Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de cien canarios cambian cada día su contrato temporal por uno fijo

Las empresas de las Islas no sacaban de la temporalidad a tantos trabajadores desde hacía 10 años

Fátima Báñez, junto al portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ayer.

Fátima Báñez, junto al portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ayer. EFE

Más de un centenar de trabajadores canarios, exactamente 119, dejan atrás cada día la incertidumbre que implica un contrato temporal para integrarse en la nómina de empleados fijos de sus empresas. Aunque la tasa de inestabilidad laboral sigue siendo en el Archipiélago una de las más altas del país, en el haber del tejido productivo de la Comunidad Autónoma hay que incluir que hacía diez años que las empresas de las Islas no convertían en fijos tantos contratos temporales. Así lo ponen de manifiesto los datos que maneja el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que evidencian cómo el fin de la gran recesión (2008-2014) empieza también a notarse en esta estadística. En otras palabras: la paulatina mejoría económica, el tirón del consumo, el inagotable auge del turismo y las mejores perspectivas desde prácticamente 2007 -el año en que tuvo lugar el estallido de la crisis- han propiciado, junto con el abaratamiento del despido y los incentivos que ha traído consigo la reforma laboral, que los empresarios de la región vayan perdiendo el miedo a la contratación indefinida.

En el primer trimestre del año, según los datos suministrados ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que dirige Fátima Báñez, fueron 173.406 los trabajadores españoles que consiguieron la estabilidad laboral por medio de la conversión de contratos temporales a indefinidos. En el caso de Canarias fueron exactamente 10.679 los empleados que se beneficiaron de esta herramienta legislativa. De ellos, 8.384 tenían hasta entonces un contrato eventual por circunstancias de la producción; 1.727 tenían uno por obra o servicio; 267, uno de interinidad; y 40 son personas con discapacidad que estaban contratadas temporalmente bajo la modalidad específica para este colectivo laboral. Para contextualizar estos casi 11.000 nuevos convenios fijos hay que apuntar que son la cifra más alta en un primer trimestre desde 2007, cuando no precisamente eran pocos quienes negaban, también desde la clase política, la inminencia de la crisis. En consonancia con el profundo deterioro del mercado de trabajo, la conversión de contratos temporales a indefinidos tocó fondo en 2010, cuando apenas se contabilizó la mitad de casos que en este principio de año.

La reactivación de esta modalidad de contratación indefinida no evita, sin embargo, que el Archipiélago aún esté a la cabeza del país en lo relativo a la temporalidad en el empleo. La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) situó ayer a la región en el tercer puesto del ranking de las comunidades autónomas con mayor tasa de contratos temporales. Solo Andalucía, con cerca de un 36%, y Murcia (33,5%) superan el porcentaje de las Islas (32,5%), donde 32 de cada cien convenios laborales son de duración determinada. Con todo, acaso el dato más negativo sea que ese porcentaje, a pesar de la recuperación económica, creció en el último año en casi medio punto (era de un 32,1% en el primer trimestre de 2016). Hay que puntualizar, eso sí, que Fedea ha detectado un incremento de la inestabilidad laboral en 13 de las 17 autonomías, en todas menos el País Vasco, Navarra, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Fedea sí deja en buen lugar a Canarias en el paro de larga duración. Los expertos de la fundación califican de "descenso sensible" el experimentado en las Islas por las personas que acumulan meses en desempleo. Según Eurostat, 2016 terminó con un 54,5% de los parados con más de un año en las listas del Inem, un 5,3% menos que en 2015.

Compartir el artículo

stats