Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a José Manuel Rodríguez Moral

"La formación es la forma de acabar con las desigualdades"

"La metroguagua es un despilfarro para ganarle cinco minutos a una línea que ya existe", apunta el economisa

José Manuel Rodríguez Moral, ayer. SANTI BLANCO

¿En qué consiste su obra?

Son una serie de artículos escritos desde el 2010 hasta ahora. Algunos fueron publicados en prensa y otros son inéditos. Todos hablan sobre política, sociedad y economía, pero no trato ninguno de estos temas de manera independiente sino a la vez, cuando reflexiono sobre asuntos como la crisis. Los hay serios y humorísticos, muy especializados y de divulgación. Incluso el libro incluye caricaturas.

Los libros suelen ser de especialización o de divulgación pero rara vez saltan de una a otra.

Por la experiencia que he adquirido durante los años que he ejercido la docencia sé que cuando no se tiene tiempo para tratar un tema en profundidad se debe divulgar, que en realidad no es lo mismo que vulgarizar, sino tratar un tema complejo de la forma más amena posible para que el mayor número de personas lo entienda.

Para rizar el rizo su libro también es humorístico.

Sí, pero a través de dos personajillos, José Penanegra, que es un hombre crítico y muy enfadado con la situación actual, mientras que el otro, Cándido Buenaventura, lo ve todo bien, son como el yin y el yang.

Pero trata fundamentalmente de la crisis

En realidad la crisis es una excusa para tratar muchos temas, por ejemplo que durante el boom económico avanzásemos adelante de manera imparable como si esa situación nunca se fuera a acabar, a pesar de que todo el mundo sabía que tarde o temprano la burbuja económica que estábamos creando terminaría por estallar.

¿Cómo pudimos ser tan irresponsables?

Porque era muy divertido serlo. Cuando un trabajador no podía pagar el piso podía venderlo y como los precios de la vivienda subían vertiginosamente ganaría una plusvalía con la que pagaría al banco y aun así le sobraría dinero para comprar un coche e irse de vacaciones.

¿Cuáles son las verdades mentirosas que dan título a su obra?

El título del libro está tomado de uno de los artículos, que trata sobre Cataluña y como las mentiras de los independentistas se han adueñado del lenguaje.

La perversión del lenguaje como forma de persuasión que profetizó Orwell en 1984 se ha convertido en una realidad.

Efectivamente, y la vivimos a diario cuando los independentistas catalanes llaman unionistas a los constitucionalistas, como si éstos quisieran unir algo que estaba separado cuando Cataluña pertenece a España. Del mismo modo hablan de Cataluña y España cuando Cataluña es España.

¿Cuál es el origen del independentismo catalán?

Hay que buscarlo en que hay muchos catalanes supremacistas, que consideran que por el hecho de serlo son superiores al resto de españoles, más trabajadores, más cívicos y más desarrollados. Eso es simple y llanamente racismo.

¿No cree que ese supremacismo lo siente todos los occidentales hacia el resto de la humanidad?

Sin lugar a dudas, especialmente respecto a los musulmanes, cuando el problema que tienen los practicantes de esa fe lo hemos creado nosotros con el colonialismo, desde el problema Palestino al de Cachemira, pasando por el de Irak al haberles creado fronteras artificiales con tiralíneas. El terrorismo no son sino la metástasis de ello.

¿Cómo cree que acabará Cataluña?

Soy muy pesimista porque los independentistas son como mi suegro, que si no gana empata, es decir seguirán luchando por mucho que pierdan.

¿Y qué consecuencias podría tener para Europa?

Me preocupa que en una Europa que busca equilibrar todos sus sistemas políticos y fiscales haya gente que haga todo lo contrario por todo lo que ello podría generar.

¿A qué se refiere?

Al nacionalismo, que es la fuente de todos los problemas de Europa desde que esa ideología surgió en el siglo XIX. Es todo lo contrario a una mentalidad progresista.

También trata acerca del despilfarro público.

Sí, especialmente cuando hablo de la gran marina. No se debe gastar tantísimo dinero en una obra que no lo vale. Con la metroguagua pasa lo mismo, se trata de un despilfarro para crear una línea que va a ganarle cinco minutos a una que ya existe. La ciudad no puede gastarse ciento veintisiete millones aunque se los regalen, y ese es el presupuesto de salida, luego puede ser que cueste más.

Como economista trata acerca de los problemas que el alquiler vacacional va a crear a la industria turística.

El alquiler vacacional es imparable, porque toda la vida ha habido gente que ha alquilado su vivienda a alguien que venía de fuera, lo que sucede es que con las nuevas tecnologías se han multiplicado las posibilidades.

¿Cuál será la solución?

Existen dos campos: uno amateur y otro profesional. El primero tiene que estar regulado, pero de una forma diferente al segundo.

¿Se ha acabado la crisis?

No para todos, por eso he titulado uno de los artículos El andén de los olvidados. En él reflexiono que a la mayoría de los que se sacrificaron para salvar la economía no se les ha devuelto lo que perdieron. Desde 1959 hasta el 2007 cualquiera persona con trabajo podía tener una casa, sacar a su familia adelante y tener un proyecto de vida, pero eso ya no es posible desde la crisis. Actualmente se puede vivir y nada más. Todos íbamos en el tren, aunque fuera en el vagón de tercera, pero ahora se han quedado muchos el en andén, en concreto nada más y nada menos que la quinta parte de la población. Ellos no pueden tener un proyecto vital a pesar de ser los que más se han sacrificado.

¿Qué sector es el más desfavorecido?

Los jóvenes. Tenemos más de un 30% de fracaso escolar absoluto, para las clases pobres es irreversible, pero para las acomodadas no, porque sus retoños terminan acabando los estudios a fuerza de repetir o de cambiar de escuela. Sin embargo los hijos de familias desfavorecidas cuando abandonan la escuela a los doce años es para no volver, lo que crea un montón de parados estructurales que fueron el peonaje de la construcción y no tienen posibilidad de formarse para buscar otro empleo, y no olvidemos que la formación es la herramienta para acabar con las desigualdades.

Compartir el artículo

stats