Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La luz, la gasolina y la comida traen la 'cuesta de octubre' más dura en tres años

Llenar el depósito cuesta una media de 7,5 euros más que hace doce meses y el recibo de la luz sube siete euros

La luz, la gasolina y la comida traen la 'cuesta de octubre' más dura en tres años

La luz, la gasolina y la comida traen la 'cuesta de octubre' más dura en tres años

Aunque suele hablarse más de la cuesta de enero, la no menos temida cuesta de octubre, esa que sucede al fin de las vacaciones y a la vuelta al cole de los más pequeños de la casa -con el gasto en libros y material escolar que ello conlleva-, es para muchas familias un período más duro que el de principios de año. Y en este 2018, las subidas de precios de la comida, de la luz, de la gasolina y de los alquileres amenazan complicar más si cabe que en años anteriores la economía de muchos hogares canarios.

Alimentos

Los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas se incrementaron en agosto un 1,5% con relación a un año antes. Una subida que es más relevante en cuanto se produce en la Comunidad Autónoma con la cesta de la compra más cara de todo el territorio nacional. Las Palmas de Gran Canaria es la capital de provincia en que resulta más caro llenar el carrito de la compra, hasta 4.771 euros al año, un 6,47% por encima de la media nacional. Y ¿cuál es la segunda ciudad en este particular ranking? Pues la otra capital de provincia canaria, Santa Cruz de Tenerife, donde llenar el carrito en los supermercados cuesta 4.714 euros al año (+5,2%).

La ya habitual carestía de los alimentos en las Islas coincide ahora, por tanto, con esa subida interanual de los precios de un 1,5%. Además, las negociaciones entre empresarios y trabajadores del Archipiélago en el marco de los convenios colectivos han propiciado hasta agosto subidas salariales de una media de un 1,44%, y ello para unos 210.000 empleados, según la estadística oficial, de modo que los sueldos crecen menos de lo que lo hacen los precios de la que ya es, de por sí, la cesta de la compra más cara.

Electricidad

La factura de la luz es una de las principales causas de que la vuelta de las vacaciones de este año esté siendo especialmente gravosa para el bolsillo de las familias españolas, en general, y canarias, en particular. La factura para un usuario medio subió en agosto alrededor de un 11% en relación con el mismo mes de 2017 y un 2,6% con respecto al precio de julio. El coste de la electricidad para los hogares encadenaba así cuatro subidas consecutivas, y la tendencia hacia un progresivo encarecimiento tampoco acabó el mes pasado. Según Facua, el incremento de la luz para el usuario medio llegó en septiembre al 3,5%.

Pero más allá de las cifras y porcentajes promedios, cada usuario tiene la posibilidad de consultar en el simulador de precios de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) los números de su caso particular y de algún modo anticiparse a las subidas de la factura que están por venir, ya que todo parece que la tendencia alcista no para aquí. El simulador de la CNMC es una de las herramientas que con más certeza permite a las familias del Archipiélago conocer la evolución de su recibo de la luz, toda vez que ajusta el cálculo al marco fiscal propio de las Islas, donde se aplica el IGIC. Para el caso de un hogar canario con una potencia contratada de 3,45 kilovatios y un consumo de 300 kilovatios hora, el recibo correspondiente al período de facturación del día 4 de agosto al 3 de octubre fue en 2016 de 59,93 euros. Un importe que en el mismo período de facturación del año pasado ya llegó a 62,14 euros y que en el último recibo de este año, justamente el de los días transcurridos del 4 de agosto al 3 de octubre, será ya de 69,19 euros. Es decir, que la factura de la luz ha subido en el último año para esta familia modelo canaria hasta 7,05 euros, un 11,3%.

Y tampoco se librarán de la carestía de la luz los beneficiarios del bono social, que con el ejemplo anterior, pasarán de pagar 46,61 euros a pagar 51,89 euros, unos cinco más.

Cabe también recordar que esta tendencia alcista del precio de la luz tendrá mayor impacto negativo entre los consumidores que se han acogido a la tarifa regulada o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). ¿Por qué? Pues porque esta tarifa depende de los avatares del mercado mayorista, donde los precios han subido también sensiblemente, lo que, en definitiva, repercute en la factura de los hogares. En las Islas son más de 700.000 los hogares acogidos al PVPC.

