Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas canarias en pérdidas aún son más que las que declaran beneficios

Las firmas con ganancias son menos pero sus rentas superan los números rojos del resto

Las empresas canarias en pérdidas aún son más que las que declaran beneficios

De cada cien empresas canarias que presentaron el año pasado la declaración del Impuesto sobre Sociedades, solamente 45, menos de la mitad, habían cerrado el ejercicio con beneficios.

La crisis económica más profunda de la historia reciente sumió en números rojos a la mayoría de las firmas del Archipiélago y del conjunto del país. Y aunque la situación ha mejorado progresivamente en los últimos años, especialmente a partir de 2014, aún hay en las Islas más empresas que declaran pérdidas que las que tienen ganancias. Los datos que la Agencia Tributaria acaba de publicar sobre la última declaración del Impuesto sobre Sociedades -la correspondiente al ejercicio de 2015 y que las compañías presentaron el año pasado- muestran que de las 55.997 empresas declarantes radicadas en la Comunidad Autónoma, 30.887 habían sufrido pérdidas y las restantes 25.110 habían tenido beneficios. Así pues, las entidades en números rojos suponen un 55%, es decir, que siguen siendo más de la mitad a pesar de que lo peor de la crisis ha quedado definitivamente atrás, al menos en términos macroeconómicos. Es más, hay que remontarse a 2006, cuando las empresas presentaron la declaración correspondiente a 2005, para dar en las estadísticas de la Agencia Tributaria con el último año en que fueron más las firmas de la región con ganancias que aquellas con pérdidas.

Eso sí, el conjunto de las prácticamente 56.000 empresas canarias declaró en 2016 unos beneficios globales de 1.851,3 millones de euros. Y ¿cómo es posible que más de la mitad de los negocios manifiesten ante el fisco haber cerrado el ejercicio en números rojos y, sin embargo, que el entramado empresarial del Archipiélago declare tal cantidad a las arcas públicas? La explicación está en que las compañías que obtuvieron ganancias, por más que sean menos que las que sufrieron pérdidas, ganaron efectivamente mucho más de lo que perdieron estas.

Las estadísticas del organismo dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública revelan que las 25.110 empresas que cerraron 2015 con beneficios lo hicieron con un resultado contable de, exactamente, 3.357 millones de euros, mientras que las 30.887 en números rojos despidieron el año -en teoría el primero de la recuperación- con unas pérdidas globales de casi 1.506 millones. De hecho solo hay dos autonomías, Andalucía y Aragón, donde el resultado contable agregado de su tejido empresarial es negativo, en concreto de -1.371 y -1.892 millones de euros respectivamente.

La facturación de las compañías de las Islas supera los 40.881 millones de euros, lo que representa un levísimo incremento de apenas un 0,6% respecto de la cifra de producción declarada en 2015, que ascendió a prácticamente 40.629 millones. Un pequeño aumento que contrasta con el experimentado en otros territorios del país, como, por ejemplo, Castilla y León, donde se disparó por encima del 7%. El crecimiento del volumen de ventas de las empresas de la Comunidad Autónoma es así inferior al nacional, que fue de casi un 4%. Con todo, es tras comparar los números con los de antes de la crisis cuando se descubre hasta qué punto el largo período de estrecheces se llevó por delante buena parte de la facturación de los negocios del Archipiélago.

En 2007, el año en que cambió el ciclo económico con la crisis de las hipotecas subprime o basura, que estallaría definitivamente en octubre, la facturación agregada de las poco más de 58.000 firmas que presentaron la declaración del Impuesto sobre Sociedades ascendió a 51.568 millones de euros, es decir, a cerca de 11.000 millones más que en el último ejercicio auditado por el Ministerio que dirige Cristóbal Montoro. La caída es, por tanto, de un 21%, una de las más grandes de todo el país.

Las estadísticas de la Agencia Tributaria sirven también para medir variables e indicadores de la salud empresarial como el resultado de explotación o incluso el montante de los gastos en personal. Estos últimos sumaron en 2015 unos 7.469,2 millones de euros, una cuantía que supera en 378,4 millones el desembolso efectuado en 2014. Si se echa la vista atrás, hacia 2007, la base de datos del organismo público revela que el gasto agregado en personal de las empresas canarias era entonces de 8.824,7 millones de euros, con lo que desde entonces se ha reducido en un 15,4%. Resulta así que pese a la enorme sacudida que la crisis produjo en el mercado laboral de la región, el gasto de las sociedades de las Islas en sus plantillas ha disminuido casi seis puntos menos de lo que lo ha hecho el volumen de ventas.

En cuanto al resultado bruto de explotación, también conocido como Ebitda por sus siglas en inglés, este es uno de los indicadores que más terreno ha ganado en el entramado empresarial del Archipiélago. El Ebitda agregado de las firmas de Canarias era en 2014 de menos de 3.891,7 millones de euros, una cantidad que se incrementó un 6,5%, hasta casi 4.146,8 millones, en 2015, según las cifras trasladadas al fisco el año pasado. Un notable crecimiento que tiene importancia por el hecho de que el Ebitda o resultado de explotación es uno de los indicadores que mejor muestran la robustez de un negocio.

De las 55.997 empresas que presentaron la declaración de Sociedades el año pasado, 28.603 tienen su domicilio fiscal en alguna de las islas de la provincia de Las Palmas y 27.394, en las islas de la demarcación de Santa Cruz de Tenerife. El resultado contable agregado de las firmas de la provincia oriental llegó a 1.047,3 millones de euros, mientras que fue menor, de 804 millones, en el caso de las compañías de la demarcación occidental.

Compartir el artículo

stats