Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan para captar inversión extranjera se propone crear 3.000 empleos anuales

La estrategia de internacionalización de la economía, elaborada por PwC para el Ejecutivo, pasa por aumentar el tamaño de las empresas y atraer 134 nuevas al año

Imagen del Puerto de la Luz y de Las Palmas tomada desde la Zona Franca.

Imagen del Puerto de la Luz y de Las Palmas tomada desde la Zona Franca. QUIQUE CURBELO

La internacionalización de la economía canaria plantea un escenario "ambicioso" que pasa por la creación de entre 3.000 y 4.000 empleos al año. Alcanzar ese objetivo pasa por multiplicar por diez el número de empresas y duplicar su tamaño medio. Así lo expone la Estrategia Operativa de Internacionalización de la Economía Canaria elaborada por Price Waterhouse Coopers (PwC) para el Gobierno autonómico.

El propio director del proyecto, Javier Garabal, sostiene que el nivel de ambición "es, sin ninguna duda, alto". Por su parte, la consejera de Empleo, Vivienda y Políticas Sociales del Ejecutivo regional, Cristina Valido, estima que "se puede llegar" a esos números. Más allá de la cifra -cerca de 40.000 empleos en diez años-, se trata de preservar "decenas de miles de empleos" en ese decenio, resalta Garabal, para lo que resulta necesario "multiplicar por varios enteros" los resultados actuales.

El trabajo adjudicado a PwC por 680.000 euros mantiene que solo apostar a lo grande puede traer un resultado apetecible. De hecho, parte de una mejora supuestamente sustancial -"duplicar en tres años los resultados actuales de número de empresas atraídas y un 20% su tamaño medio"-, que pasa por la instalación de 134 negocios extranjeros al año en el Archipiélago, para concluir que para cubrir tan escaso camino no merece la pena ponerse en marcha. Se obtendría así "apenas una mejora casi anecdótica del 1,5% sobre la situación actual" o, lo que es lo mismo, menos de 4.000 empleos en un trienio.

De ahí que la consultora defienda la pertinencia de "apuntar a medio plazo a un escenario mucho más ambicioso". Es el que pasa por "multiplicar por un número cercano a diez el número de empresas y duplicar su tamaño medio". Eso es lo que garantizaría que el número de oportunidades laborales gestadas a lo largo de un solo ejercicio pase de las 3.000 y se aproxime a las 4.000.

La mención de ese salto es ya de por sí arriesgada, pero responde al espíritu mismo de la estrategia, que el Archipiélago "tienda a convertirse, para su área de influencia geográfica, en lo que es Singapur para el sudeste asiático, Dubái para Oriente Medio, o Miami para América Latina". Es la traslación de los valores alcanzados en dichos enclaves en su proceso para convertirse en hubs internacionales, la que arroja esos resultados tan positivos.

El documento cocinado por PwC destaca, además, la importancia del equilibrio a la hora de generar el empleo. "En buena medida" debe ser "de alta cualificación", lo que pondría a las Islas en la senda de abandonar el vagón de cola en nivel salarial y de pensiones. Ese es precisamente uno de los objetivos que se persigue con la internacionalización de la economía, contar con una oferta de empleo más especializada. Sin embargo, no es posible que esos más de 3.000 empleos anuales tengan dichas características, ya que eso supondría obviar "las principales bolsas de paro", integradas en buena parte por trabajadores de escasa cualificación expulsados por la crisis del sector de la construcción.

El actual Ejecutivo canario ha señalado la internacionalización de la economía, bien mediante la atracción de capital extranjero, o bien propiciando la exportación por parte de las empresas isleñas, como una de las claves para los próximos años. En palabras del jefe del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, propiciará "mayores niveles de empleo y calidad de vida".

Compartir el artículo

stats