Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pacto de las pensiones inyectará 34 millones extras en la economía isleña

El gasto sube este año en las Islas en 40,71 millones tras el acuerdo PP-PNV

El pacto de las pensiones inyectará 34 millones extras en la economía isleña

El pacto de las pensiones inyectará 34 millones extras en la economía isleña

El acuerdo alcanzado entre Partido Popular (PP) y Partido Nacionalista Vasco (PNV) sobre revalorización de las pensiones en el marco de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado para este año dejará en la economía canaria 34 millones de euros más. Esa es la diferencia entre la subida del 1,6% acordada entre ambas formaciones y el aumento del 0,25% que se había aplicado, el mínimo establecido en la reforma impulsada en 2013 por la que continúa siendo ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Además, alrededor de 29.000 ciudadanos de las Islas, los que se prevé que se jubilen entre 2019 y 2022, quedarán a salvo de ese cambio normativo de hace cinco años, que les habría supuesto un recorte de las percepciones con respecto a las que establecía el sistema de cálculo anterior.

El PP necesita a los nacionalistas vascos para sacar adelante las cuentas del presente ejercicio. La demanda peneuvista sobre las retribuciones que perciben los pensionistas se une al clima de movilizaciones de los jubilados en contra del distanciamiento existente entre los actuales aumentos y la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC). El resultado es que ambos factores -pensiones e inflación- se vuelven a vincular.

Es importante resaltar el marco en el que el Ejecutivo central da luz verde a la demanda del PNV para entender que la medida no es estructural, sino puramente coyuntural y, al menos de momento, solo evitará la pérdida de poder adquisitivo este año y el próximo.

La revalorización del 0,25% aprobada por el Gobierno suponía un incremento de 6,36 millones de euros del gasto en pensiones en Canarias. Se excluyen del cálculo las no contributivas y las mínimas, ya que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, señaló tras uno de los consejos de ministros celebrados en febrero que estas dos modalidades de percepción crecerían un 3%. A ese acuerdo llegó el Gabinete de Rajoy con Ciudadanos. Ahora, aplicando el 1,6% pactado, y que supera en una décima el aumento del IPC previsto para 2018, son 40,71 millones los que separan la cantidad destinada al pago de pensiones el pasado año y el presente. La diferencia con respecto al escenario planteado por el Gobierno inicialmente es de 34,35 millones. Para 2019, el acuerdo prevé que sea el IPC el factor que determinará la subida anual.

Después tocará volver a pasar por las urnas y ya la aritmética parlamentaria se encargará de determinar en qué medida los grupos de la oposición podrán presionar al Gobierno resultante para que las pensiones no sean terreno abonado a la hora de ejercitar el ahorro de dinero público. Los sindicatos ya han alertado de que en este ámbito no sirven los parches y reclaman una reforma en profundidad que garantice la salud del sistema. A ello añadieron que el cambio de paso del Ejecutivo es la respuesta a las movilizaciones que los pensionistas han protagonizado en todo el país durante los últimos meses.

La otra pata del pacto PP-PNV son las medidas que en la práctica suponen dejar en suspenso la aplicación de los dos principales cambios que adoptó el Gobierno dentro de la mencionada reforma de 2013. Precisamente uno de ellos acababa con la tradicional revalorización de las pensiones en función del IPC, mientras que el otro ligaba los ingresos de los nuevos jubilados a la evolución de la esperanza de vida.

Con ello, unos 28.800 canarios, calculados en función del ritmo de incorporación a la situación de retiro laboral de los últimos años, evitan ser los primeros afectados por el conocido como factor de sostenibilidad o factor de equidad intergeneracional. Dicho elemento implica que para el cálculo de las cantidades a percibir se tengan en cuenta, además de la edad, de los años de trabajo y de la bases de cotización, las variaciones estadísticas revisadas cada cinco años sobre la media del tiempo que vive la población española pasados los 67 años, nueva edad de jubilación.

Compartir el artículo

stats