cinco casos -cinco territorios que no están entre los turísticos- llega ni siquiera a 300 euros, una sensible diferencia que incluso supera el 500%.

El agregado de los datos por provincias descubre que la presión fiscal municipal es mayor en la provincia occidental (622,78 euros) que en la demarcación de Las Palmas (574,7 euros). Canarias es, además, la séptima autonomía en el particular ranking de los consistorios más gravosos del país, con una carga impositiva media de 597,76 euros. El esfuerzo fiscal medio en cada región oscila entre los 809,35 euros del otro archipiélago del país, Baleares, y los 425,62 de la Comunidad Foral de Navarra.

Compartir el artículo

stats