Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias duplicará su producción eólica con el despliegue de molinos en el mar

La escasez de suelo y el abaratamiento de la instalación invitan a una implantación rápida

Canarias duplicará su producción eólica con el despliegue de molinos en el mar

La generación de energía a través de fuentes limpias recupera el pulso en Canaria tras un parón de prácticamente 20 años. Con un nuevo cupo de potencia eólica y fotovoltaica específico para el Archipiélago a punto de salir del horno del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, el Gobierno autónomo ya explora nuevas vías que le permitan cumplir sus compromisos de penetración de renovables. El siguiente capítulo que estudia con intensidad el Gobierno de Canarias es el de la eólica marina u off shore, una vía que permitirá duplicar la potencia que aportan los molinos instalados en tierra.

Un artículo publicado en la revista Energy este mismo mes por la doctora y profesora del departamento de Ingeniería de Procesos de la ULPGC Julieta Schallenberg revela que el mar que circunda a las islas podría dar cabida a aerogeneradores capaces de multiplicar por 22 la demanda de electricidad actual de las familias y empresas de las Islas.

La también integrante del Grupo para la Investigación de Sistemas de Energía Renovable (GRES, por sus siglas en inglés) matiza que en realidad ese cálculo no se corresponde exactamente con la normativa actual, ya que desde que se alcanzó se han producido nuevas restricciones. "En cualquier caso, eso no es lo importante", señala en referencia a lo innecesario que resulta un incremento de esa magnitud.

Lo que aporta la diferencia es el abaratamiento que se desprende de la utilización de esta tecnología off shore. Según los cálculos recogidos en el artículo, en el que también colabora Nuria García, un kilovatio hora generado por los molinos colocados en el mar cuesta un 23% menos que los que en la actualidad se obtienen en las Islas.

Además, la eólica marina resulta necesaria porque el suelo es limitado. "Sin duda es así", afirma el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, e impulsor del encuentro mantenido con las empresas punteras del sector el pasado mes de julio. En dicha cita, tanto él como el presidente regional, Fernando Clavijo, expusieron a esas compañías las ventajas que aporta el Archipiélago como banco de pruebas para sus prototipos. "En Escocia, las máquinas están mucho más lejos de la costa y te arriesgas a que un temporal te impida acercarte a ellas", expone Ortega.

El objetivo es, por tanto, doble: servir como laboratorio a la industria del sector y, toda vez que quede demostrada la viabilidad, integrar más potencia renovable por esta vía en el mix energético de Canarias. Para alcanzarlos, el consejero decidió implicar a Madrid y hoy son ya tres los ministerios - todos los implicados- que han dado su apoyo a la iniciativa: Energía, Turismo y Agenda Digital; Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y, por último, Economía, Industria y Competitividad.

Existe una intención más en el despegue de esta nueva industria. "Esto generará un nuevo nicho de negocio para las empresas que se dedican a las reparaciones navales", señala Pedro Ortega, "muchas ya se están preparando", advierte.

La primera experiencia está a punto de arrancar en Gran Canaria, con las instalación de un molino de 5 megavatios de potencia junto la Plocan (Plataforma Oceánica de Canarias) dentro del proyecto Elisa de la Fundación Esteyco. La gran particularidad de esta iniciativa es que por vez primera el molino se transporta flotando remolcado por barcos y al llegar al lugar indicado se despliega en altura y bajo el mar como lo haría un telescopio.

Esta forma de operar abarata los costes de instalación de manera importante. Hasta el momento hay que valerse de grandes embarcaciones. "Estos grandes buques grúa son un freno para el desarrollo del sector, ya que implican un alto coste además de un riesgo importante, debido a su escasez y a la dependencia que suponen", destaca la página web del propio proyecto.

El éxito supondría un cambio absoluto en el mercado. "Se trata de una tecnología nueva y los costes de inversión cambian", apunta la doctora Schallenberg. Ese incremento de la competitividad la hace aún más atractiva para abordar su despliegue en Canarias.

Compartir el artículo

stats