Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cada vez más solitarios

En uno de cada cuatro hogares en España vive sólo una persona

Cada vez más solitarios

"Nacemos solos y morimos solos, y en el paréntesis, la soledad es tan grande, que necesitamos compartir la vida para olvidarla". La frase pertenece al psicoanalista alemán Erich Fromm. La soledad se ha convertido en uno de los problemas más relevantes en la actualidad. Cada vez somos más solitarios. En uno de cada cuatro hogares en España vive una persona sola y la tendencia en Canarias va también al alza. En total, 196.600 personas en las Islas residen en sus casas sin compañía alguna, un 5,13% más que en 2013. La mayoría tiene más de 65 años.

¿Por qué cada día estamos más solos? Los cambios socioculturales y económicos han dado lugar a que la soledad haya experimentado un notable incremento, lo que se traduce en un empobrecimiento económico de la sociedad. Las personas solas participan económicamente menos que el resto, ya que, por lo general, no salen, no consumen, no viajan, no disfrutan del ocio? Así lo advierten los investigadores Juan Díez Nicolás y María Morenos Páez. En su libro La soledad en España, estudian esta realidad con consecuencias en el desarrollo de las personas y la sociedad.

El colectivo más propenso a padecer soledad son los mayores, seguido de las personas sin hogar, quienes están en situación de pobreza y los desempleados. El aumento de la esperanza de vida, los avances tecnológicos y vivir en una sociedad cada vez más individualista y menos solidaria son algunos de los factores que influyen en el fantasma de la soledad, junto con otros como los cambios en la estructura familiar, la baja fecundidad, el descenso de la natalidad, la crisis del sistema de cuidados y la desprotección familiar y la viudedad, según el estudio elaborado por los expertos del centro de Análisis Sociológicos, Económicos y Políticos.

Los especialistas subrayan que la elevada incidencia de la soledad no es un tema menor, sino que debe estar en el epicentro de las políticas públicas. Ven clave la intervención de las administraciones para actuar de forma preventiva en esta materia ante sus efectos en el plano social y económico.

En el caso de los más jóvenes, los investigadores avisan de que la soledad también tiene importantes implicaciones económicas. La soledad que pueden llegar a sufrir muchos a la hora de no poder independizarse les obliga a emigrar, lo que supone una "consecuencia catastrófica para la economía y el sistema de pensiones en España".

En los últimos tiempos se ha producido un extraordinario aumento de personas solitarias en este país. En el conjunto de la geografía nacional 4.638.300 personas viven solas, el 25,2% del total de hogares. De esta cifra, 1.933.300 (41,7%) tienen 65 o más años. Y de ellas, siete de cada diez personas son mujeres, 1.367.400 (70,7%), según la encuesta continua de hogares publicada por el INE, que facilita datos correspondientes a 2016.

Comparando con 2015, el número de personas que no conviven con nadie en España ha crecido un 1,2%, es decir 54.100 más.

Actualmente, existe un importante volumen de mayores dentro de la pirámide poblacional española que se encuentran solos. En este sentido, los hogares unipersonales de personas de 65 y más años aumentaron un 4% respecto a 2015. Por el contrario, los formados por menores de 65 años disminuyeron un 0,7%.

Si se analiza el estado civil, en el caso de los hombres los hogares unipersonales más frecuentes estaban formados por solteros (58,2% del total). Mientras que en las mujeres, la mayoría de hogares unipersonales estaban formados por viudas (47,5% del global).

En Canarias la escena se repite. De los 2,1 millones de residentes en el Archipiélago, 196.600 viven solos, 3.300 más en relación a 2015, es decir, una subida del 1,71%. No obstante, si se observan los datos de 2013 las estadísticas contabilizan 9.600 personas más en soledad, un 5,13% más.

De tal forma que en estos momentos Canarias se sitúa como la cuarta comunidad autónoma donde más aumenta la población que vive sola. Se coloca en puestos de cabeza, por detrás de Cataluña (+1,92%), Galicia (+1,80%) y Andalucía (1,74%).

La mayoría de quienes se hallan solos en sus domicilios en las Islas, 62.600 personas, superan los 65 años, 1.100 más que un año antes y 2.800 más si se compara con 2013.

