Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias se mantiene en la carrera por engancharse al cable antiespionaje

El Archipiélago continúa en los planes de la infraestructura que unirá Brasil con Europa lejos de la mirada de los servicios de inteligencia estadounidenses

Canarias se mantiene en la carrera por engancharse al cable antiespionaje

Canarias se mantiene en la carrera por engancharse al cable antiespionaje

Canarias mantiene intactas sus opciones para ser punto de paso del cable integrado por cuatro pares de fibra óptica que unirá Brasil con Portugal bajo el mar y que se prevé esté operativo a partir de 2019. La pasada semana, el presidente español, Mariano Rajoy, acudió al país sudamericano para el acto de presentación de esta infraestructura tecnológica que permitirá fluir las comunicaciones lejos de los ojos y oídos del espionaje estadounidense.

En 2013, el excontratista de la inteligencia estadounidense Edward Snowden relató a un periodista los métodos empleados por la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU para interceptar las comunicaciones mantenidas por grandes empresas como Google y, aún peor, para estar al tanto de los datos sensibles que intercambiaba Francia con otros estados en el marco de su política exterior, comercial, científica y de defensa. Las alarmas saltaron y con rapidez se estableció una estrategia para mantener la privacidad en el flujo de datos entre Europa y Sudamérica.

Alfonso Gajate, presidente de la compañía española Eulalink, socia mayoritaria (65%) del consorcio hispano-brasileño Ellalink, que completa Telebras (35%), dio aún más sentido a la puesta en marcha del cable durante el acto de presentación al resaltar que la península Ibérica está 60 kilómetros más cerca de Fortaleza (Brasil) que Miami.

Sin embargo, de los nueve cables que unen hoy ambos continentes, ocho pasan por el gigante norteamericano y al único que viaja directamente desde el Sur de América hasta el Viejo Continente lo ha atropellado el paso del tiempo y a estas alturas aparece plenamente saturado y obsoleto.

En ese viaje de una a otra orilla del Atlántico entran en juego las Islas. La tantas veces reiterada posición geoestratégica de Canarias cobra pleno sentido en el ámbito de las comunicaciones. El ministro brasileño de Ciencia y Tecnología, Gilberto Kassab, también protagonista del acto de presentación celebrado en Sao Paulo, detalló que el cable tocará tierra en Fortaleza y Sines -localidad portuguesa situada 159 kilómetros al sur de Lisboa por carretera-, aunque está previsto que tenga parada en Cabo Verde, Canarias, Madeira y Azores.

El desarrollo del archipiélago caboverdiano, con el que las Islas mantienen excelentes relaciones, será exponencial al convertirse en líder del continente para las comunicaciones. Por su parte, Canarias será el primer contacto con Europa de la infraestructura. La parada resulta prácticamente obligatoria para el intercambio de información sensible, además de en el ámbito militar también en el científico. Chile y el Archipiélago están a la vanguardia mundial en observación astronómica y los 72 terabytes por segundo que ofrecerá el cable posibilitará que las comunicaciones se aceleren. "Ganaremos en capacidad, en velocidad y en confidencialidad", aseguró el propio Mariano Rajoy hace unos días.

La compañía Alcatel Submarines Networks es la adjudicataria del contrato. La Unión Europea ha entendido la importancia del cable -se tenderán unos 10.000 kilómetros- y ha subvencionado el proyecto con 25 millones de euros, aproximadamente el 15% del total de la inversión. El propio presidente canario, Fernando Clavijo, expuso al presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, hace un año la necesidad de que las regiones ultraperiféricas (RUP) entren en el proyecto.

Además, el jefe del Ejecutivo regional señaló en aquella cita la conveniencia de que las RUP puedan tratar directamente con Bruselas estos asuntos por considerar que no siempre los estados entienden la importancia que tienen para las regiones alejadas.

Compartir el artículo

stats