Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Costas: "El 'brexit' es una oportunidad para que Canarias mire más a otros mercados"

"El crecimiento será del 2,5% en los dos próximos años, pero hay que gestionar bien y redistribuir la riqueza" afirmó el economista

El economista Antón Costas ayer en la sede de Cajamar de la capital grancanaria.

El economista Antón Costas ayer en la sede de Cajamar de la capital grancanaria. SANTI BLANCO

¿Estamos realmente ante una nueva desaceleración de la economía por la incertidumbre política general existente?

Hay un temor creciente porque hay señales de cierta pérdida de ritmo en la economía que pueden estar anticipando una recesión. Sin embargo, creo que este temor es prácticamente descartable. La economía española está pasando de un despegue muy fuerte durante cuatro años al 3%, incluida la economía canaria, a la fase en que se estabiliza la recuperación y pasa a moverse a una tasa que estimo en un 2,5% estable en los próximos dos años. Si los gobiernos español y canario saben aprovechar ese crecimiento y repartirlo bien puede, además de crear riqueza, mejorar el progreso social y las condiciones de vida de muchas personas que están en los umbrales de la pobreza. Un economista sensato no puede pronosticar más allá de dos años y en este periodo no veo síntomas de desaceleración significativos.

¿Qué fortalezas tiene la economía española que pueden contener ese temor a la recesión?

La economía española tiene fundamentos competitivos más fuertes de lo que normalmente tenemos en cuenta. Hay un problema de falta de autoestima que nos lleva a no saber ver que el buen comportamiento de la balanza comercial de bienes y servicios, no sólo del turismo sino también de la balanza de servicios no turísticos, es espectacular y eso va a continuar. Tanto el sector privado, como la mejora del empleo y el comportamiento del sector exterior me permiten decir que la economía española va a tener tasas de crecimiento del 2,5% anual.

¿Pero no se trata de un crecimiento poco robusto basado en un empleo débil, bajos salarios y desigualdades sociales?

Un crecimiento del 2,5% anual en los próximos años, si es bien gestionado por los gobiernos y las empresas en términos de distribuir mejor la renta generada, da para mejorar una parte de la precariedad de muchos hogares . Un ejemplo es el acuerdo salarial alcanzado en el sector hotelero de Baleares, que es positivo tanto para el sector porque hay márgenes empresariales para el crecimiento de los salarios -también en Canarias- como para los trabajadores. Antes de la crisis se produjo un divorcio entre crecimiento económico y progreso social, lo que supone una amenaza tremenda por la precarización de las condiciones de vida del 30% de los hogares españoles. Los datos del FMI de los últimos años nos revelan que una economía crece más sana cuanto más equitativa es, cuanto menos desigualdad tiene, pero este escenario aún no ha impregnado en los gobiernos ni en las empresas. El gran reto es volver a reconciliar crecimiento económico con progreso social y con democracia.

¿Es trasladable el acuerdo turístico de Baleares a Canarias?

En Baleares lo que había es una diferencia entre empresarios hoteleros grandes y pequeños. Los grandes eran conscientes de que había márgenes porque el aumento del excedente empresarial había sido importante y, sin embargo, los salarios estaban congelados. En los pequeños había más resistencia porque creían que la competitividad es mejor con salarios bajos porque no tienen dimensión para buscar mejoras. Pero si me aisla de cada circunstancia concreta y analizo los datos creo que hay margen empresarial en el conjunto del sector para una mejora salarial que lleve consigo una mayor productividad de los trabajadores y un mayor incentivo a la formación.

Canarias, España y Europa están pendientes del 'brexit' ¿Cómo cree que terminará la negociación y cuál será su impacto?

En el caso del brexit tenemos una situación paradójica para España. La salida del Reino Unido de la UE abre una oportunidad extraordinaria para España tanto en términos políticos como económicos. El Reino Unido es, junto con Alemania y Francia, el tercer pilar de la Unión Europea. En la medida en que salga se crea un vacío económico y político ¿Quién va a llenar ese vacío? Bajo mi punto de vista los candidatos son Italia, Polonia y España. Los dos primeros o no están en buena situación o aún no reúnen las condiciones, por lo que España tiene la suficiente reputación y, por lo tanto, se le abre una oportunidad muy importante que si la supiéramos aprovechar el brexit sería para nosotros una oportunidad.

¿Pero no cree que para el sector turístico sí será negativo?

No veo el motivo por el que el brexit nos está haciendo perder flujos turísticos desde el Reino Unido, eso solo ocurriría si hay una recesión allí como consecuencia del brexit y, de momento, no la hay ni la preveo a corto plazo. Voy a contracorriente en este caso porque soy de los que opinan que toda crisis es una oportunidad que hay que aprovechar y España y Canarias deberían hacerlo. Canarias no debería quedarse mirando sólo el turismo europeo, porque el turismo está aumentando y lo seguirá haciendo de forma extraordinaria en los próximos años desde las nuevas clases medias asiáticas como son China, India o Indonesia. Este turismo está viniendo a Europa pero exige más calidad porque no son visitantes tradicionales de playa. La industria turística lo que debe hacer es adecuarse a las nuevas características de la demanda y no estar pensando únicamente en el Reino Unido.

¿Cómo analiza el impacto de la situación política catalana en la economía?

Frente a los pronósticos el efecto negativo no ha existido. La economía española ha crecido en 2017 al ritmo del 3,1% y en 2018 lo será un 2,7%. En ese crecimiento y en la creación de empleo va Cataluña en primer lugar, lo que es una sorpresa. A corto plazo no veo que se vaya a producir un efecto negativo por la situación catalana en la evolución de la economía y el empleo.

Compartir el artículo

stats