Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La formación en las empresas

Salto empresarial al futuro

La realidad virtual se impone en los negocios como fórmula capaz de potenciar las ventas

Salto empresarial al futuro

Salto empresarial al futuro

El futuro es hoy y cada vez son más las empresas que prescinden del catálogo tradicional y optan por las gafas de realidad virtual para la presentación de sus productos y servicios a los potenciales clientes. Fueron la estrella en la reciente edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur). Ya no basta con contar las bondades de un alojamiento en las Seychelles, cabe la posibilidad de verlo al detalle y los departamentos comerciales se suman en masa a la utilización de este nuevo ingenio que ha venido para quedarse.

"¿Por qué voy a elegir un hotel por unas cuantas fotografías cuando otro me ofrece la posibilidad de situarme dentro de la habitación en la que voy a descansar antes de viajar?". Así lo expresa Javier Romera, creativo y comunicador visual que se ha propuesto que ningún negocio de las Islas ignore por más tiempo las posibilidades que abre este nuevo paso adelante de la tecnología. Crear la necesidad, convencer y ahora, además, dar al cliente la posibilidad de experimentar con el producto o el servicio antes de decidirse a adquirirlo. Si una imagen vale más que mil palabras, una tridimensional multiplica la veracidad de dicha afirmación de forma exponencial.

La directora de Formación de la Cámara de Comercio de Gran Canaria, María del Carmen Castellano, vio la oportunidad de robustecer el poder de comercialización de los negocios isleños y no dudó en incorporar el conocimiento de esta nueva herramienta a la oferta formativa de la institución cameral. Aún quedan algunas plazas por cubrir pero la acogida ha sido muy positiva. "Prácticamente todo el público al que nos dirigimos son personas ocupadas", explica la directiva de la Cámara. De ahí que abunden la iniciativas formativas fácilmente aplicables a la práctica y en las que los alumnos "puedan aprender mucho", la ecuación mágica para satisfacer las necesidad de aprendizaje de quienes no disponen de demasiado tiempo.

La velocidad con la que se suceden los avances tecnológicos obliga a las empresas a adoptar la formación continua como fórmula prácticamente obligada si quieren garantizarse no quedar atrás y mantener su competitividad. Y en el caso de la realidad virtual, el turismo es solo un ejemplo. Las aplicaciones son múltiples, prácticamente no hay ningún negocio en el que no tengan cabida.

"Pensemos en la educación", destaca Romera para incidir en los cambios que cada vez más centros formativos están adoptando. Las gafas de realidad virtual permiten ver el interior de un cuerpo humano y aprender así anatomía o trasladarse a un punto geográfico distante para poder estudiar sobre el terreno unas formaciones geológicas, comprobar los efectos de un alto grado de contaminación o los de un clima extremo sobre la flora y la fauna, por ejemplo.

Más gráfico aún. Antes de subirse al coche en la autoescuela, los alumnos ya han podido experimentar el contacto con los mandos y realizar una conducción simulada capaz de desterrar los primeros temores.

Claro que hablando del mundo de la empresa hay que empezar por preguntarse a cuánto asciende la inversión. "Depende de lo que se pretenda conseguir", apunta Javier Romera. Desde 600 euros se puede adquirir una cámara de doble lente capaz de registrar con calidad suficiente la totalidad del entorno. Por ejemplo, una simple fotografía te permite ver la plaza de la Ranas de la capital grancanaria en dirección a Vegueta y, rotando sobre el propio eje, contemplar la biblioteca insular y las terrazas anejas al centro comercial Monopol.

La gama de precios es amplia y puede llegar hasta los 6.000 euros si se pretende la más profesional. Ahora bien, también muchas de las empresas proveedoras de soporte y contenido audiovisual han dado ya el salto o tienen previsto hacerlo en el corto plazo, con lo que incorporar la cámara a los activos de la compañía tampoco es condición sine qua non. En este caso, solo serían necesarias las gafas.

Romera se encargará de desgranar esta semana en la Cámara de Comercio de Gran Canaria todas las posibilidades que abre a las empresas el mundo virtual.

Compartir el artículo

stats