Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Manuel Romero

"El principal reto de la economía del Archipiélago es la reforma de la ley electoral"

"Seguimos en una crisis socioeconómica profunda, se debe anteponer bienestar a crecimiento", asegura el profesor titular de la ULPGC

Manuel Romero Hernández.

Manuel Romero Hernández. ANDRÉS CRUZ

2016 resultó el mejor año de los últimos 15, para el Gobierno, y consolidó la recuperación de la crisis, según los agentes sociales, ¿cómo valora el pasado ejercicio?

Si se usa exclusivamente el indicador de crecimiento económico, algunas personas podrían aventurarse a proclamar que la crisis económica se ha acabado, pero es imprescindible empezar a vincular el concepto de crisis y de éxito de las políticas públicas con indicadores del bienestar de los ciudadanos, que es lo que realmente importa. De 2007 a 2014 los trabajadores con menos renta han llegado a perder hasta un 69% de poder adquisitivo en el grupo que reúne al 10% con los salarios más bajos y un 30% en el siguiente grupo. España también está entre los países donde más ha crecido la desigualdad, el índice de Gini en ese período ha crecido casi un 7%. Por otro lado, nuestro país ha pasado a ocupar el puesto 32 de 33 en calidad de empleo, sólo por detrás de Grecia, según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La calidad del empleo se mide por remuneración ajustada por desigualdad, estabilidad laboral y presión sobre el empleo. Canarias ocupa el cuarto puesto por la cola en renta de hogar en España a casi 4.000 euros de la media. El índice de riesgo de pobreza en las Islas es del 28,5% y la tasa de desempleo en Canarias, en torno al 26%. Seguimos en una crisis socieconómica profunda y los representantes políticos deben anteponer el bienestar social y el interés común al crecimiento económico, deben garantizar la igualdad de oportunidades y eso no se está consiguiendo, ni en nuestro país ni en nuestra autonomía.

Quince millones de turistas, ¿satisfacción por el logro de un nuevo récord o preocupación por el agravamiento del actual monocultivo?

Muy preocupado, es insostenible en un territorio tan frágil, seguir vinculando el éxito al número de turistas es un disparate. El coste social de un turista en las Islas es muy alto y los ingresos, muy bajos. El turismo de masas es poco rentable y muy consumidor de recursos, territorio, energía, agua, servicios públicos... El modelo turístico está obsoleto y no es rentable socioeconómicamente, por eso no es capaz de generar riqueza. La prueba de que el modelo no funciona está en que con récord de visitas la tasa de desempleo sigue siendo muy alta. Es indispensable enfocar nuestro modelo hacia un turista con un mayor perfil de gasto que aporte más rentabilidad socioeconómica y también sumar nuevas patas a la estructura de nuestra economía para resolver el desempleo. Y el Archipiélago dispone de recursos naturales y capital humano para conseguirlo.

Aparte de la diversificación, ¿qué retos afronta la economía isleña en 2017?

El principal reto es la reforma de la ley electoral. El sistema canario, basado en la circunscripción por isla, la triple paridad y las barreras electorales, genera la formación de un Parlamento fragmentado y con una escasa pluralidad política junto a un Gobierno débil y dividido por los intereses territoriales que favorecen el insularismo y los grupos de influencia extractivos, económicos y territoriales. Esto limita el desarrollo económico y el bienestar social de los canarios, y así se ha puesto de manifiesto en la evolución de los índices de desigualdad y de la renta per cápita de las Islas. En la década de los años setenta, antes de la implantación de la triple paridad, el índice de Theil, usado para medir la desigualdad, situaba a Canarias por debajo de la media española, pero en 2003 las Islas ya estaban por encima y con el peor valor de todas las comunidades autónomas, como ponen de manifiesto en su trabajo Goerlich, F.J. y Villar, A. (2009). También en ese período Canarias fue la segunda comunidad autónoma donde menos creció la renta per cápita. Y estamos a la cabeza del país en coste de corrupción per cápita percibido por los ciudadanos (artículo de León Araña y Ledesma en la revista de Economía Aplicada, 2014). Los países con peor sistema democrático son siempre más pobres y más corruptos y eso nos pasa en Canarias también. El sistema electoral canario debe evolucionar para superar la división territorial y favorecer la representatividad de las preferencias de los ciudadanos en las decisiones de políticas públicas sociales y económicas que se toman en el Parlamento y en el Gobierno de Canarias. Lo deseable es la defensa del interés común y para ello no es necesario que exista una sobrerrepresentación de los habitantes de las islas periféricas en nuestro Parlamento, donde no sólo se toman decisiones económicas.

¿Y qué riesgos?

Sin duda, el encarecimiento del petróleo. En realidad, el origen de la actual crisis económica en julio de 2008 fue la subida de los precios de las materias primas, sobre todo del crudo, por el aumento de la demanda de recursos energéticos, además de bienes y servicios en general, a causa de la incorporación al consumo mundial de China, India y otros países emergentes. Con un pico de 148 dólares por barril, el encarecimiento del petróleo arrastró a todos los productos básicos y paralizó por completo la economía. Ahora estamos camino de ello otra vez y volveremos a caer en una crisis. Y los países más dependientes, como España, son los que más volverán a sufrir las consecuencias.

Compartir el artículo

stats