Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 70% de las empresas que vendían a Venezuela ha dejado de exportar al país

La crisis que atraviesa la República Bolivariana reduce drásticamente los intercambios comerciales con las Islas

El 70% de las empresas que vendían a Venezuela ha dejado de exportar al país

El 70% de las empresas que vendían a Venezuela ha dejado de exportar al país

Siete de cada diez empresas canarias que aún en 2012 exportaban sus productos a Venezuela han dejado ya de vender a la República Bolivariana. Una reducción de un 70% que comenzó en 2013, el año en que Nicolás Maduro llegó al poder, y que no se ha detenido desde entonces conforme al progresivo deterioro socioeconómico del país sudamericano. Tan es así, que la crisis venezolana ha reducido drásticamente los intercambios comerciales tanto con España como con la Comunidad Autónoma, donde los lazos con la llamada octava isla son si cabe más profundos que en el resto de territorios del Estado por la intensa emigración de canarios hacia la república a mediados del siglo pasado.

Ya en 2015, ICEX España Exportación e Inversiones, el antiguo Instituto Español de Comercio Exterior, reparó en que el interés de las empresas por la economía venezolana iba perdiendo fuerza. Un debilitamiento que, lejos de mitigarse, afecta cada vez a un mayor número de entidades que renuncian a seguir comerciando con el país sudamericano. Y el Archipiélago es un ejemplo claro de hasta qué punto las relaciones comerciales se han deteriorado en los últimos años, los mismos que han agrandado las diferencias entre Gobierno y oposición y que han desembocado en las violentas protestas en las calles que se viven estos días en la República Bolivariana.

Un total de 139 empresas de la región exportaron productos a Venezuela en 2012. Ese fue el último año del polémico Hugo Chávez al frente de la Presidencia. Desde entonces, y en menos de un lustro, el número de sociedades canarias que han ido abandonando la actividad exportadora a la octava isla no ha dejado de crecer. El año pasado, cuando la crisis que estalló en 2013 en el país sudamericano no solo era ya insostenible, sino que, además, había ahondado las arraigadas diferencias sociales -el cóctel incluye, entre otros muchos factores, problemas financieros, una extraordinaria caída de los precios del petróleo, la contracción del crédito bancario y una sociedad profundamente dividida-, aquellas 139 empresas isleñas que en 2012 habían enviado sus mercancías a la república se habían reducido a solamente 43, es decir, 96 menos. Una disminución de, exactamente, un 69%, según las estadísticas de ICEX a las que ha tenido acceso este diario.

Los datos oficiales ponen de manifiesto cómo las sociedades que han ido renunciando a continuar con el negocio exportador a Venezuela son cada vez más, sin que de momento las estadísticas permitan al menos intuir un cambio de tendencia. Aquellas 139 empresas del Archipiélago que habían conseguido introducir sus productos en el país en 2012 fueron 119 un año después, 101 en 2014, 47 en 2015 y las susodichas 43 en 2016. Es más, entre enero y mayo de este año, hasta donde abarcan los datos del organismo dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, el número de empresas de las Islas que exportaron a Venezuela fue de solo 15, con lo que la cifra a final de ejercicio no superará, de continuar el ritmo actual, las 36.

Y si la cantidad de entidades exportadoras se ha reducido sensiblemente, no menos lo ha hecho, en consecuencia, la factura de los envíos de mercancías. En 2012, las exportaciones de productos de Canarias hacia la República Bolivariana llegaron a 3,6 millones de euros, una suma que supone el techo histórico y que caería solo un año después, el del fallecimiento de Chávez, la sucesión de Maduro y el inicio de la crisis económica, a menos de 1,5 millones, prácticamente la misma cuantía que en 2014. En los dos siguientes ejercicios, 2015 y 2016, el montante no llegó en ninguno a 1,2 millones de euros. Por último, las 15 empresas que han vendido productos a Venezuela en el inicio de este año -básicamente productos industriales y tecnología- apenas lo han hecho por un importe de 283.000 euros.

Declive de las importaciones

Pero no son las exportaciones la única magnitud macroeconómica que evidencia el desplome de las relaciones comerciales entre el país sudamericano y la Comunidad Autónoma. De hecho, este resulta incluso más evidente si se observa la evolución de las importaciones, que han experimentado un verdadero declive a consecuencia de, fundamentalmente, la caída de los precios del petróleo, del que Venezuela es uno de los principales productores del mundo.

A lo largo de todo el año pasado, Canarias importó mercancías de la república que preside Nicolás Maduro por un exiguo montante de 2,1 millones de euros. Para contextualizar esta cantidad basta con apuntar que en 2009, ya en los años más duros de la crisis económica en las Islas, las importaciones sumaron 88,3 millones. O que incluso llegaron a 150 millones en 2007, el año en que tendría lugar el inicio del largo período de estrecheces con el estallido de la crisis de las hipotecas subprime o basura en los Estados Unidos. En definitiva, el Archipiélago ya no tiene a Venezuela entre los mercados en que aprovisionarse de mercancías.

Compartir el artículo

stats