Combustibles

Aunque en Canarias el precio de los combustibles es más bajo que en la Península para el consumidor final, el coste de llenar el depósito del coche o de la moto también ha crecido sensiblemente en el último año. Con los precios correspondientes al pasado jueves, y según las estadísticas del sitio web dieselogasolina.com y las oficiales del Ministerio de Industria, el litro de gasóleo o diésel cuesta en la provincia de Las Palmas 1,002 euros y 0,967 euros en la de Santa Cruz de Tenerife. Hace dos años, el precio en la demarcación de Las Palmas era de 0,834 euros; en la de Santa Cruz de Tenerife, de 0,808. Ya el año pasado, el litro de gasóleo costaba en las islas orientales una media de 0,867 euros y se pagaba en las islas occidentales a 0,825. En consecuencia, llenar el depósito de 55 litros de un vehículo diésel costaba en octubre del año pasado una media de casi 47,7 euros en la provincia de Las Palmas y de cerca de 45,4 en la demarcación tinerfeña. Hoy ya hay que pagar 55,11 euros en las islas orientales, 7,41 euros más, y 53,18 euros en las islas occidentales, 7,78 euros más.

Y con la gasolina ha pasado lo mismo que con el demonizado diésel o gasóleo. El precio de un litro hace un año -para el caso de la gasolina 95- era de 0,952 euros en la provincia de Las Palmas y de 0,897 euros en la demarcación de Santa Cruz de Tenerife. Ahora el coste del litro de gasolina 95 está ya en 1,09 euros en las islas orientales y en 1,032 en las occidentales. En otras palabras: llenar un tanque de 55 litros costaba hace un año en Canarias una media de entre 52,36 y 49,33 euros, dependiendo de si se repostaba en una u otra provincia, mientras que ahora oscila entre los 59,95 y los 56,76 euros. En la demarcación de Las Palmas se ha encarecido en 7,59 euros y en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, en 7,43.

Alquiler

El incremento de los precios en el mercado de la vivienda en alquiler ha llevado a no pocos expertos a advertir de una burbuja en ciernes. En el caso de Canarias, el coste medio del metro cuadrado de la vivienda en alquiler era en el segundo trimestre de este año, según los últimos datos del sitio web especializado en el sector inmobiliario idealista.com, de 9,65 euros, de los más altos del país. Hace dos años, el precio del metro cuadrado estaba en 7,25 euros y el año pasado, en 8,8 euros. Así pues, la subida es de casi un 10% interanual y de hasta un 33% en relación con las cifras de 2016.

Un extraordinario aumento que tiene relación también con el controvertido alquiler vacacional o turístico. En zonas de alta demanda de viviendas o pisos donde pasar las vacaciones, muchos propietarios han optado por ofertar sus inmuebles exclusivamente a turistas, de ahí que el mercado se reduzca y encarezca notablemente para los residentes.

Hipotecas

La cuota de la hipoteca es una de las pocas buenas noticias para las familias españolas y canarias. El Euribor a 12 meses, que es el indicador que más se utiliza en las Islas para el cálculo del recibo mensual de la hipoteca, aún se mantiene estable en zona de mínimos para alegría de los hogares canarios hipotecados, que de momento no sufrirán un incremento de la cuota que comprometa su economía. Aunque el Euribor cerró septiembre en un -0,166%, un porcentaje ligerísimamente superior al de septiembre de 2017, cuando marcó un -0,168%, lo cierto es que en el mismo mes de 2016 estaba en un -0,057%, de modo que el indicador sigue siendo benevolente con los bolsillos. No en vano, el Euribor encadena ya 32 meses en tasas negativas, si bien, eso sí, hay que hacer una puntualización importante: la tendencia hacia el abaratamiento empieza a agotarse.

De hecho, ese -0,166% de septiembre así lo indica, ya que al finalizar agosto estaba en un -0,169%. Y ¿esto qué quiere decir? Pues que las hipotecas a las que les toque revisión se encarecerán en 0,72 euros anuales, unos 0,06 euros más en la cuota mensual. Lo cierto es que se trata de cantidades irrisorias que, no obstante, muestran cómo esa tendencia hacia la bajada de la hipoteca empieza a perder fuerza.

Compartir el artículo

stats