Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las multinacionales presentes en las Islas triplican su producción desde 2008

El volumen de empresas de capital extranjero se dispara un 92,2% en Canarias en ocho años

Las multinacionales presentes en las Islas triplican su producción desde 2008

Las armas de seducción, fiscales o de otra naturaleza, que Canarias pasea por los principales focos mundiales de inversión no caen en saco roto. Así se desprende de los datos recientemente publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2016. En solo ocho años el volumen de producción de las multinacionales con presencia en el Archipiélago se ha multiplicado por más de tres y el empleo en este ámbito ha crecido un 88,2%.

Las Islas albergaban hace dos años, último ejercicio contabilizado por el INE, 198 filiales de otras tantas compañías que tienen su sede central en el extranjero o en algún lugar de España, siempre en este último caso cumpliendo la premisa de contar con ramificaciones también en otros países. Son 95 más de las que existían en 2008, por lo que el crecimiento experimentado en ese intervalo de tiempo asciende al 92,2%.

Fue precisamente en 2008 cuando la quiebra de Lehman Brothers desveló el tamaño del tsunami que durante los siguientes años asoló las economías del mundo occidental y acabó con los proyectos de vida de miles de familias en los países desarrollados. Ante el tamaño de los problemas, España se puso barata -bajadas salariales- para que fueran las exportaciones las que insuflaran a la economía el combustible que negaba un consumo interno lastrado por un galopante crecimiento del desempleo, entre otras cuestiones.

Otro importante pilar para la reactivación de la maltrecha economía era la capacidad de atracción de capital extranjero y en ese capítulo no le fue mal al conjunto del país. Al finalizar 2016 un total de 11.880 compañías de este perfil contaban con al menos una filial en algún rincón del estado español. Eran 4.847 más de las que había en 2008. Un importante avance del 68,9% que aún así queda muy lejos del 92,2% que se alcanzó en el Archipiélago. En Canarias tienen ya sede 198 de esas empresas, 95 más de las que desarrollaban su labor en el primer año de la crisis.

Los road show desarrollados desde Proexca por los dos últimos gobiernos de las Islas tienen buena parte de culpa. Los responsables de la mercantil pública encargada, entre otras labores, de promocionar la comunidad autónoma como sede para el desarrollo de negocios internacionales aseguran que los inversores foráneos se sorprenden por no haber conocido antes la existencia de un lugar de Europa con las ventajas fiscales que consagra el REF (Régimen Económico y Fiscal) canario.

Un 224,6% de crecimiento

En buena lógica, un salto de ese tamaño en la capacidad de atraer empresas tiene un claro reflejo en el valor de la producción del conjunto de los negocios. Mejor noticia es que el avance de este último parámetro sea netamente superior, del 224,6%. Los bienes y servicios generados en 2016 por filiales de multinacionales en el Archipiélago fue de 3.193,4 millones de euros, cantidad que deja muy atrás los 983,7 millones de 2008.

La explicación a esta enorme diferencia entre los grandes avances registrados el número de empresas y el de su producción conjunta la explican en su mayor parte el mayor tamaño de las compañías que decidieron instalarse en Canarias durante la crisis y los avances tecnológicos introducidos durante ese tiempo. De tal manera que si en 2008 la aportación de las multinacionales suponía el 4,3% del total de la producción isleña, en 2016 era ya del 13,5%.

También el empleo se benefició de esta tendencia. Los últimos datos ofrecidos por el INE revelan que un total de 16.634 trabajadores desarrollan su labor en una compañía multinacional con sede en el Archipiélago, cifra que supera en 7.798 a la que exhibía este parámetro en 2008. Y también en este caso el incremento relativo, del 88,2%, supera claramente al alcanzado por el continuo desembarco de empresas.

El repunte en el capítulo inversor entre esos dos años utilizados como referencia fue del 128,9%, con 194,4 millones de euros en 2016, cantidad que multiplica por más de dos los 84,9 millones que se alcanzaron de 2008.

Además, el análisis de los datos permite determinar que acertaron quienes decidieron colocar parte de su negocio en Canarias. Los ingresos de explotación superaban a los gastos en un 3,5% en el inicio de la crisis, mientras que hace dos años ese margen se había elevado hasta el 7,7%.

La procedencia de estas empresas queda clara en el destino de sus ventas. A pesar de suponer solo el 0,22% del total de las sociedades canarias, protagonizan el 44,9% del negocio con el exterior.

Compartir el artículo

stats