El empresario Miguel Ángel Ramírez ha explicado a la prensa en la mañana de hoy que todo ha sido un "malentendido". Según el también presidente de la Unión Deportiva Las Palmas sus abogados le explicaron que, como estaba recurrido el auto y este pasaba a la Audiencia Provincial, no era necesario que acudiera a declarar ante un juez. "Ante una llamada de la Justicia hay que estar, yo estaba en Miami y mis abogados me dijeron que no tenía porque venir y su señoría se molestó y por eso dictó una orden de busca y captura", ha señalado.

Ramírez se ha acogido a no declarar ante el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Las Palmas de Gran Canaria, Luis Galván. Según el empresario, el juez ha admitido sus disculpas. Galván lo ha puesto en libertad provisional sin medidas de tipo "excepcional", tal y como ha indicado el empresario. Tan solo tendrá que comunicar ante la justicia los posibles cambios de domicilio o teléfono al estar en calidad de investigado.

El empresario lleva un mes en Miami por motivos de trabajo. Según declaró esta mañana, su avión de la compañía Air Europa tuvo problemas el lunes en el aeropuerto de la ciudad estadounidense. "Se quedó montón de gente con problemas allí, ayer martes había riesgo de overbooking", ha aclarado. Ramírez señala que ese riesgo de "saturación" en el vuelo con destino Madrid fue el motivo por el que decidió coger un avión privado. "Me he comprometido con el juez y por eso vine de esta manera, por responsabilidad", ha apuntado.

La única medida cautelar que le ha impuesto el magistrado instructor a Ramírez es la obligación de notificar en sede judicial cualquier cambio de teléfono y domicilio, y, por supuesto, de comparecer a su presencia cuando sea citado.

Miguel Ángel Ramírez, detenido en Gando

Declaraciones de Miguel Ángel Ramírez este martes en El Larguero de Cadena Ser

Ramírez fue detenido en la mañana de hoy miércoles por agentes de la Policía Nacional en el aeropuerto de Gando cuando este aterrizaba en un avión privado procedente de la ciudad norteamericana. Al empresario grancanario se le puso una orden de busca y captura por no presentarse a prestar declaración por un presunto delito de fraude contra la Seguridad Social en la administración de la empresa Seguridad Integral Canaria.