Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bhavnani se quitó sus últimos 80.000 títulos del Popular a horas de su venta

El inversor indio, un canario más desde hace décadas, se desprendió de otras 500.000 acciones en abril

Ram Bhavnani, en su despacho de Santa Cruz de Tenerife durante una entrevista.

Ram Bhavnani, en su despacho de Santa Cruz de Tenerife durante una entrevista. JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

En un nuevo ejemplo de su ya proverbial capacidad para presagiar los movimientos del mercado, el inversor indio Ram Bhavnani, afincado en Canarias desde hace más de medio siglo, se desprendió de sus últimos 80.000 títulos del Banco Popular -que tenía a través de una sicav- apenas un puñado de horas antes de la venta de la entidad al Santander por la simbólica cantidad de un euro. "Sí, tres o cuatro días antes", explicó ayer Bhavnani, durante muchos años conocido en las finanzas como el Warren Buffett español. Esos 80.000 títulos de los que se desprendió in extremis se suman a los 500.000 que vendió el pasado abril en una operación que cerró cuando ya llevaba tiempo viéndole las orejas al lobo. Una operación en la que, además, "casi no se perdió nada", reveló el empresario.

El fundador de Casa Kishoo, que llegó a tener invertidos en el Banco Popular cerca de 700 millones de euros, calificó de "lamentable" lo sucedido en una entidad que en su día fue, aseguró, "el mejor banco de España". "De verdad que es lamentable para los accionistas", insistió Bhavnani, que hizo hincapié, en clara alusión a Ángel Ron, en que "todos los presidentes deberían pensar en los dineros que cogen prestados", algo en lo que los accionistas "confían", agregó. Es más, el inversor, un canario y tinerfeño más desde que llegara a la Isla en 1965 con poco más de 20 años y sin un solo duro en los bolsillos, tal como él mismo ha reconocido en distintas ocasiones, mencionó abiertamente a Ron, que pasará a la historia como el presidente que llevó a la entidad a la quiebra, cuando aseguró que "no ha cuidado ni a los accionistas ni a los depositantes". Con todo, Bhavnani responsabilizó en parte a los accionistas de la situación, ya que "han consentido manteniendo a Ángel Ron en el puesto", algo que, al menos desde su punto de vista, no encuentra explicación alguna: "No se entiende", sentenció. Y menos aún, continuó, cuando "podían haber rectificado en 2007, en 2008, en 2009, en 2010 o en 2011", sentenció.

El inversor indio explicó que en los últimos tiempos comprobó cómo el Popular cerró el grifo del crédito al máximo, una evidencia de su falta de recursos. "Yo veía desde hace mucho tiempo que no se concedía crédito", ahondó Bhavnani, una de las mayores fortunas de la Comunidad Autónoma. "El banco se convirtió en una inmobiliaria", apuntó en conversación con este diario.

El empresario recordó que él mismo sufrió pérdidas en su aventura en el Banco Popular, del que fue uno de los grandes accionistas. Fue en concreto en 2009 cuando Bhavnani perdió unos cien millones de euros tras desprenderse de un enorme paquete de acciones. "Y salí definitivamente... De lo que no se confía hay que salir", recomendó este tinerfeño de adopción que, no obstante, y hasta hace apenas un par de meses, mantenía indirectamente cierta presencia en el banco. Sin embargo, la ruptura con el Popular fue ya casi definitiva cuando en abril se desprendió de 500.000 títulos.

El resto, unas 80.00 acciones a nombre de una sociedad de inversión de capital variable, una sicav, lo traspasó apenas días antes de la venta del Popular al Santander a instancias de las autoridades comunitarias, venta que se materializó este último miércoles. En estos momentos, reconoció quien fuera uno de los nombres propios de los que el Popular más pudo presumir durante años, su única relación con el banco está en las casi simbólicas 1.600 acciones que posee uno de sus hijos. "Incluso he retirado el dinero de la cuenta corriente", reconoce Bhavnani, quien al margen de su participación en la entidad como accionista, acumulaba "cuarenta años" como cliente del banco.

Son precisamente los clientes, los depositantes y los accionistas del Popular los que vienen en los últimos días sufriendo la incer- tidumbre propia del futuro que depara a la entidad tras la com-pra por parte del Santander. Ayer, la Organización de Consumidores (OCU) anunciaba que presentará el próximo lunes ante la Audiencia Nacional una querella contra el Banco Popular por la pérdida del valor de sus inversiones que han sufrido sus accionistas y bonistas tras la compra de la entidad por parte del Santander, informó Efe.

Hay que recordar que el pasado miércoles, a instancias de la Junta Única de Resolución y del Banco Central Europeo (BCE), el FROB llevó a cero el valor de las acciones del Popular, así como el de su deuda subordinada, con lo que accionistas y bonistas perdieron la totalidad de su inversión. La OCU explica que si los pequeños inversores y accionistas minoritarios invirtieron en títulos fue "por confiar en una información auditada, pública y supervisada que se ha revelado muy alejada de la realidad".

Compartir el artículo

stats