Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bankia gana 16.000 clientes isleños tras devolver el dinero de las cláusulas suelo

La entidad recupera cuota de mercado mediante la mejora de su reputación, a la que también contribuye el retorno a los minoristas de sus inversiones en la OPS

Bankia gana 16.000 clientes isleños tras devolver el dinero de las cláusulas suelo

Bankia gana 16.000 clientes isleños tras devolver el dinero de las cláusulas suelo

Bankia ha sumado 16.000 nuevos clientes en Canarias este año. La cifra supone un aumento de intensidad en el ritmo de captación de cuota de mercado y el banco lo atribuye, entre otros factores, a la política seguida para la devolución de las cantidades cobradas de más en virtud de las cláusulas suelo. El Archipiélago, con 26.000 afectados, era el territorio de origen de la entidad que mayor número de estos productos comercializó.

Los máximos rectores del banco que alumbró La Caja de Canarias junto a otras seis instituciones de crédito españolas establecieron al inicio del año un mecanismo para reintegrar el dinero que permitía eludir la vía judicial y ahorrar así 100 millones de euros. El presidente del banco nacionalizado -dos tercios permanecen en manos del Estado vía Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)-, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, José Sevilla, incluyeron en la enumeración de motivos para tomar aquella decisión, la mejora de la reputación del banco. Los datos parecen haberles dado la razón.

Goirigolzarri visitó ayer la capital grancanaria para entrevistarse con empresarios y con el presidente del Gobierno autónomo, Fernando Clavijo. El último día de este año finaliza el plazo de ejecución del programa de reestructuración que obligó a poner en marcha la Comisión Europea (CE) como condición para el envío de los miles de millones de euros con los que rescató a los bancos españoles en dificultades.

Entre las restricciones se incluían la prohibición de financiar proyectos del ámbito inmobiliario. De este modo, Bankia arrancará 2018 habilitada para competir en ámbitos que le estaban vetados y, además, con la expansión que le otorga la absorción, el pasado junio, del también nacionalizado BMN en Murcia y Granada.

En este escenario, la entidad presentará en febrero un nuevo plan estratégico que, a diferencia del que ahora expira, está enfocado al crecimiento en lugar de a la reestructuración. Los rectores de Bankia consideran que se llega a esta situación cuando están completamente superados los factores que lastraron el funcionamiento de la entidad desde su constitución, pasando por el episodio de la salida a Bolsa y la pérdida del patrimonio de las cajas por la obligada reformulación de unas cuentas falseadas que elaboraron el exministro Rodrigo Rato -primer presidente del banco- y su equipo.

El adelgazamiento de la plantilla, común a todo el sector financiero español desde el estallido de la crisis y los masivos cierres de oficinas en busca de una eficiencia que se escapaba a borbotones, también generó una desafección que conllevó una sangría de clientes. Por es desde hace dos años, el objetivo principal lo constituye el estrechamiento de la brecha que hay entre el banco y la clientela. El primer paso en esa dirección lo constituyó la decisión adoptada en el tramo final de 2015, que cristalizó en los primeros meses del año pasado, de devolver a los minoristas el dinero que invirtieron en las acciones que puso en circulación la entidad en la oferta pública de suscripción (OPS) anterior a su estreno en el parqué. Esta medida, sumada a la mencionada devolución del dinero cobrado a los clientes en virtud de la existencia de cláusulas suelo y la eliminación de las comisiones, se considera también responsable del incremento de clientela cosechado en los dos últimos años.

Según relató ayer en la capital grancanaria el primer ejecutivo de la entidad financiera, en el horizonte está la devolución de la totalidad del capital a manos privadas como única meta. Difícil tiene Goirigolzarri seducir a los inversores con el errático comportamiento de los títulos en los últimos días. La acción de Bankia volvió a perder ayer 68 centésimas para situarse en los 3,92 euros.

Por debajo de los cuatro euros se considera complicado afrontar nuevas privatizaciones parciales. La intención de los directivos es generar más valor para minimizar las pérdidas del dinero público que se inyectó a la entidad. En un informe de septiembre, el Banco de España situó la aportación de dinero público vía FROB al conjunto del sistema financiero español en 54.353 millones de euros y consideró que podrá recuperar 9.798 millones con la venta de su participación en Bankia y BMN.

Para entender la importancia de la consecución de ese objetivo, basta señalar que en ese mismo documento, el regulador español da por perdidos alrededor de 40.000 millones de euros, entre los que tienen especial protagonismo los más de 12.000 desaparecidos en Catalunya Caixa -hoy en manos de BBVA- y otros cerca de 10.000 que se esfumaron en las cajas gallegas. Eso sí, en Bankia saben que para recuperar la senda alcista, sus acciones se enfrentan a un mercado conocedor de que antes o después habrán de venderse y que, por tanto, relegará el momento de la compra cuanto sea posible.

Compartir el artículo

stats