Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias se ofrece como base para que las aerolíneas británicas eludan el 'brexit'

La apertura de filiales les permite mantener el estatus actual cuando el Reino Unido abandone la UE

Canarias se ofrece como base para que las aerolíneas británicas eludan el 'brexit'

En la estrategia del continuo incremento de la conectividad como factor determinante para consolidar las cifras de llegadas de pasajeros, Canarias ha puesto la mira en las aerolíneas británicas. Uno de los efectos más peligrosos del brexit es la salida del Reino Unido de los cielos que compartía con sus socios para el transporte aéreo de personas y mercancías. Las compañías aéreas de Gran Bretaña pueden salvar en buena parte el escollo estableciendo filiales en países de la Unión Europea (UE) y operar desde ellas una parte de su negocio sin tener que abonar peajes.

En ese escenario, el Archipiélago se presenta como una oportunidad, según el vicepresidente del Gobierno canario y consejero de Obras Públicas y Transportes, Pablo Rodríguez. No es una batalla sencilla, tal y como demuestra el hecho de que Easyjet se decantara por Viena en julio del pasado año. Sin embargo, los contactos existen, porque el Archipiélago cuenta con una baza doble: la Zona Especial de Canarias (ZEC).

Las compañías que se decanten por Canarias solventarán esos problemas que genera en el tráfico aéreo la salida del Reino Unido de la UE. Por supuesto en los vuelos que tengan como origen o destino las Islas, pero las cifras son importantes. El pasado año fueron más de 5,5 millones de pasajeros los que llegaron en vuelos directos desde algún punto de Gran Bretaña, según datos de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea. La inmensa mayoría de ellos regresaron a sus casas. Un considerable volumen de negocio que, además, como toda empresa ZEC, destinará solo un 4% de sus beneficios al fisco, y esa es la ventaja competitiva de las Islas.

"Es una de las líneas que trabajamos en nuestra labor de mejora de la conectividad desde Promotur Turismo de Canarias", explica María Méndez, directora gerente de la mercantil pública encargada de nutrir de visitantes a la principal actividad económica del Archipiélago. Los contactos se han sucedido con la totalidad de las aerolíneas que tienen ADN británico, como Jet2 o las del grupo IAG, como British Airways.

No obstante, la ZEC por sí misma es ya un atractivo suficiente, como demuestra que Vueling decidiera establecer una base en Tenerife hace ya año y medio. El ahorro en costes fiscales pone a las compañías que dan el paso en una posición de salida más favorable que las de sus competidoras. De ahí que el diálogo se mantenga abierto con otras como Norwegian que, en este caso, tiene además al londinense de Gatwick como aeropuerto secundario.

Gran Bretaña tiene que negociar cada una de las relaciones que en el futuro mantendrá con la UE. Entre ellas, la del uso del espacio aéreo. Esa nueva relación se sustanciará bien mediante la firma de un convenio que dé acceso continuo a sus aeronaves al Espacio Europeo de Aviación Común (ECAA), bien a través de un acuerdo bilateral rubricado con la UE, o bien recurriendo a acuerdos a dos negociados país por país.

Ejemplos tiene para escoger entre una y otra opción. Noruega, siempre ajena al proyecto común europeo optó por la primera de ellas, si bien eso implica adaptarse a la normativa de la UE en derechos de los consumidores o gestión del tráfico, entre otras, además de aceptar una relación libre de aranceles en otros campos. Suiza es la que se decanta por el acuerdo directo con la UE, que también implica concesiones legales. Negociar nación por nación es el camino más arduo y largo, y reportará notables beneficios en el caso de lo necesario que sea mantener buenas relaciones con los británicos para el país en cuestión y costes de no menor tamaño en las ocasiones en las que el Reino Unido sea más prescindible.

Eso en lo que respecta solamente a la relación con la UE y sus países miembros. Pero es que, además, la Europa común tiene resuelta esta cuestión con naciones de la importancia de Estados Unidos o China. Lo que estos decidan con respecto a Gran Bretaña cuando el brexit se concrete será también una incógnita.

En todo caso, volar no va a resultar barato a los ciudadanos británicos. El sobrecoste con respecto al escenario actual está prácticamente asegurado, lo que da mayor valor a Canarias como ese lugar en el que tributar al 4% por los beneficios y mantenerse dentro del espacio aéreo europeo sin cambios en comparación con el presente.

La deslocalización de empresas británicas que quieren mantener el actual estatus para sus negocios con la UE es uno de los asuntos que más preocupan a las autoridades británicas, que buscan el modo de incentivar a las sociedades patrias para evitar fugas masivas. El establecimiento de filiales y sucursales se entiende como un mal menor, aunque no se obvia que esa práctica supone abrir una puerta en la que desde ese momento será difícil controlar el volumen de negocio que sale.

Compartir el artículo

stats