Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo cupo eólico compensa los proyectos frustrados por el aeropuerto

La subasta de 180 megavatios nuevos cubrirá los 120 que no se instalarán de la convocatoria de hace tres años por problemas con las servidumbres aeronáuticas

El nuevo cupo eólico compensa los proyectos frustrados por el aeropuerto

El nuevo cupo eólico compensa los proyectos frustrados por el aeropuerto

El nuevo cupo de energía eólica compensará los proyectos frustrados de la anterior adjudicación por chocar con las servidumbres aéreas que impone el aeropuerto de Gran Canaria. Los 180 megavatios nuevos no solo suponen un salto cuantitativo en la penetración de las energías renovables en el Archipiélago, sino que también cubren los 120 que finalmente no se verterán a la red procedentes del concurso de 2015. De los 403,5 megavatios que se subastaron entonces, solo estarán operativos al cierre de este ejercicio unos 280, que se suman a los 162 con los que ya contaba la región.

El Ministerio para la Transición Ecológica publicó hace dos días en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las bases reguladoras para la concesión de ayudas a la inversión en instalaciones de producción de energía eléctrica con tecnologías eólica y fotovoltaica situados en territorios no peninsulares. El sector de renovables ha recibido con los brazos abiertos este decisivo paso, el último necesario para que los promotores puedan acogerse a las subvenciones que cubren parte sus inversiones al amortiguar el mayor coste que presenta las Islas en generación de energía renovable.

Tras la publicación del reglamento, los promotores confían en que se cuelgue en los próximos días la convocatoria, momento desde el que contarán con tres meses para presentar sus proyectos. Una vez finalizado ese plazo, la Administración tendrá otros tres meses para determinar la distribución de los 80 millones de estas ayudas, un montante procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Esta subasta es la segunda que se produce en tres años. En 2015 tuvo lugar la primera tras diez años de estancamiento, una demora que situó al Archipiélago en la cola en producción de renovables. No en vano, el propio Ministerio subraya en su orden que si en 2016 el 40,2% de la energía eléctrica producida en la Península procedía de fuentes limpias, solo el 6% lo hacía en Canarias.

El desatasco de 2015 fue importante, pero los tropiezos con la servidumbres aéreas han impedido que se lograse el impacto buscado. El presidente de la Asociación Eólica de Canarias (Aeolican), Rafael Martell, explica que en la convocatoria del cupo no se tuvo en cuenta las limitaciones aeronáuticas. "El Ministerio no podía desestimar los que tenían problemas con servidumbres aéreas porque a lo mejor esos proyectos los podrían solucionar. No estaba todo dicho. Lo que pasa es que al final no han resuelto esos problemas en tiempo y forma y no han podido desarrollar los parques", apunta. Es decir, los proyectos frustrados no son parques eólicos que hayan quedado a medias, sino proyectos que directamente no cuajaron al topar con las limitaciones aéreas.

Las servidumbres aeronáuticas no supondrán, a priori, otro obstáculo en la nueva subasta. Todos los proyectos que aspiren a hacerse con las ayudas contarán con la pertinente autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), algo que no ocurrió en la anterior convocatoria. Martell sostiene que es difícil pensar que con los nuevos 180 megavatios se tropiece de nuevo con la misma piedra porque sería una forma de darse "un tiro en el pie". El presidente de la Asociación Canaria de Energías Renovables (ACER), Enrique Rodríguez de Azero, recalca, a su vez, que la nueva convocatoria "va a suplir la merma que sufrió el anterior cupo".

Las bases para la concesión de subvenciones no especifica el reparto de los 180 megavatios por isla, pero sí establece que el importe máximo de la subvención concedida por empresa y proyecto es de 15 millones de euros. Los promotores tendrán que tener finalizadas las instalaciones, y también en marcha, a 31 de diciembre de 2022. Los proyectos cuentan con tres meses más para justificar la inversión.

La Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Ejecutivo regional, en manos de Pedro Ortega, confía en que el Ministerio para la Transición Ecológica publique en 2019 otra adjudicación de potencia renovable para el Archipiélago generada a partir de parques eólicos y plantas fotovoltaicas. En el segundo caso, Rodríguez de Azero indica que en Canarias aún "hay mucho recorrido por hacer" pues tan solo cuenta con 167 megavatios instalados.

El aumento de potencia no implicará, ni a corto ni a medio plazo, problemas para la red. La directora general de Transporte de Red Eléctrica de España (REE), Eva Pagán, aseguró la semana pasada, tras anunciar la culminación de seis nuevas subestaciones y dos ampliaciones en las Islas con una inversión de 434 millones de euros, que la red de transporte del Archipiélago está preparada para absorber los nuevos megavatios.

Martell advierte, no obstante, que a partir de 2022 el desarrollo de las renovables tiene que tener en cuenta la seguridad del sistema. El presidente de Aeolican cree que la adjudicación del próximo año estará más centrada en las plantas fotovoltaicas, que solo funcionan de día y presentan menos problemas de integración a la red que los parques eólicos. Aun así , apunta a que se tendrá que valorar la inyección de más inversión para potenciar y reforzar las redes y sistemas de almacenamiento para que el asentamiento de las renovables en Canarias no encuentre cortapisas en su camino.

Compartir el artículo

stats