Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vidrio reciclado en las Islas equivale a sacar más de 6.600 coches del asfalto

La reutilización de residuos en Canarias evita emitir a la atmósfera algo más de 27.160 toneladas de dióxido de carbono

El vidrio reciclado en las Islas equivale a sacar más de 6.600 coches del asfalto

El vidrio reciclado en las Islas equivale a sacar más de 6.600 coches del asfalto

Los canarios acuden cada vez más al contenedor verde para depositar envases de vidrio en su interior. El año pasado cada isleño recicló 18,5 kilos de este material, un 24,2% más que en 2014. O lo que es lo mismo, se evitó la emisión de 27.161 toneladas de dióxido de carbono, una acción equivalente a retirar de la circulación unos 6.650 coches.

La conciencia verde de la población canaria va en aumento a tenor de los datos publicados por Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada del reciclado de envases de vidrio en el país. Hace cuatro años se reciclaron en el Archipiélago 31.370 toneladas, unas 7.600 menos que las que se recogieron durante el pasado ejercicio. En 2017 los canarios depositaron en el contenedor verde en torno a 38.970 toneladas, un 9,4% más que un año antes.

Ya son 96.969 toneladas

El crecimiento ha permitido dejar de emitir a la atmósfera desde 2014 cerca de 96.969 toneladas de anhídrido carbónico (21.864, en 2014; 23.132, en 2015; 24.812, en 2016, y 27.161, en 2017), justo la misma cantidad que despiden 23.746 vehículos en circulación.

Canarias cuenta desde finales de febrero con el Comité de Expertos para el Estudio del Cambio Climático y el Fomento de la Economía Circular y Azul. Este órgano, compuesto por siete científicos, analiza el impacto que el cambio climático tiene en las Islas para fomentar medidas que palien su incidencia. No en vano, Canarias es la segunda comunidad que más sobrepasa el límite de emisiones permitidas. La posición geográfica del Archipiélago, a medio camino entre tres continentes, explica en buena medida esta posición. La incidencia del tráfico de aviones y barcos, tal y como ya ha expuesto el presidente de este comité, Aridane González, es un factor determinante, pero también lo es que la producción energética de las Islas se apoye principalmente en centrales térmicas.

La apuesta por las fuentes renovables y el fomento de la educación para lograr una sociedad más sostenible son dos de las principales líneas para revertir esta situación y frenar el avance del cambio climático, cuyos efectos se notan ya en la agricultura. No solo por la disminución de las lluvias, sino también porque el aumento de las temperaturas conduce a producciones más elevadas, lo que repercute al final en el precio de los productos. Y eso no es todo. El sector agrícola teme que el incremento de grados centígrados en el termómetro no solo facilite la reproducción de las plagas que ya están instaladas en las Islas, sino que además abra la puerta al asentamiento de otras nuevas. La acidificación del océano y la llegada de nuevas especies a las costas canarias son también otras de sus secuelas palpables.

La reutilización del vidrio no solo disminuye la emisión de gases al medio, sino que también aminora la actividad extractiva. Las 38.970 toneladas de material que no se perdieron por el camino durante el pasado año permitieron que no se extrajeran unas 68.160 toneladas de materias primas de la naturaleza, un 24,23% más que en 2014.

Cada canario recicló un kilo y medio más de vidrio que la media española, que se situó en 17 kilos por habitante. Baleares (38,8 kilos), La Rioja (27,2 kilos), País Vasco (26,8 kilos), Navarra (25,1 kilos) y Cataluña (20 kilos) son las comunidades que más envases de vidrio depositaron en el contenedor verde. El Archipiélago se situó en octavo lugar mientras que Extremadura (7,4 kilos), Andalucía (12,3 kilos) y Madrid (13,5 kilos) fueron las regiones menos concienciadas en sostenibilidad medioambiental.

El aumento del número de contenedores explica el mayor volumen de reciclaje de muchas comunidades. Los españoles contaron en 2017 con más de 6.200 nuevos recipientes, lo que supuso un incremento del parque del 3% hasta alcanzar los 218.146 iglús, según los datos difundidos por Ecovidrio en una nota de prensa. Esta entidad asegura que España, con ese número de contenedores, es "uno de los países mejor contenerizados de Europa, con un iglú verde cada 213 habitantes".

El principal motor de la economía canaria es la actividad turístico -representa más de un tercio de su Producto Interior Bruto (PIB)- y justo la hostelería genera, en términos generales, el 50% de los envases de vidrio de un solo uso que se ponen en el mercado. "La contribución del sector es vital para mejorar los resultados y desarrollar los principios de economía circular", apunta Ecovidrio. Para lograr su apoyo, la entidad visitó durante el año pasado más de 22.700 locales repartidos por todo el territorio y entregó a los profesionales de este segmento unos 15.300 cubos.

Compartir el artículo

stats