Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los turistas sacaron de Canarias mil kilos de papas pese al veto por la polilla

El Gobierno regional colocó en 2011 en los aeropuertos y centros comerciales un millar de cajas con tres tipos de mojos para promocionar la gastronomía isleña

Los turistas sacaron de Canarias mil kilos de papas pese al veto por la polilla

La prohibición de exportar papas que pesa sobre el sector primario del Archipiélago no impidió que los turistas sacaran de las Islas, fundamentalmente de Tenerife, al menos una tonelada de este tubérculo entre mediados de 2010 y 2011. Esta exportación a pequeña escala pese al veto por la plaga de la polilla guatemalteca -vigente desde el año 2000- fue posible gracias al propio Gobierno de Canarias, que impulsó una campaña promocional de la gastronomía tradicional de la región que incluyó la distribución en emplazamientos turísticos, establecimientos comerciales y tiendas de aeropuertos de una caja con un kilo de papas que, además, incluía tres pequeños botes con mojo rojo, rojo picante y verde e incluso 250 gramos de sal de La Palma.

En concreto, la Consejería de Agricultura del Ejecutivo autonómico, que entonces dirigía Pilar Merino, del Partido Popular, y la empresa pública Gestión del Medio Rural (GMR Canarias), al frente de la cual estaba Águeda Fumero, con quien este diario trató ayer sin éxito de ponerse en contacto, repartieron al menos mil unidades de estos envases de papas tradicionales o antiguas, con los que el departamento del Gobierno que aún entonces presidía Paulino Rivero daba continuidad a una iniciativa que ya había tenido cierto éxito en el caso de los quesos y los vinos. En julio de 2010, la propia Fumero hacía hincapié en el "éxito" que estaba teniendo un formato de distribución eminentemente "destinado al sector turístico". De hecho, GMR publicitaba el estuche como una oportunidad que tenían los visitantes para "llevarse a sus lugares de residencia uno de los productos más emblemáticos y apreciados de las Islas, favoreciendo así la comercialización de las papas".

La iniciativa choca hoy, más de un lustro después, con la renovada preocupación por la polilla guatemalteca, Tecia solanivora, que se ha extendido a Galicia. El Gobierno central ha de decidir qué hacer con el problema en los cultivos gallegos, ante lo cual el actual consejero canario de Agricultura, Narvay Quintero, ha avisado ya que si se permitiera exportar desde la región norteña, lo "evidente" sería que se permitiera hacerlo también desde el Archipiélago, desde donde no puede hacerse desde el año 2000, uno después de que se descubriera la plaga, tal como explicó el propio Quintero en una reciente rueda de prensa.

¿Cómo entonces pudieron venderse estos envases en 2010-2011? Desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en Canarias explicaron ayer que cabe la posibilidad de la venta al exterior siempre que se haya garantizado que la papa esté libre de la plaga, lo que generalmente se consigue con un período de cuarentena.

Sea como sea, la prohibición sigue vigente. Tan es así, que el Gobierno regional y varios cabildos han financiado el desarrollo de un protocolo, ya en su última fase, que permita la erradicación de la polilla precisamente para poder volver exportar el tubérculo.

Compartir el artículo

stats