Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Naufragan las ventas al Reino Unido

Las exportaciones de Canarias a Gran Bretaña caen hasta mínimos históricos a cinco días de que se vote el 'brexit'

Naufragan las ventas al Reino Unido

Naufragan las ventas al Reino Unido

No ha hecho falta que se materialice el brexit para que se hundan las exportaciones de Canarias al Reino Unido. Cuando restan 113 días para la desconexión de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la UE, prevista para el 29 de marzo si antes Westminster aprueba este próximo martes el acuerdo de salida al que han llegado Theresa May y Michel Barnier, los envíos de las Islas a Londres y Belfast están ya en mínimos históricos. La factura de las ventas de la región al territorio británico es hoy la mitad de lo que era en 2007. Un desplome sin precedentes que tiene mucho que ver con las exportaciones de tomates y pepinos, que vienen en caída libre en los últimos ejercicios. La sola amenaza del brexit ya está reduciendo el importe de los envíos del Archipiélago al Reino Unido, pero en el caso del pepino y el tomate, los problemas son anteriores al anuncio del divorcio de Londres y Bruselas. Así, en el sector hortofrutícola canario se teme que la vuelta a los aranceles que el brexit traerá consigo acabe siendo la puntilla a buena parte de su actividad exportadora.

El consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, exhortó este martes a los empresarios de la Comunidad Autónoma a prepararse y tomar medidas "sin demora" ante la cercanía del brexit. El Ejecutivo regional mantuvo conversaciones tanto en Madrid como en Bruselas para intentar que el adiós del Reino Unido al club comunitario no afectara a las relaciones comerciales entre Londres y el Archipiélago. En el caso del tomate, por ejemplo, el titular de la Consejería de Agricultura, Narvay Quintero, anunciaba el pasado febrero los esfuerzos para que las Islas quedaran "en una posición de ventaja en cuanto a la exportación". No en vano, las ventas de legumbres y hortalizas, fundamentalmente tomates y pepinos, suponen más de un 40% del total facturado en Gran Bretaña e Irlanda del Norte por las empresas de las Islas. Frustrado el intento de conseguir ese estatus especial para la Comunidad Autónoma en su futura relación con el Reino Unido, Ortega fue más claro que nunca: "Hay que prepararse y tomar medidas".

Lo cierto, sin embargo, es que en el caso del Archipiélago la sombra del brexit ha bastado para que las exportaciones ya hayan tocado fondo. Las empresas exportadoras de la Comunidad Autónoma facturaron por envíos de mercancías y productos al Reino Unido entre enero y septiembre un montante de 35,43 millones de euros. Se trata del mínimo histórico. El Archipiélago nunca antes había vendido a Londres y Belfast por una cuantía tan baja. De hecho, es el tercer mínimo histórico consecutivo. En los nueve primeros meses de 2016, el montante de las exportaciones a Gran Bretaña e Irlanda del Norte bajó de los 40 millones de euros por primera vez desde que existen estadísticas oficiales. En el año en que tuvo lugar el referéndum sobre el brexit -se celebró el 23 de junio de 2016-, las exportaciones de Canarias al Reino Unido terminaron en menos de 52 millones, es decir, un 27,34% menos que en 2015. No fue un espejismo. Las ventas al territorio británico siguieron cayendo el año pasado. Hasta septiembre dejaron poco más de 37 millones de euros, menos de 50,5 millones a final de ejercicio, un 2,78% menos que en 2016. Y la tendencia continúa, tal como ponen de manifiesto los datos de ICEX España y la Secretaría de Estado de Comercio. Los alrededor de 35 millones facturados entre el 1 de enero y el 30 de septiembre -, hasta donde abarcan las estadísticas oficiales, adelantan que 2018 será aun peor. Y ello cuando las consecuencias efectivas del brexit -habrá que pagar aranceles en las aduanas, ya que el Reino Unido pasará a ser un país tercero para el mercado comunitario- aún están por llegar.

Caída generalizada

El deterioro de las exportaciones afecta, además, a todas las principales mercancías que se venden al Reino Unido. Los envíos de tomates han dejado hasta septiembre 10,9 millones de euros, un 5,7% menos y la cuantía más baja de la serie histórica. Los de pepinos han experimentado un desplome sin paliativos. Los menos de 3,6 millones facturados por exportaciones a Londres y Belfast en los nueve primeros meses del año son un 35% menos que en el mismo período de 2017. La exportación de piezas de aviones y helicópteros ha supuesto unos 8,1 millones, un 15,8% menos, y el millón de euros de las aguas de tocador es un 58,4% menos que los 3,27 millones de 2017.

Compartir el artículo

stats