Asimismo, de esos 62.600 mayores que habitan solos, 42.000 son mujeres, un aumento del 4,46% en tan sólo doce meses, y duplican a los hombres en la misma circunstancia, 20.400, cifra que cae un 3,32% respecto al año anterior.

Las mujeres son consideradas más vulnerables, tienen menor capacidad de renta que los varones y más riesgo ante la pobreza, apunta el catedrático de Geografía de la Universidad de La Laguna, Juan Francisco Martín, que resalta que la pensión no contributiva que reciben las féminas resulta " en muchas ocasiones insuficiente para vivir". Precisa que las mujeres tienen mayor esperanza de vida, con un promedio de entre cuatro y cinco años, diferencia que va aumentando conforme se avanza la edad. "El hombre fallece antes y ellas queden viudas y, aunque tengan hijos, normalmente viven solas", apostilla.

Martín considera que las instituciones deben poner en marcha un plan de lucha contra la soledad, ya que se trata de "un problema grave, que puede perjudicar seriamente psicológicamente" a quienes la padecen de forma involuntaria, aparte de su impacto económico, debido al mayor gasto público en políticas sociales y sanidad.

Entre estos servicios figuran la teleasistencia y la atención domiciliaria, como los que presta Cruz Roja Española en Canarias, cuyo presidente, Gerardo Mesa, destaca que vivir en soledad favorece situaciones de dependencia y de deterioro de la salud de los mayores, que "no están preparados para abandonar sus casas y son muy reacios a dejarlas para ir a un centro o una residencia". "Si se ven forzados a salir de su hogar cambia su estado de ánimo una barbaridad y su salud empeora", añade.

En concreto, el servicio de teleasistencia de Cruz Roja atendió en 2016 a 4.838 usuarios en el Archipiélago, 2.756 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 2.082 en Las Palmas. El servicio de teleasistencia de esta entidad fue pionero en Canarias hace 25 años, recuerda el técnico responsable en la provincia oriental, Eduardo Pajuelo, que explica que funciona las 24 horas y 365 días al año para resolver emergencias y se hace un seguimiento a los usuarios, a quienes se les pregunta por su salud, se les felicita por su cumpleaños, se recuerda la medicación, y se les motiva para hacer excursiones y participar en talleres y mejorar, así, su calidad de vida.

Y es que "los ancianos no tienen miedo a morir, sino a estar solos, lo que piden sobre todo es compañía, alguien que les escuche", afirma Inmaculada Hernández, voluntaria de esta ONG, que sostiene que "muchas veces" quienes viven en soledad "se sienten abandonados" y cuando están con ella, que les anima a pasear, les da conversación o les ayuda en el hogar, les cambia hasta el humor.

La encuesta del INE revela, además, que 91.500 personas viven en Canarias con sus parientes, un 22,65% más que en 2015. Mientras que 38.000 personas residen con personas que no son familiares. Este parámetro registra una subida del 16,21% frente al año anterior y llega a alcanzar el 51,4% de alza si se compara con 2013 (25.100 personas). En este indicador hay que tener en cuenta el creciente interés, especialmente entre mayores, en alojar a estudiantes para estar acompañados y que les ayuden en las tareas domésticas a cambio de un alquiler económico o gratuito, una tendencia "en auge", remarca el profesor Juan Francisco Martín.

Al hilo de esto, el Gobierno canario trabaja en un programa en el que "dos o tres mayores puedan compartir piso con una pequeña asistencia diaria y para la elaboración de comida, y que puedan lograr un nivel de autonomía personal, que es de lo que se trata", señaló el viceconsejero de Políticas Sociales, Francisco Candil, consciente de que "hay que ponerse las pilas con medidas dirigidas para los mayores o tendremos un problema serio".

Igualmente, de la encuesta de hogares del INE llama la atención que el número de hogares formados en torno a parejas, de derecho o de hecho, es el más numeroso en España, con 11,1 millones, y en Canarias, con 998.000 personas que conviven en pareja con o sin hijos. Esta Comunidad Autónoma s lidera el aumento a nivel nacional de hogares integrados por parejas sin descendencia. En las Islas hay 368.800 personas que comparten techo con su media naranja sin tener hijos, un 6,19% más que en 2015, el porcentaje más elevado de España. Al margen de quienes renuncian a la prole, la incertidumbre económica y la precariedad laboral frenan también dar el paso.

Compartir el artículo

stats