Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Canaria acapara la reducción del paro aunque Tenerife crea más empleo

El aumento de la población activa tinerfeña provoca que esta isla tenga solo 760 desempleados menos que en 2010

Gran Canaria acapara la reducción del paro aunque Tenerife crea más empleo

Un estudio detallado del comportamiento del desempleo por islas en los últimos seis años desvela la falta de homogeneidad en la mejoría. Tenerife concentra desde el final de 2010 el crecimiento de la población activa en el Archipiélago y ese incremento de la oferta de mano de obra lastra la reducción del número de parados (-0,6%) a pesar de ser la isla que más empleos ha generado hasta el último cuatrimestre del pasado año. Los 28.090 ocupados tinerfeños más son seguidos a distancia por los 24.320 grancanarios y, sin embargo, esta última isla ha conseguido reducir en un 16% el volumen de ciudadanos en busca de trabajo.

Por mucho empleo que se genere, si en la misma medida crece el número de personas que quieren trabajar, poco o nada bajará el paro. Tenerife es un claro paradigma de ello. A partir de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) analizados por el Instituto Canario de Estadístico (Istac), su población activa -la suma de quienes están trabajando y los que no tienen empleo pero lo buscan- engordó en 27.330 personas. Por tanto, a pesar de crear los mencionados 28.090 puestos de trabajo, la cifra de parados solo se recortó en 760 unidades.

En el saldo de ese mismo periodo, Gran Canaria ha atraído a 2.960 nuevos trabajadores, un crecimiento de solo el 0,7% -el de Tenerife alcanza el 6% en términos relativos- que ha conferido un valor mucho más elevado al empleo creado a la hora de rebajar las listas de parados; la Isla tiene hoy 21.360 personas menos en busca de una oportunidad laboral que hace seis años.

Se trata de la ultracorrección de una lacra que golpeaba con mucha mayor intensidad a Gran Canaria cuando la crisis de las economías occidentales caminaba hacia su mayor grado de castigo social. En 2010, mientras en esta Isla se acumulaban 133.440 parados (hoy son 112.080), en Tenerife alcanzaban los 117.750 (116.990 hoy en día), es decir existían 15.690 más en la primera de ellas.

En parte, el fuerte incremento de la población activa en Tenerife tiene que ver con ese punto de partida más positivo cuando la destrucción de empleo era masiva. La población parada se desplaza hacia las zonas donde resulta más factible hallar una solución a sus problemas. Tener un menor número de parados actúa como imán. Esto no provoca sino el reparto del problema, porque Tenerife contaba al terminar el año 2010 con 42.820 ocupados más que Gran Canaria y hoy esa mejor disposición de partida para quien busca un empleo incluso ha crecido hasta los 46.590 puestos de trabajo.

La pujanza del turismo se ha convertido en una de las principales razones para el crecimiento de la población activa en las Islas (35.810 más que hace seis años). En la asimetría del reparto entra en juego también el conocimiento de cada isla en la Península. El mejor posicionamiento de Tenerife como destino turístico -con tendencia a la igualdad en los últimos años- y el mayor tamaño de su planta alojativa se han convertido en los últimos años en inductores para la llegada de un gran número de trabajadores de la Península.

Compartir el artículo

stats