Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Internacionalización Los sectores con más oportunidades

Cine, reparación naval y TIC, negocios para el despegue de la economía isleña

El sector audiovisual es el que más cerca está de lograr el arranque consolidable en el Archipiélago

Cine, reparación naval y TIC, negocios para el despegue de la economía isleña

Cine, reparación naval y TIC, negocios para el despegue de la economía isleña

El sector audiovisual es el más desarrollado en el intento por internacionalizar la economía canaria. La menor presión fiscal y el clima amable son dos de los pilares para asentar esta industria en el Archipiélago y atraer capital foráneo. Junto a ella, el oil&gas/offshore (reparación de plataformas sobre todo), y las TIC (empresas del ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación) se sitúan como los nichos de negocio con mayor potencial.

Los rodajes constituyen la única actividad que está cerca de convertirse en un "producto escalable", según la Estrategia Operativa de Internacionalización de la Economía Canaria elaborada por PriceWaterhouseCoopers para el Gobierno de Canarias. Es decir, tiene "potencial para crecer de manera exponencial, implica un cierto nivel de industrialización de la oferta" y, además, "genera un círculo virtuoso en el que cada caso de éxito atrae a otros".

El documento firmado por la consultora considera necesario "crear tejido local para asegurar la sostenibilidad". Es decir, al calor de los rodajes, es lógico que nazcan o se refuercen negocios locales en el sector con el fin de convertirse en proveedores de las grandes productoras. De ese modo, los inversores extranjeros se ahorrarían el engorroso traslado de parte del material y se garantizarían la existencia de recambio en el caso de averías.

A continuación se sitúa el sector "logístico/marítimo y offshore", que, siempre según PriceWaterhouseCoopers, presenta "algunos casos de éxito, pero también fracasos" y tiene la necesidad "de articular bien el ángulo y su vertiente de promoción exterior, dejando claro entre otras cosas qué tipo de empresas y actividades deben atraerse". Es decir, el documento para la internacionalización de la economía isleña incide en la importancia de centrar bien el disparo y descarta que pueda aspirarse de un modo genérico a captar todo el mercado del sector en el este momento.

Las TIC, que se sitúan en el tercer lugar del escalafón que mide el potencial interés de mercados foráneos, constituyen "un sector con esfuerzos incipientes y con primeros éxitos en empresas pequeñas ( startups)". Se trata de una actividad que depende en gran medida del talento individual en la situación actual. De hecho, se han producido casos de exportación de este ante el reducido tamaño del mercado local. El objetivo es precisamente el contrario, mantener los cerebros en el Archipiélago y atraer inversión para desarrollar las ideas que se generan.

Para determinar en qué medida resultan atractivos los diferentes sectores de cara a lograr internacionalizar la economía del Archipiélago, PriceWaterhouseCoopers manejó tres criterios. En primer lugar, estudió la distancia que resta a cada uno de ellos para "tener un producto integral escalable", esa oferta que tiene el éxito asegurado y es capaz de propiciar el despegue de la actividad.

La segunda derivada es más objetiva, ya que resulta plenamente cuantificable. Los expertos examinaron el volumen de facturación de la actividad en todo el mundo, el flujo de inversión extranjera directa que genera y el grado de concentración de empresas. Al respecto del último de los factores, el documento explica que la elevada saturación en un área concreta implica la "mayor probabilidad de que las empresas se vean" obligadas a buscar nuevas ubicaciones en las que materializar sus inversiones.

La tercera y última variable manejada para la conformación del ranking es "la inserción de correcciones por consideraciones estratégicas". Es decir, establecido el orden en función de los dos primeros criterios, se ponderan los resultados atendiendo a en qué medida dicho sector acerca a "la visión de futuro del plan estratégico y a los objetivos de una economía diversificada".

En el segundo bloque, siempre siguiendo el orden de importancia marcado por la consultora, se encuadran actividades como el outsourcing, la logística portuaria, las aerolíneas, las energías renovables, las tecnologías limpias, las TIC aún no consolidadas, los servicios profesionales y el mercado farmacéutico. En el tercero y último aparecen los deportes, la cultura, la minería, la educación, las actividades sanitarias, la economía del mar y la astrofísica. Los dos últimos aparecen tan lejos de la cabeza por la escasa facturación mundial que promueven, pero el estudio los destaca tras aplicar la corrección del tercer criterio por la importancia diferencial que aportan a las Islas.

Compartir el artículo

stats