Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios exigen avanzar en la construcción de otra pista en Gando

La CCE aboga por abordar las obras cuanto antes para garantizar el desarrollo de Gran Canaria

Aviones en el aeropuerto de Gran Canaria.

Aviones en el aeropuerto de Gran Canaria. JUAN CASTRO

Los empresarios de Gran Canaria exigen que arranquen los trabajos para la construcción de una nueva pista en el aeropuerto de la Isla y lo hacen desde dos niveles de urgencia diferentes. Desde la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), su presidente, Agustín Manrique de Lara, señala que es necesario iniciar su construcción si se pretende concretar el potencial de desarrollo existente, mientras que su homólogo en el Círculo de Empresarios, Mario Romero Mur, da por buenos los cálculos de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), pero afirma que es el momento de colocar la tramitación administrativa a velocidad de crucero y solventarla para poder abordar la construcción de la pista en el momento en que se haga necesaria.

"No es cierto que tengamos ya dos pistas", sostiene Manrique de Lara. De ese modo se refiere a que la segunda es de titularidad militar y desde ella se atiende la seguridad del espacio aéreo de todo el Archipiélago y la ayuda a África, "que no es poca". La propiedad del Ejército del Aire supone que en el momento en que surge "una emergencia, la pista se bloquea", por lo que la patronal pide "una segunda pista [civil] en Gando".

A juicio del presidente de la CCE, "en cuestión de infraestructuras, siempre hay que ir un paso por delante", es decir, cuando se haga necesaria "ya será tarde. AENA dice que aún existe capacidad disponible", resalta sobre la reciente intervención en el Parlamento canario del director del operador aeroportuario en Canarias, Mario Otero, quien señaló que el conjunto de los aeródromos isleños están todavía a un 30% de colapsarse. "También en la autovía del Sur queda mucha capacidad disponible entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana, pero en momentos puntuales hay una alta saturación", explica gráficamente Manrique de Lara.

El desarrollo futuro

En opinión del dirigente empresarial, la exposición de Otero sobre la inconveniencia de abordar obras públicas innecesarias por temor a restar competitividad al destino -probable subida de tasas aéreas para financiar las obras- solo se explica "si tiene dudas sobre la capacidad de desarrollo de Gran Canaria. Estamos hablando de un incremento de los flujos futuros porque queremos ser un hub y mantener el liderazgo aeroportuario en capacidad y asistencia técnica en todo el entorno. Además, nuestra situación nos coloca en primera línea para multiplicar las relaciones y los intercambios con África Occidental", expone.

Por su parte, Mario Romero asegura que a estas alturas se hace ya necesario "abordar la previsión. Sabemos lo que cuesta mover un papel por estos lares y esta obra es muy compleja". Por ello, insta a poner a funcionar la maquinaria administrativa con el fin de tener todos los expedientes resueltos cuando el incremento de la actividad aeroportuaria devore la capacidad que Otero asegura que aún resta por cubrirse. "Aunque no constituya ahora mismo una urgencia, hay que trabajar en ello, porque cualquier proyecto que se inicia hoy, necesita muchos años para concretarse", explica.

Entre las labores a acometer en el corto plazo, el presidente del Círculo de Empresarios incluye la solución de futuro para los vecinos de Ojos de Garza. El lunes, el vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Obras Públicas y Transportes, Pablo Rodríguez, incidió en los casi veinte años que los ciudadanos cuyas propiedades están afectadas por la ampliación del aeródromo grancanario llevan sin poder vender ni rehabilitar sus viviendas, pendientes como están de que se produzca el traslado completo del barrio a una zona cercana.

También el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, se pronunció sobre el tema un día después. Si bien recordó las cifras ofrecidas por AENA y alertó de la posible pérdida de competitividad apuntada por el operador aeroportuario, también señaló la urgente necesidad de ofrecer un salida a los vecinos afectados.

Romero Mur afirma que el asunto "no se puede dejar aparcado" basándose en que la pista es innecesaria "hoy y dentro de cinco años, porque será imprescindible dentro de quince o veinte" y para entonces solo debe restar abordar las obras. "Todo cambia a gran velocidad, también el formato de los aviones y sus necesidades, y hay que anticiparse", concluye.

Compartir el artículo

stats