Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado vuelve a discriminar a la flota artesanal isleña de atún rojo

Los 241 atuneros canarios se reparten el 1% de la cuota fija nacional mientras que seis cerqueros del Mediterráneo acaparan el 29%

El Estado vuelve a discriminar a la flota artesanal isleña de atún rojo

El Estado vuelve a discriminar a la flota canaria en el reparto de las capturas de atún rojo. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer la resolución de la Secretaría General de Pesca, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, por la que asigna de forma definitiva la cuota ajustada a cada caladero español. Las 241 embarcaciones de las Islas que cuentan con autorización para la pesca de esta especie se repartirán el 1,3% de la captura permitida: apenas 53,4 toneladas de las 4.031,39 que están en juego en el cupo fijo. En el lado opuesto de esta exigua cifra se sitúan los cerqueros del Mediterráneo, que despliegan redes kilométricas para capturar los ejemplares. Esta flota, compuesta tan solo por seis embarcaciones, acapara el 28,7% de las capturas. O lo que es lo mismo, con sus mallas pueden atrapar hasta 1.142,9 toneladas de atún rojo.

España tiene asignado para 2017 un total de 4.243,57 toneladas por la Unión Europea (UE), pero 212,18 de éstas, un 5%, se reserva para el Fondo de Maniobra que busca cubrir, principalmente, las necesidades de las pesquerías artesanales y capturas accidentales. Con esta acción, el Estado pretende conceder una porción mayor a las más desfavorecidas en el reparto inicial. Hace un par de semanas, el Ministerio informó que precisamente la flota que más se beneficiará de la distribución de esta reserva será la canaria, puesto que prevé asignar a los buques cañeros de las Islas 135 toneladas más, con lo que la cuota total ascendería a 188 toneladas. Así, el incremento del cupo final con respecto a la campaña anterior sería del 34%, un aumento tildado de "insuficiente" tanto por los pescadores canarios como por el Ejecutivo regional. Pero como la distribución del Fondo de Maniobra aún no es definitiva, el Gobierno isleño negocia todavía la posibilidad de aumentar el cupo.

De confirmarse las cifras anunciadas, las posibilidades de pesca para el conjunto de la flota pesquera del país crecen un 20,08%, ya que se suman 709 toneladas más. A través de un comunicado, el Ministerio de Pesca destacaba que todas las modalidades de pesca dirigida, compuesta por 388 buques y almadrabas -141 en Península y 245 en Canarias-, se beneficiaban del alza. La visión desde el Archipiélago es, sin embargo, muy distinta.

Un reparto "injusto"

El Consejo Asesor de Pesca, integrado por representantes de todas las actividades marítimas -como las federaciones profesionales de pesca, las organizaciones de productores o representantes del subsector de la acuicultura-, arrancó su andadura el lunes de la semana pasada. En esa primera reunión, el órgano ya se pronunció a favor de defender una asignación mayor de capturas de atún rojo. El presidente de la Federación Regional de Cofradías de Pescadores de Canarias, Fernando Gutiérrez, sostiene a su vez que este reparto no solo es insuficiente, sino que se trata además de una "injusticia". Bajo su punto de vista, la Secretaría General de Pesca, en manos de Alberto Manuel López-Asenjo desde enero de este mismo año, ejerce una "gran tiranía" con la flota artesanal isleña. En la comparación de cifras encuentra justificación a sus palabras, puesto que la cuota de 53,4 toneladas de Canarias "condena al hambre a miles de familias". Gutiérrez entiende que el reparto de las 3.978 toneladas restantes de cuota fija entre los buques de cebo vivo del Cantábrico, las cañas y líneas de mano del Estrecho, las almadrabas de Cádiz, los cerqueros del Mediterráneo y los pescadores de las Península que utilizan el palangre "privilegia a algunos apellidos".

En la resolución de la Secretaría General de Pesca se detalla la flota autorizada para la pesca del atún rojo, siendo la primera vez que el Estado no ha excluido a ninguna embarcación, puesto que con anterioridad el número de barcos aprobados estaba congelado. Los barcos que faenan en Península sí tienen asignada una cuota específica, algo que no ocurre con los buques cañeros canarios. En la decisión publicada en el BOE, se especifica que la flota isleña gestionará de forma conjunta la cuota que le corresponda. Es decir, no viene pautado cuánto puede capturar cada embarcación, lo que provoca que en muchas ocasiones, dada el escaso tonelaje asignado para el conjunto, cierren la campaña de vacío. Campaña, además, que suele durar un día o día y medio por la rapidez con la que se salda el cupo.

Y aunque la ampliación de la cuota constituye una de las principales reivindicaciones del sec-tor pesquero del Archipiélago, el reparto de capturas no siempre existió. La Comisión Internacio-nal para la Conservación del Atún del Atlántico (Iccat) decidió en 2007 establecer cercos a la pesca por la posible extinción de la especie. Fue entonces cuando se establecieron las cuotas que correspondías a cada flota, pero Canarias salió malparada en su defensa ya que le concedieron una asignación inferior a su capacidad al no tenerse en cuenta como capturas de atún rojo los ejemplares de esta especie que los pesqueros canarios denominan patudos.

"Canarias no tiene culpa y siempre existió; es una región pesquera y no hay ninguna razón para dejarla fuera", reclama Gutiérrez, que estima que la pesca de túnidos arranque a mediados de marzo.

Compartir el artículo

stats