Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feria 'World Travel Market' de Londres Canarias quiere asegurar el mercado británico

Los turoperadores presionan para que el 'brexit' no afecte a los vuelos a las Islas

El principal 'lobby' británico exige a Bruselas que el adiós del Reino Unido no acabe con el cielo único

Canarias en la World Travel Market

El sector turístico británico perdería tanto como el canario, o incluso más, si la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) finalmente desemboca en la exclusión de Londres del cielo único o mercado único del aire, lo que en el peor escenario posible reduciría sobremanera el número de vuelos entre las Islas y Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que constituyen el principal caladero de turistas para el Archipiélago. Consciente del riesgo para el negocio, la Asociación de Agentes de Viajes Británicos -la ABTA, por sus siglas en inglés- adelantó ayer al Gobierno de Canarias que ya ha empezado a movilizarse para presionar a Bruselas y las autoridades del Reino Unido y que la ruptura no acabe con el espacio aéreo común, una demanda que involucra directamente a la Comunidad Autónoma, que solo este año recibirá unos 5,3 millones de turistas británicos, un 5,7% más que en 2016.

Horas antes de inaugurar el estand de Canarias en la World Travel Market londinense, una de las ferias turísticas más importantes del mundo, el presidente del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, se reunió junto con representantes de su equipo con directivos de la ABTA, el principal lobby del sector en el Reino Unido. Tanto la asociación como la compañía aérea British Airways aseguraron a la delegación isleña que a pesar de la incertidumbre que ha traído consigo el brexit, las Islas siguen siendo opción preferente para los británicos. Tan es así, que el número de turistas procedentes de Gran Bretaña e Irlanda del Norte volverá a crecer en 2017 ese 5,7%, y ello aun cuando la disolución del matrimonio entre la UE y el Reino Unido no ha impedido que los datos sigan siendo positivos. En definitiva, el idilio que viven el Archipiélago y el turista inglés no se ha resentido, cuando menos no todavía, a consecuencia del brexit. Con todo, los nubarrones de una ruptura abrupta amenazan complicar la relación.

No en vano, sigue abierta la posibilidad de que Londres quede fuera del cielo único o Espacio de Aviación Único Europeo, que coordina Eurocontrol y que depende, jurídicamente, del Tribunal de Justicia de la UE. Este espacio permite, en resumen, que las aerolíneas puedan operar vuelos entre países comunitarios en los que no estén radicadas, es decir, permite que la británica EasyJet, por ejemplo, vuele a Canarias desde una determinada localidad italiana. Así pues, de no incluirse una excepción en las negociaciones del brexit, Londres quedaría automáticamente excluida de este espacio común en marzo de 2019, lo que paralizaría las conexiones aéreas de las compañías del Reino Unido y, en definitiva, "tendremos menos turistas británicos que vayan a las playas de España" y de las Islas, tal como avisó ya en julio el director del aeropuerto de Heathrow.

Esta es la razón por la que la ABTA transmitió ayer al Gobierno autonómico que ha decidido dar un paso al frente y presionar para que ambas partes sean conscientes de lo que está en juego.

Una estrategia que Canarias está dispuesta a secundar en defensa de un mercado que supone un 30% de todos los turistas que visitan la región, esto es, tres de cada diez o 30 de cada cien. "Canarias reivindica que se ponga en valor lo que el Reino Unido significa para las Islas y que esto se tenga en cuenta en las negociaciones para el posbrexit", explicó ayer la gerente de Promotur Turismo de Canarias, María Méndez, que recordó que las autoridades británicas y comunitarias, a pesar de que "va a ser complicado" -reconoció-, tienen que despejar todas las dudas antes del próximo verano, momento en el que las aerolíneas afrontarán una nueva programación de rutas y conexiones, algo que no podrán hacer si para entonces aún desconocen qué sucederá en marzo de 2019, cuando previsiblemente tendrá lugar la desconexión del Reino Unido.

La representante de Promotur admitió que "hay mucho en juego", de ahí que el lobby británico -la propia Ryanair ha criticado a Londres por no tener un plan B- se esté "movilizando para que haya presión".

De momento, en el Gobierno de Canarias y en el sector turístico local no creen que la sangre llegue al río y, de hecho, las aerolíneas trabajan en la World Travel Market con total normalidad, aunque, eso sí, en una situación, en palabras de Méndez, de " wait and see", es decir, de esperar y ver. No obstante, en el gabinete de Fernando Clavijo trabajan sobre la base de un doble escenario: por un lado, con la intención de mimar al fiel turista británico y con la premisa de que, efectivamente, no se romperá el cielo único; por otro, con una apuesta firme por diversificar mercados, con lo que llegado el caso de que el brexit provoque una sacudida en las compañías aéreas, la previsible pérdida de visitantes de Gran Bretaña e Irlanda del Norte se compense con la mayor afluencia de suizos, italianos o nórdicos, por ejemplo, que aumentan en todos los casos por encima del 10%. "La industria turística es muy cambiante y depende de muchos factores, y cuando un mercado está sujeto a una coyuntura específica, otro puede compensar su caída", expuso el propio Clavijo.

La crisis de Monarch

Por lo pronto, la feria londinense ya dejó en su primera jornada buenas noticias para el sector turístico de la región. Según fuentes del Gobierno y del empresariado, varias aerolíneas han mostrado su claro interés por cubrir el hueco que ha dejado en las Islas la quiebra de Monarch, que traía hasta el Archipiélago a alrededor de medio millón de británicos cada año. El presidente del Ejecutivo autonómico dijo que se está trabajando "intensamente" para que no se pierdan esas plazas.

El primer y ajetreado día de la WTM sirvió también para que Clavijo y su homóloga balear, Francina Armengol, acordaran crear un frente común para exigir al Gobierno central que bonifique con el 100% las tasas aeroportuarias que pagan los residentes en ambos archipiélagos en los billetes de los vuelos interinsulares y con la Península. Ello supondría la suspensión de facto de las tasas, a lo que se sumaría, de cumplirse las exigencias de ambos ejecutivos, un incremento de la rebaja del billete en los vuelos a la Península hasta el 75% del precio.

Compartir el artículo

stats