Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extranjeros de la UE y mujeres ceban la población activa isleña desde la crisis

La aparición de 101.000 nuevos trabajadores en diez años lastra la mejoría del paro en Canarias

Extranjeros de la UE y mujeres ceban la población activa isleña desde la crisis

Extranjeros de la UE y mujeres ceban la población activa isleña desde la crisis

Canarias no ha recuperado aún el volumen de ocupados que tenía antes de la crisis, pero aparece como la comunidad autónoma que más empleo ha creado en los últimos doce meses. A pesar de ello y de la significativa mejoría alcanzada en el tercer trimestre de este año, el Archipiélago mantiene la tercera tasa de paro más elevada de España, un 21,87%; solo mejor que las de Andalucía (25,41%) y Extremadura (24,76%). Lo explica el incremento de la población activa, la suma de las personas que trabajan o desean hacerlo pero están en paro, que ha registrado en los últimos diez años en las Islas un incremento del 10,17% mientras se ha mantenido prácticamente plana en el conjunto del Estado (0,98%). Extranjeros de países pertenecientes a la Unión Europea y mujeres son los colectivos que con mayor intensidad han irrumpido en el mercado laboral isleño.

Esta variable se ha reducido en nueve comunidades autónomas desde el inicio de la crisis y se ha elevado en las ocho restantes. Canarias es claro exponente de este comportamiento asimétrico. Entre septiembre de 2007 y el mismo mes de este año, el país ha ganado 221.300 personas en situación activa; solo las Islas, 101.000.

El crack de las economías occidentales trajo consigo un masivo cierre de empresas. El mercado laboral se constriñó hasta el dramatismo, lo que provocó la masiva salida de la población extranjera que en los años de crecimientos continuos del producto interior bruto (PIB) e ignorancia de lo que estaba por venir, arribaron para ocupar uno de los muchos puestos de trabajo que colmaban la orilla de la oferta. En el Archipiélago hay hoy en situación activa 89.300 ciudadanos extranjeros de países que no forman parte de la UE, 30.100 menos que hace un decenio. La cuarta parte de los que había entonces (25,2%) tuvo que arrojar la toalla y partir a lugares más propicios para la construcción de un proyecto de vida.

El volumen de comunitarios en edad de trabajar ha sufrido el proceso inverso, con un incremento de 49.900 unidades (126,6%) hasta suponer la mitad de los trabajadores de las Islas con pasaporte distinto del español, cuando su peso era del 24,8% en 2007. "El sector servicios, sobre todo el entorno del turismo, les abre un catálogo de posibilidades muy atractivo", explica el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna (ULL), José Ángel Rodríguez.

El desconocimiento de idiomas diferentes del español por parte de la gran mayoría de la población local es el mejor aliado de ese grupo. Esta misma semana, el presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, puso bajo los focos el debate, abandonado durante los últimos años, de la necesidad de que las empresas cuenten con los canarios a la hora de desplegar sus políticas de contrataciones. No obstante, el jefe del Ejecutivo regional sabe que en muchas de las ocasiones a los empresarios no les queda más remedio que acudir a la Península o a otros países para encontrar los perfiles requeridos. "Lo que queremos los empresarios es contratar a quienes puedan ir al trabajo caminando", contestó el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de la provincia de Las Palmas, José María Mañaricua, para explicar la ventaja que supone incorporar a las plantillas a personas que tengan arraigo en el territorio sin tener que arriesgarse a fichar a otros que pueden no aclimatarse a un cambio tan brusco como es trasladar desde el continente toda una vida.

Prueba de que el jefe del Ejecutivo regional sabe que es la carencia de algunas aptitudes la que cierra muchas puertas a los ciudadanos que administra es su plan para extender el bilingüismo -al menos- a la totalidad del sistema educativo. El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, celebró esta iniciativa sin dejar de lamentar todo el tiempo perdido: "Veremos los resultados dentro de 18 o 20 años", expuso.

