Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis eleva en 12.897 el número de trabajadores autónomos en Canarias

La tendencia a la externalización de las empresas impulsa el auge del autoempleo en las Islas

La crisis eleva en 12.897 el número de trabajadores autónomos en Canarias

De entre las muchas cosas que la crisis ha cambiado de manera diametral, el mercado laboral se sitúa entre las de cabeza. La constricción de la demanda de mano de obra ha provocado que un elevado número de ciudadanos que con anterioridad dependían de una nómina se hayan visto impelidos a buscar ingresos por su cuenta, es decir, a crearse su propio puesto de trabajo. En los últimos seis años, el número de autónomos se ha elevado en 12.897 (12,2%) en las Islas.

Por supuesto que también los negocios padecieron en un primer momento el efecto del desmoronamiento de las economías occidentales. Los trabajadores por cuenta propia llegaron a alcanzar los 113.144 en Canarias al final de 2008 y en tan solo dos años la cifra descendió hasta los 105.184. El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social perdió por tanto en ese tiempo 7.960 afiliados (-7%).

Desde ese punto de inflexión, el volumen no ha hecho sino crecer año tras año hasta llegar a los actuales 118.081. "Personas con años de experiencia perdieron el empleo y para reintegrarse en el mercado laboral se vieron compitiendo con jóvenes que, si bien no cuentan con el factor veteranía, están también bien formados y presentan de cara al empleador el acicate de que su contratación está bonificada", expone el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Canarias, Juan Carlos Arricivita.

Peor aún lo tienen en ese aspecto "las mujeres", lamenta el representante del sector, que se vieron en la calle y con hijos a su cargo, factor que juega en su contra. "Deberíamos haber desterrado para siempre esas reminiscencias del pasado, pero lo cierto es que continúan existiendo", asegura el propio Arricivita.

Eso desde el punto de vista de la demanda de empleo, pero también la oferta ha ayudado a la reconfiguración del mercado laboral. Una de las conclusiones extraída por los empresarios que han logrado sortear el negro periodo es la ventaja que otorga en época de vacas flacas contar con una estructura de costes ligera. En otras palabras, la externalización de servicios ha crecido de forma exponencial en los últimos tiempos, lo que, significa que se han multiplicado las oportunidades de negocio para los trabajadores por cuenta propia.

"La filosofía actual es tener las plantillas más pequeñas posibles", relata Arricivita. Con anterioridad al crack económico de Occidente, las empresas de mediano tamaño de las Islas, entendidas como las que contaban con un número de trabajadores de entre 20 y 50, contaban con departamentos de recursos humanos o comunicación, servicios que "hoy se subcontratan", destaca el presidente de ATA-Canarias.

Cuando se publicó la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al último trimestre del pasado año, se comprobó que no cuadraban los números de creación de empleo con los contenidos en la estadística de la Seguridad Social. Mientras que el volumen de ocupados creció en 13.000, el de afiliados lo hacía en más de 40.000 con respecto al final de 2015.

Lo mismo ocurre en el caso de los autónomos, que según la EPA se redujeron en 10.000 en el Archipiélago, con especial incidencia en el colectivo de los trabajadores independientes, es decir, los autónomos no empleadores. Arricivita descarta el dato y sostiene que solo dos meses de los últimos 24 han quebrado la tendencia ascendente de la curva.

Compartir el artículo

stats