Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bitcoines pasan por Hacienda

El fisco considera la venta de criptomonedas como ganancia patrimonial y el Gobierno obliga a los 'mineros' a ser autónomos

Los bitcoines pasan por Hacienda

A ojos de Hacienda vender un monedero cargado de monedas virtuales, como el bitcóin, no se diferencia mucho de especular con algún que otro producto financiero. Por eso, hay que tener mucho ojo a la hora de hacer la declaración de la Renta, y no olvidarse de comentarle a Hacienda que ha habido movimientos en esa cartera virtual. Aquel que haya comprado alguna de estas monedas con la intención de ganarse algún dinerillo, es decir para especular, deberá de declararlas como una ganancia patrimonial, según explica el presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf), Jesús Sanmartín.

También lo resalta así la propia Agencia Tributaria que, tras la consulta de un contribuyente, señala en su web que "partiendo de la premisa de que las compras y ventas de monedas virtuales efectuadas por el consultante no se realizan en el ámbito de una actividad económica, dichas operaciones darán lugar a ganancias o pérdidas patrimoniales". Sujetas a esas normas, el tipo del IRPF por el que hay que tributar varía entre el 19 y el 23%, en función del beneficio obtenido.

Siempre reflejado

Si no se gana dinero, y se pierde, esos números rojos se pueden compensar con otras ganancias patrimoniales que se hayan obtenido durante el año. En el caso de que no se haya conseguido ninguna se pueden equilibrar con las cuentas de los cuatro ejercicios siguientes. No obstante, siempre debe quedar reflejado en la Declaración de la Renta.

¿Y qué se ha de hacer si se intercambian criptomonedas? Hay que declararlo. Por muy pequeña que sea la cantidad supone siempre un cambio en el patrimonio, y como tal hay que declararlo.

Eso sí, si no se ha hecho ningún tipo de operación con las criptomonedas, tampoco hay ninguna responsabilidad respecto al fisco. Gracias al anonimato que proporciona la tecnología blockchain ni siquiera Hacienda, al menos por el momento, tiene constancia de que se posee esas monedas.

La cosa cambia desde que se haga alguna compra con bitcoines de cierta entidad o se ven- dan monedas y el dinero pase a una cuenta bancaria. Ya desde 2015 la Unión Europea (UE) considera las criptomonedas como un medio de pago legal, y sin diferencia alguna con el dinero convencional.

Hay una vuelta de tuerca más, los llamados "mineros", aquellos que mediante la verificación de complejos algoritmos informáticos son recompensados con bitcoines, están sometidos aún a otro tipo de regulación: tienen que darse de alta como autónomos.

Mientras, el valor del bitcóin va a la baja. Ronda los 7.500 dólares (unos 6.400 euros al cambio actual) después de que Estados Unicos anunciara que quiere meter mano en su regulación.

Compartir el artículo

stats