Es cierto que países como Rumanía o Bulgaria tienen una reciente incorporación al proyecto europeo -2007-, lo que en alguna medida también ha promovido la presencia de sus ciudadanos en el resto de estados de la Unión. "Algo de eso hay", señala José Ángel Rodríguez sobre la incidencia de este hecho en la morfología del mercado laboral canario. Sin embargo, mantiene que son las amplias colonias de "alemanes y británicos", sobre todo en el área sur de las islas más turísticas, y también "últimamente de italianos", las que tienen una mayor presencia.

El catedrático de Economía Aplicada incide, además, en el alto nivel de venta de casas a extranjeros que se registra en las Islas. El clima resulta atractivo para ciudadanos que pueden permitirse vivir aquí durante meses. Al calor de su presencia surgen negocios que cuentan con el añadido de hacerles sentir como en casa. "Muchos se crean su propio puesto de trabajo", afirma Rodríguez, incluso algunos de ellos hasta llegan a emplear a otras personas.

Sin embargo, no es la falta de idiomas la única barrera a salvar. El presidente de la patronal turística de la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Jorge Marichal, sostiene que a la ausencia de aptitud se une "en muchas ocasiones la de actitud". Su homólogo en la patronal CEOE Tenerife, José Carlos Francisco, lo expone más claramente: "Hay trabajos que ya los canarios no están dispuestos a desempeñar", apunta.

El otro factor que anima el crecimiento de la población activa en el Archipiélago durante los últimos diez años es cuestión de género. Las mujeres continúan siendo minoría en el mercado, pero la brecha se ha acortado de manera drástica desde que estalló la crisis. Lo que podría entenderse como un paso más en el proceso de normalización encierra, no obstante, dobleces negativas.

La destrucción de puestos de trabajo regó Canarias de hogares con todos sus integrantes desempleados. Muchas mujeres que hasta ese momento no se habían planteado trabajar fuera de casa se vieron impelidas a hacerlo. En muchos casos, conseguían un contrato más fácilmente que los hombres.

Alta temporalidad

José Ángel Rodríguez señala que, tradicionalmente, a la vertiente femenina del panorama laboral le ha sobrado temporalidad. La reforma laboral convirtió en más flexible un mercado que ya de por sí lo era. La estructura económica isleña, en la que los servicios son los grandes protagonistas, abona el terreno. "Estas carencias no tienen encaje en lugares industrializados, continúa el catedrático de Economía Aplicada, que sitúa geográficamente en las "grandes ciudades" la mayor incidencia de estos contratos.

La lógica económica construye todo el relato, pero hay una pieza que no encaja. Baleares es la única comunidad autónoma en la que la población activa ha crecido más que en Canarias en los últimos diez años, un 13,7%. Sin embargo, es también la única que hasta la fecha ha logrado situar la tasa de paro por debajo del 10%. Rodríguez encuentra la explicación en el progresivo alargamiento de las temporadas altas turísticas, aspecto en el que inciden factores de tenor muy distinto al económico como, por ejemplo, el cambio climático.

Otros datos del mercado laboral

  • Ocupados. 30.900 menos: A Canarias aún le falta recuperar 30.900 empleos para alcanzar el nivel que tenía hace diez años. En términos relativos, el retroceso es notable (-3,48%), pero la mejoría desde los peores momentos de la crisis es notable.
  • Nacionalidades. 41.400 más de la UE: Tanto los españoles como los extranjeros de países que no pertenecen a la Unión Europea (UE) que están ahora mismo trabajando en las Islas son menos que en septiembre de 2007. El único colectivo que registra un incremento es el de extranjeros de la UE. Son 41.400 más y el avance es del 112,8%.
  • Por sexos. 11.900 mujeres más: Desde el estallido de la crisis hay 11.900 mujeres más trabajando y 42.800 hombres menos, si bien los últimos continúan siendo mayoría.

Compartir el artículo

stats