Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catorce 'startups' tecnológicas europeas buscan despegar desde el Archipiélago

El proyecto Protoatlantic reúne en la capital grancanaria a expertos en innovación

Un total de catorce startups y proyectos de base tecnológica de España, Francia, Portugal y Reino Unido participaron durante toda la semana pasada en cinco sesiones intensivas ( workshops) celebradas en las Islas y que han tenido como objetivo encauzar dichos negocios y brindarles las pautas necesarias para hacerlos crecer de manera global. Esta actividad intensiva se enmarca dentro del proyecto Protoatlantic, enfocado en la creación de empleo y las oportunidades de negocio en el ámbito de la industria marino-marítima, la conocida como economía azul.

En este contexto debe entenderse la presencia, por ejemplo, del israelí Hannan Carmeli, fundador y CEO de The Dock Innovation, experto en la aceleración de startups que operan en ese nicho marino-marítimo. Porque Protoatlantic, financiado con fondos europeos (Interreg Atlantic Area), es precisamente un programa de aceleración de startups, una herramienta generada para evitar que las buenas ideas, el talento, puedan decaer antes de cristalizar.

Participan en él Islas Orcadas (Escocia), Cork (Irlanda), Brest (Francia), Oporto (Portugal) y Canarias (España). El protagonismo absoluto correspondió al Archipiélago durante la pasada semana, ya que fue el lugar que concentró la actividad más importante. La empresa Innovalia es la encargada del desarrollo del proyecto y en las Islas lo concreta Emerge (Asociación Canaria de Startups), a través de su centro Marine Park. También el ayuntamiento de la capital grancanaria participa.

En concreto, Protoatlantic tiene como propósito validar y consolidar un modelo para probar (prototipar) y desarrollar ideas innovadoras en la región atlántica. Siempre dentro de la economía azul, en la que el potencial de Canarias es elevado, por su experiencia portuaria o por las actividades turísticas que se desarrollan en el mar, por ejemplo.

Tanto para Innovalia como para Emerge resulta fundamental el papel que juegan emprendedores, grandes empresas e inversores, desde la parte privada, y administraciones de todos los niveles y universidades, desde la pública para crear un ecosistema real de innovación marítimo. Hasta el momento, prácticamente todo se queda en el papel. La existencia del potencial es un hecho cierto, pero en el sector tienen claro que si no se genera ese núcleo alrededor del que orbiten emprendedores, instituciones e inversores, esas capacidades pueden terminar por frustrarse o emigrar en busca de lugares en los que poder desarrollarse.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las del ámbito marino marítimo es el elevado coste que conllevan los prototipos y la posterior realización de los tests para validarlos. De ahí la importancia de un proyecto como Protoatlantic, que pone en contacto a emprendedores de diferentes regiones en un clima de colaboración para alcanzar soluciones. Las redes de expertos y mentores que lo nutren dirigen los proyectos y facilitan el acceso a recursos públicos. Además, las ideas que consigan un mayor nivel de desarrollo lograrán una pasarela para presentarse ante inversores privados.

En la línea de abrir el acceso a las redes mundiales de la innovación, la asociación Emerge despliega una estrategia para conectar a Canarias con Israel, una de las potencias tecnológicas mundiales. En junio visitó Gran Canaria la directora general adjunta para Innovación y Relaciones Públicas del Centro Simon Peres para la Paz, Yael Pedatzur, y hace dos semanas, lo hizo la consultora experta en tecnología y desarrollo de ecosistemas de innovación, Inbal Orpaz.

Compartir el artículo

stats