Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ejecutivo hará inspecciones para controlar el acopio de piensos

El Gobierno investigará si hay una subida de precios y un deterioro de la calidad de los forrajes tras el consumo de las ayudas del REA

El Ejecutivo hará inspecciones para controlar el acopio de piensos

El Ejecutivo hará inspecciones para controlar el acopio de piensos

El Ejecutivo regional mueve ficha ante el malestar del sector ganadero del Archipiélago, que denuncia que los importadores de insumos destinados a la alimentación animal -cereales y forrajes- han realizado una "compra masiva" de estos elementos para hacer acopio de los mismos y "prestarse a la especulación",. Las ayudas del Régimen Específico de Abastecimiento (REA) de este año destinadas al abaratamiento del coste de los piensos se agotaron en mayo, una circunstancia que, según alertan los ganaderos, ha motivado un aumento de precios que afecta a la producción.

El Gobierno llevará a cabo acciones de dos tipos. De un lado se sitúan las inspecciones de calidad para comprobar el estado de los insumos. Con esta medida el Ejecutivo pretende comprobar que el supuesto almacenamiento que denuncian los ganaderos no afecta a los alimentos y, por ende, a la salud de la cabaña ganadera de las Islas. De otro, el Ejecutivo llevará a cabo una serie de controles de los precios para determinar si éstos se han elevado.

La crispación en el sector ganadero de las Islas es tal que incluso inició una campaña de recogida de firmas por toda la región para que el Gobierno adoptara algún tipo de decisión al respecto y fijara su posición. Otros años las ayudas del REA también se han agotado antes de que finalice el año, pero nunca tan temprano como hasta ahora. Fuentes de la Consejería de Agricultura apuntan a que este tipo de casos no se está dando con ningún otro producto, pero que en cualquier caso se hacen intervenciones periódicas para determinar si existe cualquier irregularidad.

Los ganaderos advierten, incluso, de que las empresas importadoras de cereales y forrajes les han enviado avisos de que los precios van a subir, una circunstancia que lamentan por el escaso margen de beneficios con el que cuentan para desarrollar su actividad. Más aún, explican, si se tiene en cuenta las limitaciones que supone desarrollar una actividad en un territorio alejado y fragmentado. "Partimos con desventaja en comparación con otras regiones del país y del resto de Europa, por lo que es injusto que no se tomen las medidas adecuadas para que esto se solucione de forma inmediata", apuntan desde el sector. Otras voces son más contundentes y advierten de que la continuidad de esta situación puede conducir a parte de la actividad ganadera a una situación extrema. "De seguir así, quizás muchos de nosotros no podamos afrontar el resto del año"

El sector recuerda, por ello, que el espíritu del Régimen Específico de Abastecimiento es precisamente garantizar el suministro de productos agrícolas esenciales a los territorios ultraperiféricos y paliar, al mismo tiempo, los costes adicionales que se derivan por tener esa condición de lejanía.

Los ganaderos hacen hincapié, a su vez, que entre los requisitos que se exigen a los agentes locales que buscan beneficiarse de esas ayudas comunitarias no solo está la inscripción en el registro de operadores creado para ese fin, sino también que la repercusión de los beneficios alcance al usuario final. Esto es, que la concesión de la subvención está supeditada a la "repercusión efectiva de la ventaja económica".

Para tratar de reducir la dependencia de exterior y avanzar en la autosuficiencia forrajera, el Gobierno impulsa un plan forrajero dotado de 600.000 euros, repartidos en tres anualidades (2016, 2017 y 2018). El objetivo de esta iniciativa es impulsar, además, el sector ganadero de las Islas, pues el coste que supone el alimento de los animales puede suponer al ganadero el 50% total de los gastos que tiene que afrontar para llevar a cabo su actividad.

Compartir el artículo

stats