Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La banca acelera para desprenderse de 3.000 inmuebles en el Archipiélago

Las inmobiliarias de las grandes entidades financieras acumulan 1.200 casas en las Islas

La banca acelera para desprenderse de 3.000 inmuebles en el Archipiélago

La banca acelera para desprenderse de 3.000 inmuebles en el Archipiélago

La banca no quiere dejar pasar la oportunidad que le brinda la recuperación del sector inmobiliario para retirarse de un negocio que no es el suyo y que llevó a las entidades financieras a acumular cada vez más activos tóxicos. Bankia, Sabadell y CaixaBank son tres de las grandes firmas del país que con más claridad han mostrado en los últimos meses su intención de aligerar la aún pesada mochila de ladrillo que los años de crisis económica las obligaron a cargar. Pero ¿de cuántos inmuebles intenta desprenderse la banca en la Comunidad Autónoma? La cifra es considerable. Nada menos que unos 3.000 inmuebles tienen en oferta en el Archipiélago las grandes firmas inmobiliarias vinculadas a las entidades financieras. Una pesada cartera de ladrillo en la que hay hasta cerca de 1.200 pisos y casas y un sinfín de trasteros, garajes, locales comerciales, oficinas y hasta edificios enteros.

Los datos recopilados por este diario sobre la oferta en las Islas de las cinco grandes firmas relacionadas en mayor o menor medida con el sector bancario arrojan un total de 2.937 inmuebles en venta en la región. Una cifra que se divide entre la cartera de Haya Real Estate, que gestiona el ladrillo de Bankia, Cajamar, Liberbank, BBVA y Sareb; Solvia, la inmobiliaria de la que está dispuesto a desprenderse el Sabadell; Servihabitat (CaixaBank); y Altamira Inmuebles y Casaktua (Santander). Para contextualizar la importancia de estas inmobiliarias en el sector -cuyo peso en la banca creció exponencialmente en los años de la burbuja que explotaría en octubre de 2007 con la crisis de las hipotecas subprime o basura- basta con apuntar que ya solamente Sabadell, CaixaBank y Bankia acumulan en todo el país un riesgo relacionado con el negocio de la promoción y construcción inmobiliaria de más de 212.000 millones de euros.

Si se mira exclusivamente a Canarias, la oferta conjunta de los cinco vehículos que gestionan el ladrillo de la banca incluye un total de, exactamente, 1.167 pisos y casas que se distribuyen a lo largo y ancho del Archipiélago. Cerca de 1.200 viviendas de todos los tipos y precios -Servihabitat, por ejemplo, oferta desde una casa en Yaiza, en la isla de Lanzarote, por 875.000 euros hasta una vieja vivienda con terreno en Arico, en Tenerife, por 34.600 euros- de las que 497 están ubicadas en las islas de la provincia de Las Palmas y las restantes 670, en las de la demarcación de Santa Cruz de Tenerife.

Claro que la larga cartera de activos tóxicos de las entidades financieras no acaba en lo residencial, sino que va mucho más allá. Su balance también cuenta con una importante cantidad de otros tipos de inmuebles que en Canarias suman unos 1.770. Casi 1.800 propiedades cuya venta están tratando de acelerar entre las que están 1.120 garajes y trasteros, 638 locales comerciales y oficinas e incluso una docena de edificios enteros. Solvia es la firma que tiene en propiedad la mayor parte de estos edificios, hasta ocho de los doce. Entre ellos, por ejemplo, el edificio residencial Laurisilva situado en Las Palmas de Gran Canaria, de 35 viviendas y 26 garajes y cuyo precio no se especifica, o el edificio de Cruz Verde, en Santa Cruz de Tenerife, con siete viviendas, ocho garajes, cuatro trasteros y dos locales comerciales.

Servihabitat es la entidad que tiene el mayor número de viviendas (559) y otros inmuebles (764) en la Comunidad Autónoma.

Compartir el artículo

stats